¿Cómo funciona una represa?

Las represas son construcciones que de piedra u hormigón que se llevan a cabo para contener o controlar el paso del agua de un río o arroyo. Su principal función es la de acumular agua, y así...

¿En qué consiste la arquitectura moderna y cuáles son sus características?

La arquitectura moderna es el conjunto de todos los estilos arquitectónicos que nacieron en el transcurso del siglo XX. Aunque años más tarde, en el siglo XXI todos estos estilos se fueron...

ConFlexPave, el hormigón flexible

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU Singapure) desarrollaron una variedad de hormigón flexible llamado ConFlexPave, que además de mayor flexibilidad aporta mayor durabilidad que el...

Las ciudades mexicanas donde conviene comprar casa y luego rentarla

El Reporte del Mercado Inmobiliario 2018 de la plataforma Lamudi señala que en estas entidades, debido a su ubicación estratégica o por crecimiento económico, la demanda de vivienda es habitual...

Llegará más vivienda vertical en Aguascalientes

Aguascalientes, Ags.- Adrián Castillo secretario de Desarrollo Urbano del Municipio de Aguascalientes anunció que al menos 20 proyectos de inversión se encuentran en trámite, donde 15 de esos 20 se...

Tipos de iluminación en la arquitectura

La iluminación es capaz de transformar radicalmente la percepción del espacio concebido. Esto es porque existen diferentes posibilidades de iluminación artificial pensadas para las más diversas tareas,...
 
 
 
 
 

Día a Día

Algunas compañías apuestan por el turismo en el espacio

Algunas compañías apuestan por el turismo en el espacio

Entre 5 y 10 millones de turistas al año sobrevolarán la órbita de la Tierra en 2030, según la Japanese Rocket Society, mientras que de 50,000 a 100,000 aprovecharán aquellas estaciones planeadas por Bigelow o Axiom, así como algunas locaciones de lujo en la Luna. Para Elon Musk, de Space X, "hay dos direcciones. O nos quedamos en...

Se esperan 2 mil millones de pesos para proyectos de construcción en Aguascalientes

Se esperan 2 mil millones de pesos para proyectos de construcción en Aguascalientes

Aguascalientes, Ags.- Luis Francisco Romero David presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción informó que serán casi dos mil millones de pesos se invertirá durante el segundo semestre del año 2018 en infraestructura pública.   A través de la Secretaria de Obras Públicas del Estado fue confirmada la cifra a los constructores, por lo...

Videos

Redes Sociales

Proyectos Arquitectonicos

Ciudad Universitaria / Mario Pani + Enrique del Moral

Ciudad Universitaria / Mario Pani + Enrique del Moral

Arquitectos: Mario Pani + Enrique del Moral Ubicación: Coyoacan, Ciudad de México Área: 2000000.0 m2 Año Proyecto:1954 La ciudad universitaria de la UNAM es el primer master plan de un campus universitario construido en México,...

Perfiles

Jurado Premios Construye 2018 / ARTURO REVILLA GUERRA

Jurado Premios Construye 2018 / ARTURO REVILLA GUERRA

CONOCE AL JURADO DE LOS PREMIOS CONSTRUYE    Como cada año, los Premios Construye, reconocerán a lo más destacado del sector y parte fundamental de esa labor es posible gracias...

« »

Revista Digital




 


Encuesta

¿Los resultados de este 1 de julio a nivel nacional te parecieron sorpresivos?

Clima

Mostly Sunny

28°C

Aguascalientes

Mostly Sunny

Humidity: 27%

Wind: 17.70 km/h

  • 19 Jul 2018

    Sunny 28°C 13°C

  • 20 Jul 2018

    Mostly Sunny 28°C 12°C



Todos estamos acostumbrados a ventilar nuestra vivienda u oficina en algún momento del día. Esto ayuda a renovar el aire interior, sobre todo por las mañanas o cuando organizamos alguna celebración con mucha gente. El método más sencillo consiste simplemente en abrir las ventanas y dejar que entre el aire del exterior. Sin embargo, este proceso puede realizarse de manera más eficaz mediante la llamada ventilación forzada o mecánica que, además de renovar el aire de manera continua, lo filtra y aclimata, consiguiendo un alto grado de confort térmico en nuestra vivienda al mismo tiempo que respiramos aire limpio y expulsamos al exterior los agentes nocivos presentes en el aire viciado.

Es uno de los sistemas más eficientes y de menor consumo para climatizar nuestra casa/oficina. Eso sí, para que esta instalación funcione correctamente deberemos partir de una vivienda perfectamente aislada y muy hermética, equipada con unas buenas ventanas, las filtraciones de aire deberán ser totalmente eliminadas.

Es muy recomendable en entornos con una alta contaminación exterior, contaminación acústica y temperaturas de mucho frío y/o mucho calor. También es un sistema muy recomendable para personas que padecen de alergias al polen, al polvo u otros agentes contenidos en el aire. Su instalación es factible tanto en viviendas en bloque como en viviendas unifamiliares aisladas.

La ventilación forzada con recuperación de calor consta de los siguientes componentes básicos:

  • Un ventilador para la impulsión de aire hacia el interior de la vivienda.
  • Un ventilador para la extracción de aire viciado de la vivienda.
  • Un recuperador de calor que reaprovecha, cuando es conveniente, la energía contenida en el aire interior que vamos a expulsar y se la transfiere al aire de impulsión.
  • Una serie de conductos divididos en dos circuitos, un circuito de conductos de impulsión y un circuito de conductos de extracción.
  • Elementos complementarios del sistema, como son los diferentes tipos de filtros de aire, amortiguadores acústicos, batería de calentamiento/enfriamiento, etc.

También existen versiones compactas, de las que hemos hablado en post anteriores, para instalar en las fachadas y que no necesitan conductos. Eso sí, deberemos instalar una por estancia y, a día de hoy, son más molestos a nivel acústico y su rendimiento es menor.

El funcionamiento es sencillo, el aire entra a nuestra vivienda gracias al ventilador de impulsión, a continuación, pasa por los diferentes filtros que tengamos instalados y se introduce en el recuperador de calor. Esta es una pieza clave del sistema ya que es donde radica su alta eficiencia energética. En el recuperador de calor el aire que introducimos en la casa y el aire que expulsamos se cruzan (pero no se mezclan), esto ocurre en unos diminutos conductos con paredes muy finas que permiten que, aunque las dos corrientes de aire (impulsión y extracción) no se “toquen”, se produzca un intercambio de temperaturas entre las mismas a través de estas paredes finas que los separan. Al salir del recuperador de calor, el aire ya aclimatado y filtrado, se reparte entre los diferentes conductos de impulsión y de ahí a las distintas estancias de la vivienda.

 


Así, en invierno, el aire interior de nuestra casa, que está viciado y queremos expulsar, estará más caliente que el aire exterior renovado y filtrado, que queremos introducir. Al pasar por el recuperador de calor, el aire viciado pero caliente cederá temperatura al aire renovado y frío que entra del exterior al cruzarse ambas corrientes.  El proceso contrario se produce en verano. De esta manera, gracias a que existen recuperadores de calor con una eficiencia del 90%, la energía que necesitamos para aclimatar el aire que introducimos en nuestra vivienda es mínima.
 


En los climas cálidos, en las noches de verano, se puede dar que el aire del interior de nuestra vivienda esté más caliente que el exterior, como lo que queremos es refrigerar el interior, en estos casos, el recuperador de calor activará un bypass para introducir directamente ese aire fresco (pero filtrado). Por otro lado, el aire es introducido en el interior de nuestra vivienda a una velocidad tan baja y suave que es imperceptible. No notaremos ni las corrientes de aire ni el ruido típico de los sistemas de aire acondicionado por conductos.

Asimismo, para terminar de aclimatar el aire hasta la temperatura deseada es conveniente instalar unas baterías de frío y calor que, si fuera necesario, aportarán ese pequeño plus de calor o de frío al aire que estamos usando para aclimatar nuestra casa. Como partimos de la premisa de que nuestra casa está muy bien aislada y es hermética al aire, unido a que el recuperador de calor puede alcanzar una eficiencia del 90%, significará que estas baterías de frio o de calor se usarán muy poco, manteniendo así el conjunto de la instalación una alta eficiencia energética.

Generalmente los sistemas de ventilación forzada tienen varias opciones para aumentar o disminuir el caudal y la velocidad del aire según la situación del interior de nuestra vivienda. Por ejemplo, si no estamos en casa podemos dejar el sistema en funcionamiento con el caudal básico, si la vivienda está ocupada por todos los miembros el sistema se activará con el caudal de consigna y si tenemos invitados u organizamos un evento social, se activará el caudal intensivo.

Debemos tener en cuenta que los conductos por los que circula el aire necesitan una limpieza que es recomendable realizar anualmente.


Fuente: Arrevol 

Perfiles

Jurado Premios Construye 2018 / ARTURO REVILLA GUERRA

Jurado Premios Construye 2018 / ARTURO REVILLA GUERRA

CONOCE AL JURADO DE LOS PREMIOS CONSTRUYE    Como cada año, los Premios Construye, reconocerán a lo más destacado del sector y parte fundamental de esa labor es posible gracias...

« »



Todos estamos acostumbrados a ventilar nuestra vivienda u oficina en algún momento del día. Esto ayuda a renovar el aire interior, sobre todo por las mañanas o cuando organizamos alguna celebración con mucha gente. El método más sencillo consiste simplemente en abrir las ventanas y dejar que entre el aire del exterior. Sin embargo, este proceso puede realizarse de manera más eficaz mediante la llamada ventilación forzada o mecánica que, además de renovar el aire de manera continua, lo filtra y aclimata, consiguiendo un alto grado de confort térmico en nuestra vivienda al mismo tiempo que respiramos aire limpio y expulsamos al exterior los agentes nocivos presentes en el aire viciado.

Es uno de los sistemas más eficientes y de menor consumo para climatizar nuestra casa/oficina. Eso sí, para que esta instalación funcione correctamente deberemos partir de una vivienda perfectamente aislada y muy hermética, equipada con unas buenas ventanas, las filtraciones de aire deberán ser totalmente eliminadas.

Es muy recomendable en entornos con una alta contaminación exterior, contaminación acústica y temperaturas de mucho frío y/o mucho calor. También es un sistema muy recomendable para personas que padecen de alergias al polen, al polvo u otros agentes contenidos en el aire. Su instalación es factible tanto en viviendas en bloque como en viviendas unifamiliares aisladas.

La ventilación forzada con recuperación de calor consta de los siguientes componentes básicos:

  • Un ventilador para la impulsión de aire hacia el interior de la vivienda.
  • Un ventilador para la extracción de aire viciado de la vivienda.
  • Un recuperador de calor que reaprovecha, cuando es conveniente, la energía contenida en el aire interior que vamos a expulsar y se la transfiere al aire de impulsión.
  • Una serie de conductos divididos en dos circuitos, un circuito de conductos de impulsión y un circuito de conductos de extracción.
  • Elementos complementarios del sistema, como son los diferentes tipos de filtros de aire, amortiguadores acústicos, batería de calentamiento/enfriamiento, etc.

También existen versiones compactas, de las que hemos hablado en post anteriores, para instalar en las fachadas y que no necesitan conductos. Eso sí, deberemos instalar una por estancia y, a día de hoy, son más molestos a nivel acústico y su rendimiento es menor.

El funcionamiento es sencillo, el aire entra a nuestra vivienda gracias al ventilador de impulsión, a continuación, pasa por los diferentes filtros que tengamos instalados y se introduce en el recuperador de calor. Esta es una pieza clave del sistema ya que es donde radica su alta eficiencia energética. En el recuperador de calor el aire que introducimos en la casa y el aire que expulsamos se cruzan (pero no se mezclan), esto ocurre en unos diminutos conductos con paredes muy finas que permiten que, aunque las dos corrientes de aire (impulsión y extracción) no se “toquen”, se produzca un intercambio de temperaturas entre las mismas a través de estas paredes finas que los separan. Al salir del recuperador de calor, el aire ya aclimatado y filtrado, se reparte entre los diferentes conductos de impulsión y de ahí a las distintas estancias de la vivienda.

 


Así, en invierno, el aire interior de nuestra casa, que está viciado y queremos expulsar, estará más caliente que el aire exterior renovado y filtrado, que queremos introducir. Al pasar por el recuperador de calor, el aire viciado pero caliente cederá temperatura al aire renovado y frío que entra del exterior al cruzarse ambas corrientes.  El proceso contrario se produce en verano. De esta manera, gracias a que existen recuperadores de calor con una eficiencia del 90%, la energía que necesitamos para aclimatar el aire que introducimos en nuestra vivienda es mínima.
 


En los climas cálidos, en las noches de verano, se puede dar que el aire del interior de nuestra vivienda esté más caliente que el exterior, como lo que queremos es refrigerar el interior, en estos casos, el recuperador de calor activará un bypass para introducir directamente ese aire fresco (pero filtrado). Por otro lado, el aire es introducido en el interior de nuestra vivienda a una velocidad tan baja y suave que es imperceptible. No notaremos ni las corrientes de aire ni el ruido típico de los sistemas de aire acondicionado por conductos.

Asimismo, para terminar de aclimatar el aire hasta la temperatura deseada es conveniente instalar unas baterías de frío y calor que, si fuera necesario, aportarán ese pequeño plus de calor o de frío al aire que estamos usando para aclimatar nuestra casa. Como partimos de la premisa de que nuestra casa está muy bien aislada y es hermética al aire, unido a que el recuperador de calor puede alcanzar una eficiencia del 90%, significará que estas baterías de frio o de calor se usarán muy poco, manteniendo así el conjunto de la instalación una alta eficiencia energética.

Generalmente los sistemas de ventilación forzada tienen varias opciones para aumentar o disminuir el caudal y la velocidad del aire según la situación del interior de nuestra vivienda. Por ejemplo, si no estamos en casa podemos dejar el sistema en funcionamiento con el caudal básico, si la vivienda está ocupada por todos los miembros el sistema se activará con el caudal de consigna y si tenemos invitados u organizamos un evento social, se activará el caudal intensivo.

Debemos tener en cuenta que los conductos por los que circula el aire necesitan una limpieza que es recomendable realizar anualmente.


Fuente: Arrevol