Revista Digital


Las ciudades coloridas, fascinantes y fotogénicas tienden a atraer no solo las miradas de los miles de turistas que las visitan anualmente, sino también de muchas arquitectas y arquitectos de todo el mundo. Desde un punto de vista aéreo -que, dicho sea de paso, es el mismo a través del cual muchos visitantes tienen su primer contacto con estas ciudades, desde las ventanas de los aviones-, son sobre todo las distintas tonalidades de los tejados y cubiertas las responsables del look multicolor.

Las razones de la multiplicidad de colores vistas desde arriba pueden ser bastante variadas. Si bien la arquitectura de algunas ciudades utiliza colores en los techos como estrategia climática, otras continúan coloreando las casas basándose en una tradición cuyo origen muchas veces se desconoce con certeza. De cualquier manera, la presencia de la variedad de colores en una ciudad sin duda llama la atención por su atractivo visual.

La arquitectura de Las Palmas, en Canarias, es conocida por sus colores presentes tanto en las paredes de las casas, más frecuentes en las postales de la isla, como en muchas de sus terrazas. Además de su atractivo aspecto, los colores de las terrazas. 

Con una historia milenaria, la ciudad de Nápoles, Italia, presenta, a través de sus edificios, un testimonio de su trayectoria. En la imagen aérea de un área del centro histórico napolitano, las variaciones entre los colores más vivos y los techos más descoloridos revelan los diferentes períodos de construcción de los edificios.


Conocida por sus colores, la isla de Burano, también en Italia, se encuentra a unos siete kilómetros de Venecia y suele atraer a turistas de todo el mundo. Aún se desconoce el origen de las coloridas pinturas de las casas, pero se dice que los pescadores, al regresar a sus hogares, no pudieron reconocerlas debido a la niebla, por lo que comenzaron a pintarlas con colores vibrantes para facilitar su identificación. También suavizan el calor del sol en los días calurosos, promoviendo un mayor confort en los espacios interiores.

 

Se puede observar una estrategia similar en Khlong Sam Wa, uno de los 50 distritos de Bangkok, Tailandia. En este caso, no son las terrazas, sino los techos de cerámica que se pintan en colores claros con el fin de reflejar la luz del sol y reducir las temperaturas internas de las casas. El distrito, fundado en 1997, cuenta con una serie de urbanizaciones planificadas que se distinguen, desde el aire, por sus diferentes tonalidades.



FUENTE: 
https://www.archdaily.mx
 

Facebook

Revista Digital

Proyectos Arquitectonicos

Centro de aprendizaje de la Universidad de Kingston / Grafton Architects

Centro de aprendizaje de la Universidad de Kingston / Grafton Architects

Arquitectos: Grafton Architects Ubicación: Londres, Reino Unido  Área: 9,400 m2 Año Proyecto: 2020 Construcción: Willmott Dixon Fotografía: Ed Reeve y Dennis Gilvert  El proyecto se trata de un edificio de enseñanza para la Universidad de Kingston...

Las ciudades coloridas, fascinantes y fotogénicas tienden a atraer no solo las miradas de los miles de turistas que las visitan anualmente, sino también de muchas arquitectas y arquitectos de todo el mundo. Desde un punto de vista aéreo -que, dicho sea de paso, es el mismo a través del cual muchos visitantes tienen su primer contacto con estas ciudades, desde las ventanas de los aviones-, son sobre todo las distintas tonalidades de los tejados y cubiertas las responsables del look multicolor.

Las razones de la multiplicidad de colores vistas desde arriba pueden ser bastante variadas. Si bien la arquitectura de algunas ciudades utiliza colores en los techos como estrategia climática, otras continúan coloreando las casas basándose en una tradición cuyo origen muchas veces se desconoce con certeza. De cualquier manera, la presencia de la variedad de colores en una ciudad sin duda llama la atención por su atractivo visual.

La arquitectura de Las Palmas, en Canarias, es conocida por sus colores presentes tanto en las paredes de las casas, más frecuentes en las postales de la isla, como en muchas de sus terrazas. Además de su atractivo aspecto, los colores de las terrazas. 

Con una historia milenaria, la ciudad de Nápoles, Italia, presenta, a través de sus edificios, un testimonio de su trayectoria. En la imagen aérea de un área del centro histórico napolitano, las variaciones entre los colores más vivos y los techos más descoloridos revelan los diferentes períodos de construcción de los edificios.


Conocida por sus colores, la isla de Burano, también en Italia, se encuentra a unos siete kilómetros de Venecia y suele atraer a turistas de todo el mundo. Aún se desconoce el origen de las coloridas pinturas de las casas, pero se dice que los pescadores, al regresar a sus hogares, no pudieron reconocerlas debido a la niebla, por lo que comenzaron a pintarlas con colores vibrantes para facilitar su identificación. También suavizan el calor del sol en los días calurosos, promoviendo un mayor confort en los espacios interiores.

 

Se puede observar una estrategia similar en Khlong Sam Wa, uno de los 50 distritos de Bangkok, Tailandia. En este caso, no son las terrazas, sino los techos de cerámica que se pintan en colores claros con el fin de reflejar la luz del sol y reducir las temperaturas internas de las casas. El distrito, fundado en 1997, cuenta con una serie de urbanizaciones planificadas que se distinguen, desde el aire, por sus diferentes tonalidades.



FUENTE: 
https://www.archdaily.mx