Revista Digital


Encuesta

De las propuestas que hizo la próxima Administración Federal ¿Cuál te parece mejor?

Clima

Partly Cloudy

16°C

Aguascalientes

Partly Cloudy

Humidity: 80%

Wind: 17.70 km/h

  • 26 Sep 2018

    Partly Cloudy 24°C 13°C

  • 27 Sep 2018

    Scattered Showers 22°C 12°C



Diseños de gran majestuosidad, como los palacios de Bellas Artes y Postal Mexicano, en la Ciudad de México, son parte del legado que dejó el arquitecto italiano Adamo Boari, de quien el pasado 24 de febrero se cumplieron 90 años de su muerte.

Nacido el 22 de octubre de 1863, en Ferrara, Italia, Boari estudió arquitectura en las universidades de Ferrara y Bolonia, de la cual se graduó como ingeniero civil en 1886, indica su perfil biográfico publicado en el portal museopalaciodebellasartes.gob.mx.

Más tarde participó en la Exposición Nacional de Arquitectura en Turín, donde sus proyectos y diseños arquitectónicos obtuvieron gran reconocimiento.

En 1899 recibió un diploma para ejercer profesionalmente como arquitecto en Estados Unidos; cuatro años después revalidó su título en México.

A partir de ese momento fue uno de los predilectos del entonces presidente Porfirio Díaz (1830-1915).

En 1899 participó en el diseño de la cúpula de la parroquia y el santuario de Nuestra Señora del Carmen (1898), así como del Templo Expiatorio de Guadalajara, Jalisco. También laboró en la construcción de un monumento a Porfirio Díaz (1900) y en el diseño de la Parroquia de Matehuala (1898), en San Luis Potosí.

Además, obtuvo el segundo lugar en el concurso para el proyecto del Palacio del Poder Legislativo de México, certamen en el que el primer premio fue declarado desierto, por lo que se dijo ganador, reseña el sitio conservatorianos.com.mx.

Al llegar a la Ciudad de México, Boari diseñó su propia casa, de concreto armado, que se ubica en la esquina de Insurgentes y Álvaro Obregón, en la colonia Roma.

También estuvo a cargo, junto al ingeniero mexicano Gonzalo Garita y Frontera (1867-1921), de la construcción del Palacio de Correos.

La joya dorada del Centro Histórico se levantó en cinco años, desde la primera piedra que se colocó el 14 de septiembre de 1902 hasta su inauguración en 1907. 



El edificio al que dedicó más tiempo fue el Teatro Nacional (hoy Palacio de Bellas Artes), cuya construcción inició en 1904. 

El plazo para concluir las obras era de cuatro años, pero las características del suelo no soportaron la estructura del edificio y el presupuesto fue excedido. Luego la Revolución estalló en 1910 y los trabajos fueron interrumpidos, de acuerdo con un documento del Museo del Palacio de Bellas Artes.

Posteriormente, Federico Mariscal (1881-1971) continuó la construcción como director de obras. El estilo se desplazó de art noveau al art déco, y en el uso de materiales como ónix y mármol en el vestíbulo e interiores.

De 1932 a 1934, el ingeniero Alberto J. Pani, entonces secretario de Hacienda, impulsó la última etapa de construcción. El inmueble se transformó para que funcionará como foro nacional para las artes escénicas y plásticas. 

Recibió entonces el nombre de Palacio de Bellas Artes y se inuguró el 29 de septiembre de 1934, bajo la presidencia de Abelardo Rodríguez. Una de las salas del recinto fue nombrada como Adamo Boari en honor del arquitecto italiano.

Boari se estableció definitivamente en Roma, Italia, en 1916. Durante los últimos años de su vida escribió un libro sobre la construcción y el diseño de teatros.Falleció el 24 de febrero de 1928 en Roma, Italia. El arquitecto también fue ingeniero de ferrocarriles en su tierra natal y catedrático en México.

Con información de Notimex y Obrasweb 

 

Facebook

Proyectos Arquitectonicos

Salto de Ski Bergisel / Zaha Hadid Architects

Salto de Ski Bergisel / Zaha Hadid Architects

Arquitecto: Zaha Hadid Architects Ubicación: Bergiselweg 3, 6020 Innsbruck, Austria Área: 91.0 m2 Año Proyecto: 2002 Situado en la cima de la montaña Bergisel, por sobre la pintoresca ciudad alpina de Innsbruck, en Austria,...

Revista Digital



Diseños de gran majestuosidad, como los palacios de Bellas Artes y Postal Mexicano, en la Ciudad de México, son parte del legado que dejó el arquitecto italiano Adamo Boari, de quien el pasado 24 de febrero se cumplieron 90 años de su muerte.

Nacido el 22 de octubre de 1863, en Ferrara, Italia, Boari estudió arquitectura en las universidades de Ferrara y Bolonia, de la cual se graduó como ingeniero civil en 1886, indica su perfil biográfico publicado en el portal museopalaciodebellasartes.gob.mx.

Más tarde participó en la Exposición Nacional de Arquitectura en Turín, donde sus proyectos y diseños arquitectónicos obtuvieron gran reconocimiento.

En 1899 recibió un diploma para ejercer profesionalmente como arquitecto en Estados Unidos; cuatro años después revalidó su título en México.

A partir de ese momento fue uno de los predilectos del entonces presidente Porfirio Díaz (1830-1915).

En 1899 participó en el diseño de la cúpula de la parroquia y el santuario de Nuestra Señora del Carmen (1898), así como del Templo Expiatorio de Guadalajara, Jalisco. También laboró en la construcción de un monumento a Porfirio Díaz (1900) y en el diseño de la Parroquia de Matehuala (1898), en San Luis Potosí.

Además, obtuvo el segundo lugar en el concurso para el proyecto del Palacio del Poder Legislativo de México, certamen en el que el primer premio fue declarado desierto, por lo que se dijo ganador, reseña el sitio conservatorianos.com.mx.

Al llegar a la Ciudad de México, Boari diseñó su propia casa, de concreto armado, que se ubica en la esquina de Insurgentes y Álvaro Obregón, en la colonia Roma.

También estuvo a cargo, junto al ingeniero mexicano Gonzalo Garita y Frontera (1867-1921), de la construcción del Palacio de Correos.

La joya dorada del Centro Histórico se levantó en cinco años, desde la primera piedra que se colocó el 14 de septiembre de 1902 hasta su inauguración en 1907. 



El edificio al que dedicó más tiempo fue el Teatro Nacional (hoy Palacio de Bellas Artes), cuya construcción inició en 1904. 

El plazo para concluir las obras era de cuatro años, pero las características del suelo no soportaron la estructura del edificio y el presupuesto fue excedido. Luego la Revolución estalló en 1910 y los trabajos fueron interrumpidos, de acuerdo con un documento del Museo del Palacio de Bellas Artes.

Posteriormente, Federico Mariscal (1881-1971) continuó la construcción como director de obras. El estilo se desplazó de art noveau al art déco, y en el uso de materiales como ónix y mármol en el vestíbulo e interiores.

De 1932 a 1934, el ingeniero Alberto J. Pani, entonces secretario de Hacienda, impulsó la última etapa de construcción. El inmueble se transformó para que funcionará como foro nacional para las artes escénicas y plásticas. 

Recibió entonces el nombre de Palacio de Bellas Artes y se inuguró el 29 de septiembre de 1934, bajo la presidencia de Abelardo Rodríguez. Una de las salas del recinto fue nombrada como Adamo Boari en honor del arquitecto italiano.

Boari se estableció definitivamente en Roma, Italia, en 1916. Durante los últimos años de su vida escribió un libro sobre la construcción y el diseño de teatros.Falleció el 24 de febrero de 1928 en Roma, Italia. El arquitecto también fue ingeniero de ferrocarriles en su tierra natal y catedrático en México.

Con información de Notimex y Obrasweb