Revista Digital



La diseñadora de producción Felicity Abbott está detrás de la gran puesta en escena de The Luminaries, una miniserie que se desarrolla en la costa oeste de Nueva Zelanda durante la fiebre del oro de 1860. En la siguiente entrevista, nos cuenta su opinión sobre la conexión entre el cine y la arquitectura, aborda su proceso de trabajo y los principales retos al diseñar el escenario de esta serie. Fabián Dejtiar (FD): Junto con el decorador y compatriota neozelandés Daniel Birt, investigaste, diseñaste y construiste el período de la fiebre del oro colonial de Nueva Zelanda. ¿Podría hablarnos de su proceso de trabajo? ¿Cómo tradujo todo eso en el plató? 
Felicity Abbott (FA): El diseño de producción se ha denominado "arquitectura de la pantalla", lo que habla de la estrecha relación entre ambas disciplinas. El diseño de producción se ocupa del espacio arquitectónico en relación con lo que ve la cámara y la forma en que el público percibe el "lenguaje universal" de esa dinámica espacial. Mi trabajo incorpora a menudo el uso de la escenografía arquitectónica para dar sentido a un determinado viaje narrativo o para reforzar el carácter, la trama o la historia de fondo. En la adaptación cinematográfica de The Luminaries, la narrativa visual se basa en los mismos principios astrológicos de esta compleja novela, con personajes y entornos asociados a los signos del zodiaco, o cuerpos celestes dentro del sistema solar. El proceso de diseño supuso un largo periodo de investigación, seguido de la previsualización del concepto y la ilustración, la creación de maquetas y el modelado en 3D con el fin de refinar las ideas y las técnicas para la fase de construcción, y finalmente el proceso escénico y la decoración del set antes del rodaje.  
Considero el diseño de producción como una "construcción del mundo" narrativo. Interpreta la "poética" visual del espacio a través de la exploración de la emoción, el subconsciente, la memoria y la nostalgia utilizando el tono, el estilo, la paleta y la textura. El diseño del mundo de The Luminaries implicó la construcción de una amplia gama de arquitectura representativa de Nueva Zelanda de 1860. Desde hoteles de estilo gótico inglés hasta fumaderos de opio, pasando por casitas de madera y campamentos de policía. El diseño reunió diversos estilos arquitectónicos para crear una conexión emocionalmente resonante con el pasado; desde asentamientos chinos construidos con materiales orgánicos como la piedra, el helecho y el barro hasta ciudades mineras de oro, campamentos de tiendas de campaña y cabañas de corteza de madera en lo alto de los acantilados. 
FD: La miniserie requirió 96 decorados únicos diseñados y construidos desde cero en Nueva Zelanda, lo que la distingue de otras producciones de época rodadas en Europa y Estados Unidos. ¿Cómo se enfrenta a los plazos, teniendo en cuenta que la industria cinematográfica funciona con rapidez? ¿Qué margen de experimentación tiene? 
FA: Fue un reto complejo equilibrar los plazos de 6 episodios de contenido televisivo, un riguroso calendario de construcción, un clima impredecible y recursos limitados, manteniendo al mismo tiempo un enfoque creativo en la esencia de la narrativa. El diseño de producción es un delicado acto de equilibrio que implica constantes compromisos creativos y reimaginaciones para preservar la integridad del diseño y la visión del director, al tiempo que se respetan los parámetros de presupuesto y calendario. 
Diseñar para un periodo histórico requiere una mezcla única de precisión histórica, autenticidad y, en este caso, un sentido de modernidad en el diseño y la decoración del set para destacar el elevado misterio y la intriga que se desarrolla en la historia. Aunque estábamos construyendo decorados de una escala considerable, fuimos muy específicos en cuanto a los detalles más finos de la decoración y los tratamientos escénicos, que son esenciales para dar una profundidad de carácter y credibilidad al mundo visual. 
Uno de los decorados clave es The House of Many Wishes, el entorno del personaje de Lydia Wells (Eva Green). Un edificio de madera de cuatro plantas de estilo gótico "continental" ornamental, con ventanas con mirador y chimeneas de estilo tudor. El exterior de The House of Many Wishes se alza en el conjunto de las calles de Dunedin, un excéntrico contraste con sus vecinos arquitectónicamente conservadores, con su fachada elaboradamente ornamentada.
El set se construyó por partes: la fachada exterior se construyó fuera de las oficinas de producción y los interiores se construyeron en varias secciones en el escenario, desde los salones de la planta baja, el atrio, la cocina y los pasillos, los dormitorios, las viviendas y el ático. Los detalles arquitectónicos ayudan a narrar la historia del edificio y marcan el tono de la actuación, hasta el punto de que estos intrincados decorados adquieren a menudo su propio carácter. Diseñé el decorado interior principal como un "escenario" que se despliega, con dos salones, ambos enmarcados por arcos de proscenio y una amplia escalera teatral que permite la actuación que tiene lugar en estos decorados. El elaborado interior se hizo eco de su exuberante exterior: paneles de filigrana de cuatro hojas en la escalera y el salón, dinteles decorativos, paneles de madera tallados con revestimiento, resplandecientes con diseños florales nativos de Nueva Zelanda, papel mural con texturas y vidrieras pintadas a mano.  
El diseño de la producción tiene en cuenta las relaciones de aspecto, los lentes y las líneas de visión: la distancia focal de la cámara y la relación de un punto a otro son cruciales a la hora de diseñar espacios interiores íntimos o decorados exteriores a gran escala. Una de las muchas ventajas del diseño y la construcción de decorados es que permite una flexibilidad total en cuanto a rendimiento, movimiento y cobertura. Desde el punto de vista del diseño, la construcción de decorados permite que el diseño de producción influya en el tono, el estilo y a nivel celular, lo que a su vez crea una narrativa visual conjunta. Trabajo muy estrechamente con el director y el director de fotografía para desarrollar una visión cohesiva y, junto con el decorador del set y mi equipo de escenógrafos y directores artísticos, se hicieron muchas muestras y maquetas y se pasaron muchas horas en los distintos emplazamientos, clavando las estructuras y comprobando los objetivos antes de comenzar la construcción. 
FD: The luminaries ganó el mejor diseño de producción en los premios NZTV. Me pregunto, ¿cuál fue el principal reto de todo este gran trabajo que hiciste? 
FA: Nueva Zelanda es un país bastante remoto y sin muchos de los recursos disponibles en otros países.  Fue un proyecto difícil de realizar dado el período, la escala y el detalle que exigía la historia. Tuve la suerte de contar con una amplia fase de investigación y desarrollo, ya que la riqueza de conocimientos reunidos durante este periodo influyó en el lenguaje visual y en todas las decisiones de diseño posteriores. Un equipo creativo altamente cualificado dio vida al diseño. Lo que distingue el diseño de producción de The Luminaries de una producción similar rodada en el Reino Unido o en Estados Unidos es que cada uno de estos entornos se creó desde cero, en lugar de rodarse en lugares ya existentes. En este sentido, el "mundo" se basó en gran medida en el trabajo práctico, técnico y estético de los elementos de diseño.  
La ausencia de localizaciones, carruajes, barcos y vestimentas de época disponibles en Nueva Zelanda, nos obligó a construir la mayor parte de los escenarios, incluyendo parte del barco de tres mástiles, el GODSPEED. Construimos el exterior del barco, el muelle y la escenografía del embarcadero, incluyendo un patio de aduanas. El elemento acuático se añadió digitalmente en la postproducción. También construimos las calles de la época victoriana, un pueblo rural y numerosas casas de campo, hoteles y viviendas. 
Cada proyecto tiene sus parámetros definidos y los numerosos retos que plantea la realización de películas ofrecen la oportunidad de perfeccionar y priorizar las ideas, desarrollar un enfoque íntimo y un enfoque intencionado del diseño. La experiencia me ha demostrado que los mayores obstáculos suelen producir la expresión creativa más innovadora. 
Fuente :https://www.archdaily.mx/mx/957324/felicity-abbott-se-ha-hecho-referencia-al-diseno-de-produccion-como-arquitectura-de-la-pantalla
 
 

Facebook

Revista Digital

Proyectos Arquitectonicos

Centro de aprendizaje de la Universidad de Kingston / Grafton Architects

Centro de aprendizaje de la Universidad de Kingston / Grafton Architects

Arquitectos: Grafton Architects Ubicación: Londres, Reino Unido  Área: 9,400 m2 Año Proyecto: 2020 Construcción: Willmott Dixon Fotografía: Ed Reeve y Dennis Gilvert  El proyecto se trata de un edificio de enseñanza para la Universidad de Kingston...


La diseñadora de producción Felicity Abbott está detrás de la gran puesta en escena de The Luminaries, una miniserie que se desarrolla en la costa oeste de Nueva Zelanda durante la fiebre del oro de 1860. En la siguiente entrevista, nos cuenta su opinión sobre la conexión entre el cine y la arquitectura, aborda su proceso de trabajo y los principales retos al diseñar el escenario de esta serie. Fabián Dejtiar (FD): Junto con el decorador y compatriota neozelandés Daniel Birt, investigaste, diseñaste y construiste el período de la fiebre del oro colonial de Nueva Zelanda. ¿Podría hablarnos de su proceso de trabajo? ¿Cómo tradujo todo eso en el plató? 
Felicity Abbott (FA): El diseño de producción se ha denominado "arquitectura de la pantalla", lo que habla de la estrecha relación entre ambas disciplinas. El diseño de producción se ocupa del espacio arquitectónico en relación con lo que ve la cámara y la forma en que el público percibe el "lenguaje universal" de esa dinámica espacial. Mi trabajo incorpora a menudo el uso de la escenografía arquitectónica para dar sentido a un determinado viaje narrativo o para reforzar el carácter, la trama o la historia de fondo. En la adaptación cinematográfica de The Luminaries, la narrativa visual se basa en los mismos principios astrológicos de esta compleja novela, con personajes y entornos asociados a los signos del zodiaco, o cuerpos celestes dentro del sistema solar. El proceso de diseño supuso un largo periodo de investigación, seguido de la previsualización del concepto y la ilustración, la creación de maquetas y el modelado en 3D con el fin de refinar las ideas y las técnicas para la fase de construcción, y finalmente el proceso escénico y la decoración del set antes del rodaje.  
Considero el diseño de producción como una "construcción del mundo" narrativo. Interpreta la "poética" visual del espacio a través de la exploración de la emoción, el subconsciente, la memoria y la nostalgia utilizando el tono, el estilo, la paleta y la textura. El diseño del mundo de The Luminaries implicó la construcción de una amplia gama de arquitectura representativa de Nueva Zelanda de 1860. Desde hoteles de estilo gótico inglés hasta fumaderos de opio, pasando por casitas de madera y campamentos de policía. El diseño reunió diversos estilos arquitectónicos para crear una conexión emocionalmente resonante con el pasado; desde asentamientos chinos construidos con materiales orgánicos como la piedra, el helecho y el barro hasta ciudades mineras de oro, campamentos de tiendas de campaña y cabañas de corteza de madera en lo alto de los acantilados. 
FD: La miniserie requirió 96 decorados únicos diseñados y construidos desde cero en Nueva Zelanda, lo que la distingue de otras producciones de época rodadas en Europa y Estados Unidos. ¿Cómo se enfrenta a los plazos, teniendo en cuenta que la industria cinematográfica funciona con rapidez? ¿Qué margen de experimentación tiene? 
FA: Fue un reto complejo equilibrar los plazos de 6 episodios de contenido televisivo, un riguroso calendario de construcción, un clima impredecible y recursos limitados, manteniendo al mismo tiempo un enfoque creativo en la esencia de la narrativa. El diseño de producción es un delicado acto de equilibrio que implica constantes compromisos creativos y reimaginaciones para preservar la integridad del diseño y la visión del director, al tiempo que se respetan los parámetros de presupuesto y calendario. 
Diseñar para un periodo histórico requiere una mezcla única de precisión histórica, autenticidad y, en este caso, un sentido de modernidad en el diseño y la decoración del set para destacar el elevado misterio y la intriga que se desarrolla en la historia. Aunque estábamos construyendo decorados de una escala considerable, fuimos muy específicos en cuanto a los detalles más finos de la decoración y los tratamientos escénicos, que son esenciales para dar una profundidad de carácter y credibilidad al mundo visual. 
Uno de los decorados clave es The House of Many Wishes, el entorno del personaje de Lydia Wells (Eva Green). Un edificio de madera de cuatro plantas de estilo gótico "continental" ornamental, con ventanas con mirador y chimeneas de estilo tudor. El exterior de The House of Many Wishes se alza en el conjunto de las calles de Dunedin, un excéntrico contraste con sus vecinos arquitectónicamente conservadores, con su fachada elaboradamente ornamentada.
El set se construyó por partes: la fachada exterior se construyó fuera de las oficinas de producción y los interiores se construyeron en varias secciones en el escenario, desde los salones de la planta baja, el atrio, la cocina y los pasillos, los dormitorios, las viviendas y el ático. Los detalles arquitectónicos ayudan a narrar la historia del edificio y marcan el tono de la actuación, hasta el punto de que estos intrincados decorados adquieren a menudo su propio carácter. Diseñé el decorado interior principal como un "escenario" que se despliega, con dos salones, ambos enmarcados por arcos de proscenio y una amplia escalera teatral que permite la actuación que tiene lugar en estos decorados. El elaborado interior se hizo eco de su exuberante exterior: paneles de filigrana de cuatro hojas en la escalera y el salón, dinteles decorativos, paneles de madera tallados con revestimiento, resplandecientes con diseños florales nativos de Nueva Zelanda, papel mural con texturas y vidrieras pintadas a mano.  
El diseño de la producción tiene en cuenta las relaciones de aspecto, los lentes y las líneas de visión: la distancia focal de la cámara y la relación de un punto a otro son cruciales a la hora de diseñar espacios interiores íntimos o decorados exteriores a gran escala. Una de las muchas ventajas del diseño y la construcción de decorados es que permite una flexibilidad total en cuanto a rendimiento, movimiento y cobertura. Desde el punto de vista del diseño, la construcción de decorados permite que el diseño de producción influya en el tono, el estilo y a nivel celular, lo que a su vez crea una narrativa visual conjunta. Trabajo muy estrechamente con el director y el director de fotografía para desarrollar una visión cohesiva y, junto con el decorador del set y mi equipo de escenógrafos y directores artísticos, se hicieron muchas muestras y maquetas y se pasaron muchas horas en los distintos emplazamientos, clavando las estructuras y comprobando los objetivos antes de comenzar la construcción. 
FD: The luminaries ganó el mejor diseño de producción en los premios NZTV. Me pregunto, ¿cuál fue el principal reto de todo este gran trabajo que hiciste? 
FA: Nueva Zelanda es un país bastante remoto y sin muchos de los recursos disponibles en otros países.  Fue un proyecto difícil de realizar dado el período, la escala y el detalle que exigía la historia. Tuve la suerte de contar con una amplia fase de investigación y desarrollo, ya que la riqueza de conocimientos reunidos durante este periodo influyó en el lenguaje visual y en todas las decisiones de diseño posteriores. Un equipo creativo altamente cualificado dio vida al diseño. Lo que distingue el diseño de producción de The Luminaries de una producción similar rodada en el Reino Unido o en Estados Unidos es que cada uno de estos entornos se creó desde cero, en lugar de rodarse en lugares ya existentes. En este sentido, el "mundo" se basó en gran medida en el trabajo práctico, técnico y estético de los elementos de diseño.  
La ausencia de localizaciones, carruajes, barcos y vestimentas de época disponibles en Nueva Zelanda, nos obligó a construir la mayor parte de los escenarios, incluyendo parte del barco de tres mástiles, el GODSPEED. Construimos el exterior del barco, el muelle y la escenografía del embarcadero, incluyendo un patio de aduanas. El elemento acuático se añadió digitalmente en la postproducción. También construimos las calles de la época victoriana, un pueblo rural y numerosas casas de campo, hoteles y viviendas. 
Cada proyecto tiene sus parámetros definidos y los numerosos retos que plantea la realización de películas ofrecen la oportunidad de perfeccionar y priorizar las ideas, desarrollar un enfoque íntimo y un enfoque intencionado del diseño. La experiencia me ha demostrado que los mayores obstáculos suelen producir la expresión creativa más innovadora. 
Fuente :https://www.archdaily.mx/mx/957324/felicity-abbott-se-ha-hecho-referencia-al-diseno-de-produccion-como-arquitectura-de-la-pantalla