Revista Digital


Román Meyer Falcón es arquitecto y urbanista, tiene 36 años y actualmente es el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Se define a sí mismo como un interesado en el combate a la desigualdad urbana y social en el país. Durante su formación académica le apasionaba el enfoque social de la arquitectura y ahora en su vida laboral busca que las obras que desarrolla lo incluyan.  Fuera de las actividades laborales le gusta el ciclismo de montaña y asegura que si tuviera más tiempo libre realizaría más esa actividad, también cuenta que disfruta mucho hacer ejercicio y estar con su familia. 

El joven Secretario de Estado platicó en exclusiva con Construye sobre las acciones que realizan en SEDATU y los retos que esta dependencia tiene para el presente sexenio. 

 

Revista Construye (RC): Hablando sobre el ámbito profesional, ¿cómo llegó al servicio público? 

Román Meyer Falcón (RMF): Fui director de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad de México,  y asesor técnico para la Secretaría de Finanzas. La administración pública me parecía desde entonces una vía para hacer posible un desarrollo más justo para el país, en el que todos pudieran estar incluidos.  Cuando el presidente me invitó a colaborar en el Gobierno de México, me entusiasmé muchísimo porque confío desde hace muchos años en su proyecto de nación.



RC: ¿Cómo se define como servidor público? 

RMF: Soy un secretario que prefiere el territorio sobre el escritorio. Me gusta revisar personalmente y seguir muy de cerca los programas, proyectos y obras que se realizan a través de la Sedatu; para mí es muy importante cerciorarme de que avancen conforme al proyecto ejecutivo; en tiempo y forma. Esa es la única manera de garantizar la eficiencia de los recursos: hacer mucho con poco. Ese es mi compromiso.

También tenemos el reto de cambiarle la cara a una dependencia que pasó por una administración muy siniestra y corrupta.

RC: ¿Cuál es el principal reto al ser secretario federal? 

RMF: Son distintos: por un lado, en lo que respecta a mi trabajo, debo eficientar los procesos; trabajar con todo el equipo que hace posible los resultados de la secretaría, mientras que coordinamos las acciones entre los tres niveles de gobierno. También tenemos el reto de cambiarle la cara a una dependencia que pasó por una administración muy siniestra y corrupta. No podemos cometer los mismos errores. 

En lo personal, pienso que lo más difícil es aprovechar el tiempo libre, pues es poco. Me gusta pasarlo con mi familia y estar con mis hijos. 

 

RC: El ser titular de un organismo como Sedatu en un gobierno que encabeza un cambio de régimen debe ser sumamente complejo, ¿cuál es el principal reto de la dependencia en este contexto? 

RMF: Tenemos una enorme responsabilidad: en esta coyuntura, es indispensable trabajar para recuperar zonas y espacios públicos que fueron abandonados, y donde el Estado perdió su rectoría; además, debemos hacerlo apegados a la Ley de Austeridad Republicana.  Es importante señalar que hace poco tiempo, durante el primer cuatrimestre del año pasado, el Congreso de la Unión modificó las atribuciones de la secretaría, para facultarnos como la cabeza del sector vivienda. En el marco de esta nueva responsabilidad, debemos planear, coordinar y ejecutar una política nacional que permita el acceso de todos los mexicanos a una vivienda adecuada, lo que es un reto por sí mismo, dadas las condiciones y desatención que prevalece en la materia, principalmente en el sur, sureste de nuestro país.

 

RC: México es un país que busca modernizarse y para ello, el ordenamiento territorial es fundamental, ¿cómo está aportando la Sedatu al desarrollo de México? 

RMF: Trabajamos para homologar y simplificar la normatividad que rige a los instrumentos de planeación y desarrollo urbano para que los municipios puedan establecer con éxito su uso de suelo, con base en un atlas de riesgo. Con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), trabajamos un mecanismo que simplifica la conformación de los programas de desarrollo urbano, los haga entendibles y proporcione incentivos a los municipios.

 

RC: México es un país de contrastes, ¿cuáles son los principales problemas que se combaten en las zonas rurales, cuáles en las zonas urbanas y cómo están atendiéndolos? 

RMF: En las zonas rurales el campo ha sido olvidado, la Secretaría de Bienestar impulsa el Programa Sembrando Vida, es una estrategia para que las y los sujetos agrarios en sus localidades rurales tengan un desarrollo rural, desde la Sedatu construiremos 2 mil viviendas en las zonas más pobres donde opera este programa prioritario. 

El sector agrario es un elemento fundamental para que pueda hacerse realidad el estado de derecho que impulsa la actual administración, en el territorio nacional existen más de 32 mil ejidos y comunidades en las que a través del Registro Agrario Nacional y la Procuraduría Agraria intervenimos con el objetivo de ponerlos como actores centrales del desarrollo del país.

Pese a que las problemáticas son diferentes en zonas urbanas y rurales, en ambos espacios del territorio debe expandirse de manera ordenada para lo que impulsamos la Estrategia Nacional de Ordenamiento Territorial. En ambas zonas hay que atender los niveles de marginación desde el territorio. 
 


RC: ¿Cómo se relacionan con dependencias de los estados de la República que trabajan sobre ordenamiento? 

RMF: Mantenemos una estrecha coordinación con los Institutos Municipales de Planeación (Implan) y los Institutos Municipales de Investigación y Planeación (IMIP). El ordenamiento territorial es responsabilidad de los municipios, nosotros los acompañamos.

 

RC: ¿Cuál es el reto de Román Meyer en esta administración?; es decir, ¿al término de este sexenio le gustaría haber logrado qué objetivo? 

RMF: Aportar al desarrollo territorial integral; desde los entornos urbanos hasta las zonas rurales del país, atendiendo las carencias de vivienda la población. Avanzar y sentar las bases para un verdadero ordenamiento territorial, que responda a las necesidades de la gente y del territorio. 

Personalmente me gustaría que alcancemos la armonía ambiental, social y económica, en el territorio, nuestro bien más importante. 

 
 

Facebook

Revista Digital

Proyectos Arquitectonicos

Palacio de Bellas Artes / Adamo Boari - Federico E. Mariscal

Palacio de Bellas Artes / Adamo Boari - Federico E. Mariscal

Arquitectos: Adamo Boari - Federico E. Mariscal Ubicación: Ciudad de México Año Proyecto: 1934 El Palacio de Bellas Artes inició su construcción en 1904, durante el gobierno de Porfirio Díaz, quien buscaba representar...

Román Meyer Falcón es arquitecto y urbanista, tiene 36 años y actualmente es el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Se define a sí mismo como un interesado en el combate a la desigualdad urbana y social en el país. Durante su formación académica le apasionaba el enfoque social de la arquitectura y ahora en su vida laboral busca que las obras que desarrolla lo incluyan.  Fuera de las actividades laborales le gusta el ciclismo de montaña y asegura que si tuviera más tiempo libre realizaría más esa actividad, también cuenta que disfruta mucho hacer ejercicio y estar con su familia. 

El joven Secretario de Estado platicó en exclusiva con Construye sobre las acciones que realizan en SEDATU y los retos que esta dependencia tiene para el presente sexenio. 

 

Revista Construye (RC): Hablando sobre el ámbito profesional, ¿cómo llegó al servicio público? 

Román Meyer Falcón (RMF): Fui director de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad de México,  y asesor técnico para la Secretaría de Finanzas. La administración pública me parecía desde entonces una vía para hacer posible un desarrollo más justo para el país, en el que todos pudieran estar incluidos.  Cuando el presidente me invitó a colaborar en el Gobierno de México, me entusiasmé muchísimo porque confío desde hace muchos años en su proyecto de nación.



RC: ¿Cómo se define como servidor público? 

RMF: Soy un secretario que prefiere el territorio sobre el escritorio. Me gusta revisar personalmente y seguir muy de cerca los programas, proyectos y obras que se realizan a través de la Sedatu; para mí es muy importante cerciorarme de que avancen conforme al proyecto ejecutivo; en tiempo y forma. Esa es la única manera de garantizar la eficiencia de los recursos: hacer mucho con poco. Ese es mi compromiso.

También tenemos el reto de cambiarle la cara a una dependencia que pasó por una administración muy siniestra y corrupta.

RC: ¿Cuál es el principal reto al ser secretario federal? 

RMF: Son distintos: por un lado, en lo que respecta a mi trabajo, debo eficientar los procesos; trabajar con todo el equipo que hace posible los resultados de la secretaría, mientras que coordinamos las acciones entre los tres niveles de gobierno. También tenemos el reto de cambiarle la cara a una dependencia que pasó por una administración muy siniestra y corrupta. No podemos cometer los mismos errores. 

En lo personal, pienso que lo más difícil es aprovechar el tiempo libre, pues es poco. Me gusta pasarlo con mi familia y estar con mis hijos. 

 

RC: El ser titular de un organismo como Sedatu en un gobierno que encabeza un cambio de régimen debe ser sumamente complejo, ¿cuál es el principal reto de la dependencia en este contexto? 

RMF: Tenemos una enorme responsabilidad: en esta coyuntura, es indispensable trabajar para recuperar zonas y espacios públicos que fueron abandonados, y donde el Estado perdió su rectoría; además, debemos hacerlo apegados a la Ley de Austeridad Republicana.  Es importante señalar que hace poco tiempo, durante el primer cuatrimestre del año pasado, el Congreso de la Unión modificó las atribuciones de la secretaría, para facultarnos como la cabeza del sector vivienda. En el marco de esta nueva responsabilidad, debemos planear, coordinar y ejecutar una política nacional que permita el acceso de todos los mexicanos a una vivienda adecuada, lo que es un reto por sí mismo, dadas las condiciones y desatención que prevalece en la materia, principalmente en el sur, sureste de nuestro país.

 

RC: México es un país que busca modernizarse y para ello, el ordenamiento territorial es fundamental, ¿cómo está aportando la Sedatu al desarrollo de México? 

RMF: Trabajamos para homologar y simplificar la normatividad que rige a los instrumentos de planeación y desarrollo urbano para que los municipios puedan establecer con éxito su uso de suelo, con base en un atlas de riesgo. Con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), trabajamos un mecanismo que simplifica la conformación de los programas de desarrollo urbano, los haga entendibles y proporcione incentivos a los municipios.

 

RC: México es un país de contrastes, ¿cuáles son los principales problemas que se combaten en las zonas rurales, cuáles en las zonas urbanas y cómo están atendiéndolos? 

RMF: En las zonas rurales el campo ha sido olvidado, la Secretaría de Bienestar impulsa el Programa Sembrando Vida, es una estrategia para que las y los sujetos agrarios en sus localidades rurales tengan un desarrollo rural, desde la Sedatu construiremos 2 mil viviendas en las zonas más pobres donde opera este programa prioritario. 

El sector agrario es un elemento fundamental para que pueda hacerse realidad el estado de derecho que impulsa la actual administración, en el territorio nacional existen más de 32 mil ejidos y comunidades en las que a través del Registro Agrario Nacional y la Procuraduría Agraria intervenimos con el objetivo de ponerlos como actores centrales del desarrollo del país.

Pese a que las problemáticas son diferentes en zonas urbanas y rurales, en ambos espacios del territorio debe expandirse de manera ordenada para lo que impulsamos la Estrategia Nacional de Ordenamiento Territorial. En ambas zonas hay que atender los niveles de marginación desde el territorio. 
 


RC: ¿Cómo se relacionan con dependencias de los estados de la República que trabajan sobre ordenamiento? 

RMF: Mantenemos una estrecha coordinación con los Institutos Municipales de Planeación (Implan) y los Institutos Municipales de Investigación y Planeación (IMIP). El ordenamiento territorial es responsabilidad de los municipios, nosotros los acompañamos.

 

RC: ¿Cuál es el reto de Román Meyer en esta administración?; es decir, ¿al término de este sexenio le gustaría haber logrado qué objetivo? 

RMF: Aportar al desarrollo territorial integral; desde los entornos urbanos hasta las zonas rurales del país, atendiendo las carencias de vivienda la población. Avanzar y sentar las bases para un verdadero ordenamiento territorial, que responda a las necesidades de la gente y del territorio. 

Personalmente me gustaría que alcancemos la armonía ambiental, social y económica, en el territorio, nuestro bien más importante.