Revista Digital



Encuesta

¿Crees que los cambios en la SHCP modifiquen los proyectos de infraestructura de la 4T?

Clima

Mostly Cloudy

21°C

Aguascalientes

Mostly Cloudy

Humidity: 30%

Wind: 27.36 km/h

  • 03 Jan 2019

    Cloudy 21°C 8°C

  • 04 Jan 2019

    Mostly Cloudy 22°C 8°C



Con el objetivo de ayudar a la conservación del medio ambiente, ingenieros y arquitectos planean obras sustentables, uno de los ejemplos de esto, es este espectacular hotel en México. Construido empleando tubos de agua, es conocido como Tubo Hotel, y es visto como una extraordinaria propuesta para el reciclaje dirigido al sector turístico.

Este hotel fue construido en las afueras de Tepoztlán en México, y es una de las obras de T3arc Arquitecture (taller de arte y arquitectura), quien únicamente empleó tubos de hormigón reciclados que por lo general son los que forman parte de los sistemas de drenaje profundo de grandes ciudades.

Dentro de estos tubos fueron ubicadas las habitaciones, las cuales poseen una cama matrimonial de gran calidad, y dispone de una zona de almacenamiento para ubicar el equipaje. También posee una excelente iluminación, una buena ventilación que deja el interior del tubo con una perfecta temperatura, y cuenta con un ideal aislamiento contra el ruido del exterior. En la entrada se dispuso un cristal que aporta mayor iluminación y aporta cierto estilo a los tubos. Posee cortinas con el objetivo de crear una mayor privacidad de los que se encuentren en el tubo, ya que con esta podrán cubrir todo el cristal de la entrada.



Este grupo de arquitectos pensó en la construcción de este hotel luego de crear a Cafe Five, donde tuvieron el reto de adecuar habitaciones a un precio bien económico que lograr que estas sean asequible para los turistas, donde en la búsqueda de soluciones se enfrentaron a unos de los trabajos realizados por el arquitecto Andreas Strauss quien en el año 2006 utilizó tubos de concreto reciclados para ubicar habitaciones de un hotel que le dio nombre de Desparkhotel, donde cada tubo habitación dispone de un mural que fue pintado manualmente por el artista Thoma Latzel, lo cual aporta un toque distintivo a cada habitación.

Desde que los arquitectos se enfrentaron a este diseño pensaron en la opción de crear el Tubohotel, el cual hoy día ofrece las vistas panorámicas mas maravillosas del lugar, así como también vistas hacia la arbolada.  Los arquitectos para la construcción de este hotel emplearon tubos de 2.44 metros de diámetro con un largo de 3.50.

El hotel fue creado en un gran terreno sobre la periferia de Tepoztlán en la proximidad de la ciudad de México, desde donde se apreciar maravillosas vistas de la sierra de Tepozteco. Con este diseño se pudo construir el hotel en un lapso de tiempo muy corto y con un bajo coste económico. En total dispone de 20 habitaciones que en total son 20 tubos que son dispuestos en módulos de tres, con el objetivo de aprovechar al máximo el terreno.



El trabajo constructivo inició con la construcción de tres módulos de tubo concretos los cuales se ubicaron con una forma piramidal (diferenciándolo del hotel de Andreas Straus), luego se erigieron de manera aleatoria los demás módulos tomando en cuenta la topografía del terreno, donde se buscaba causar el menor daño posible a los bosques del alrededor. Cada módulo dispone de una escalera por la cual se logra acceder al tubo superior que concretiza la forma piramidal. Toda la construcción se realizó en solo tres meses y fue inaugurada en el año 2010.


 

Facebook

Revista Digital

Proyectos Arquitectonicos

Palacio de los Deportes / Félix Candela

Palacio de los Deportes / Félix Candela

Arquitecto: Félix Candela  Ubicación: Río Churubusco, Iztacalco, Ciudad de México Área: 27171.0 m2 Año Proyecto: 1968 La construcción del Palacio de los Deportes empezó en el año de 1966 y fue concluida para 1968, año...



Con el objetivo de ayudar a la conservación del medio ambiente, ingenieros y arquitectos planean obras sustentables, uno de los ejemplos de esto, es este espectacular hotel en México. Construido empleando tubos de agua, es conocido como Tubo Hotel, y es visto como una extraordinaria propuesta para el reciclaje dirigido al sector turístico.

Este hotel fue construido en las afueras de Tepoztlán en México, y es una de las obras de T3arc Arquitecture (taller de arte y arquitectura), quien únicamente empleó tubos de hormigón reciclados que por lo general son los que forman parte de los sistemas de drenaje profundo de grandes ciudades.

Dentro de estos tubos fueron ubicadas las habitaciones, las cuales poseen una cama matrimonial de gran calidad, y dispone de una zona de almacenamiento para ubicar el equipaje. También posee una excelente iluminación, una buena ventilación que deja el interior del tubo con una perfecta temperatura, y cuenta con un ideal aislamiento contra el ruido del exterior. En la entrada se dispuso un cristal que aporta mayor iluminación y aporta cierto estilo a los tubos. Posee cortinas con el objetivo de crear una mayor privacidad de los que se encuentren en el tubo, ya que con esta podrán cubrir todo el cristal de la entrada.



Este grupo de arquitectos pensó en la construcción de este hotel luego de crear a Cafe Five, donde tuvieron el reto de adecuar habitaciones a un precio bien económico que lograr que estas sean asequible para los turistas, donde en la búsqueda de soluciones se enfrentaron a unos de los trabajos realizados por el arquitecto Andreas Strauss quien en el año 2006 utilizó tubos de concreto reciclados para ubicar habitaciones de un hotel que le dio nombre de Desparkhotel, donde cada tubo habitación dispone de un mural que fue pintado manualmente por el artista Thoma Latzel, lo cual aporta un toque distintivo a cada habitación.

Desde que los arquitectos se enfrentaron a este diseño pensaron en la opción de crear el Tubohotel, el cual hoy día ofrece las vistas panorámicas mas maravillosas del lugar, así como también vistas hacia la arbolada.  Los arquitectos para la construcción de este hotel emplearon tubos de 2.44 metros de diámetro con un largo de 3.50.

El hotel fue creado en un gran terreno sobre la periferia de Tepoztlán en la proximidad de la ciudad de México, desde donde se apreciar maravillosas vistas de la sierra de Tepozteco. Con este diseño se pudo construir el hotel en un lapso de tiempo muy corto y con un bajo coste económico. En total dispone de 20 habitaciones que en total son 20 tubos que son dispuestos en módulos de tres, con el objetivo de aprovechar al máximo el terreno.



El trabajo constructivo inició con la construcción de tres módulos de tubo concretos los cuales se ubicaron con una forma piramidal (diferenciándolo del hotel de Andreas Straus), luego se erigieron de manera aleatoria los demás módulos tomando en cuenta la topografía del terreno, donde se buscaba causar el menor daño posible a los bosques del alrededor. Cada módulo dispone de una escalera por la cual se logra acceder al tubo superior que concretiza la forma piramidal. Toda la construcción se realizó en solo tres meses y fue inaugurada en el año 2010.