Revista Digital


Encuesta

A nivel internacional y nacional se habla de la recesión o contracción económica. ¿En lo que va del 2019 tu empresa se ha visto afectada financieramente?

Clima

Mostly Cloudy

21°C

Aguascalientes

Mostly Cloudy

Humidity: 30%

Wind: 27.36 km/h

  • 03 Jan 2019

    Cloudy 21°C 8°C

  • 04 Jan 2019

    Mostly Cloudy 22°C 8°C



Ingenieros de la Universidad de Lancaster
, en el Reino Unido, han colaborado con Cellucomp Ltd UK para estudiar los efectos de agregar "nano plaquetas", extraídas de las fibras de zanahoria, para mejorar el rendimiento de las mezclas de concreto. Los hormigones compuestos de vegetales como la remolacha o la zanahoria, superaron estructural y ambiental a todos los aditivos de cemento disponibles en el mercado, como el grafeno y los nanotubos de carbono, a un costo mucho menor.

El potencial de los hormigones compuestos de vegetales radica en la capacidad de las nano-plaquetas de aumentar la cantidad de hidrato de silicato de calcio en las mezclas de concreto, que es la principal sustancia que controla su rendimiento estructural. Su efecto en cadena se traduciría en la reducción de las cantidades necesarias de concreto para la construcción.

Además, las nano plaquetas podrían mejorar la calidad del producto, reduciendo el número de grietas que aparecen en el concreto. Una microestructura más densa también ayuda a prevenir la corrosión y aumenta la vida útil del material.

Los beneficios ambientales se hacen más evidentes al estudiar las emisiones de CO2. En este momento, la producción de cemento Portland representa el 8% de las emisiones globales de CO2, cifra que se duplicará en 30 años. Si estos vegetales entregan una mezcla más duradera, se podría lograr un ahorro de 40 kg de CO2 por metro cúbico.

Estos materiales compuestos no sólo son superiores a los cementos actuales en términos de propiedades mecánicas y microestructura, sino que también utilizan cantidades más pequeñas de cemento. Esto reduce significativamente el consumo de energía y las emisiones de CO2 asociadas a la fabricación de cemento', asegura el Profesor Mohamed Saafi, del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Lancaster.

Este proyecto de investigación ha sido desarrollado durante los últimos dos años y ha recibido un respaldo de casi £ 200,000, proveniente del programa Horizon 2020 de la Unión Europea.

Con información de Landcaster University 

Facebook

Revista Digital

Proyectos Arquitectonicos

Casa en el aire / Agustín Hernández

Casa en el aire / Agustín Hernández

Arquitectos: Agustín Hernández Ubicación: Ciudad de México  Año Proyecto: 1991  Descripción del proyecto: Esta obra de arquitectura es una monumental y provocativa escultura ultra-moderna, es en realidad una vivienda familiar de diseño vanguardista del...



Ingenieros de la Universidad de Lancaster
, en el Reino Unido, han colaborado con Cellucomp Ltd UK para estudiar los efectos de agregar "nano plaquetas", extraídas de las fibras de zanahoria, para mejorar el rendimiento de las mezclas de concreto. Los hormigones compuestos de vegetales como la remolacha o la zanahoria, superaron estructural y ambiental a todos los aditivos de cemento disponibles en el mercado, como el grafeno y los nanotubos de carbono, a un costo mucho menor.

El potencial de los hormigones compuestos de vegetales radica en la capacidad de las nano-plaquetas de aumentar la cantidad de hidrato de silicato de calcio en las mezclas de concreto, que es la principal sustancia que controla su rendimiento estructural. Su efecto en cadena se traduciría en la reducción de las cantidades necesarias de concreto para la construcción.

Además, las nano plaquetas podrían mejorar la calidad del producto, reduciendo el número de grietas que aparecen en el concreto. Una microestructura más densa también ayuda a prevenir la corrosión y aumenta la vida útil del material.

Los beneficios ambientales se hacen más evidentes al estudiar las emisiones de CO2. En este momento, la producción de cemento Portland representa el 8% de las emisiones globales de CO2, cifra que se duplicará en 30 años. Si estos vegetales entregan una mezcla más duradera, se podría lograr un ahorro de 40 kg de CO2 por metro cúbico.

Estos materiales compuestos no sólo son superiores a los cementos actuales en términos de propiedades mecánicas y microestructura, sino que también utilizan cantidades más pequeñas de cemento. Esto reduce significativamente el consumo de energía y las emisiones de CO2 asociadas a la fabricación de cemento', asegura el Profesor Mohamed Saafi, del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Lancaster.

Este proyecto de investigación ha sido desarrollado durante los últimos dos años y ha recibido un respaldo de casi £ 200,000, proveniente del programa Horizon 2020 de la Unión Europea.

Con información de Landcaster University