Revista Digital


Encuesta

ESTUDIOS DE IFS SEÑALAN QUE DIGITALIZAR LOS PROCESOS DE CONSTRUCCIÓN AUMENTAN LA PRODUCTIVIDAD EN UN 20%. DE SER POSIBLE ¿UTILIZARÍAS ALGUNA APP QUE SE RELACIONE A TUS ACTIVIDADES DIARIAS?

Clima

Mostly Cloudy

21°C

Aguascalientes

Mostly Cloudy

Humidity: 30%

Wind: 27.36 km/h

  • 03 Jan 2019

    Cloudy 21°C 8°C

  • 04 Jan 2019

    Mostly Cloudy 22°C 8°C


 
El Coronavirus COVID-19 seguirá dominando los ciclos noticiosos durante las siguientes semanas, pero de la sorpresa se ha pasado a la reflexión y curiosidad acerca de cómo enfrentar este tipo de situaciones en la vida diaria.

En este ánimo, VICE retomó una historia interesante: el cobre resulta ser efectivo contra la prevención de distintas enfermedades. Entre ellas se encuentra una larga lista de microbios, incluidos el norovirus, MRSA, la bacteria estafilococo que se ha vuelto resistente a los antibióticos y los coronavirus, posiblemente también la pandemia de COVID-19.

Aunque no es un dato tan conocido para el público en general, la realidad es que en 1852 el médico Víctor Burq inició una investigación acerca de cómo lo trabajadores que estaban constantemente en contacto con este metal por alguna razón no habían resultado infectados con enfermedades como el cólera que había causado muchas muertes en esa época. Resultaba que joyeros, obreros o todo aquel que trabajará con cobre tenía un tipo de “vacuna” contra algunas enfermedades.

Hace poco, con la reciente noticia de la pandemia en muchos países, los dueños de un negocio familiar llamado “Chilena Couretex” dieron a conocer una patente de invención que adquirieron en el año 2018 de una mascarilla reutilizable con finos hilos de cobre incrustados que funciona como una barrera para impedir la transmisión de bacterias, hongos y virus.

Es increíble el hecho de que un metal que naturalmente podemos encontrar en pequeñas cantidades en el cuerpo humano, resulte poder ser una excelente medida para combatir la pandemia por la que se está enfrentando. El cuerpo humano cuenta con alrededor de 120 mg de cobre en glóbulos rojos y algunas enzimas, además de que participa en la degradación de hidratos de carbono, lípidos y proteínas, pero no es una cantidad suficiente para proteger de las enfermedades.

Cualquiera de los microbios que afectan la salud pueden vivir de 4 y 5 días en superficies duras, cuando se tiene contacto con ellas estos pueden ingresar fácilmente al cuerpo por media de la nariz, la boca o los ojos. En las superficies de cobre los virus y las bacterias mueren rápidamente ya que el cobre libera iones que son partículas cargadas eléctricamente, esos iones explotan a través de las membranas y destruyen las células en el interior, lo que también significa que no se pueden volver resistentes ni mutar para en un futuro sobrevivir en el metal.

¿Por qué no poner cobre por todos lados?

Si, el cobre podría ser el superhéroe ahora mismo, pero no se puede olvidar que es un elemento químico, por algo el cuerpo no produce altas cantidades del mismo; aunque fue uno de los primeros metales usados por el ser humano la mayor parte se obtiene de sulfuros minerales, minerales oxidados o de manera natural y además se extiende en el medio ambiente a través de fenómenos naturales. El cobre también puede ser encontrado en comida, en agua potable y en el aire, pero la concentración es bastante


baja y es que un exceso de exposición al cobre también puede generar la llamada fiebre del metal que es causada por una sobre sensibilidad, exposiciones de largo periodo al cobre pueden irritar la nariz, la boca y los ojos, causar dolor de cabeza, de estómago, mareos, vómitos y diarrea. Hay artículos científicos que aseguran que una larga exposición a una concentración elevada del metal causa disminución de la inteligencia en adolescentes.

Como todo, el cobre resulta tener grandes ventajas y desventajas para la salud, ahora solo queda pensar en cómo se puede aplicar sus virtudes para la pandemia que está atacando a la población a nivel mundial.
 
¿Y tú, qué opinas del cobre como método de prevención?
 

Vía VICE
 

Facebook

Revista Digital

Proyectos Arquitectonicos

Centro de aprendizaje de la Universidad de Kingston / Grafton Architects

Centro de aprendizaje de la Universidad de Kingston / Grafton Architects

Arquitectos: Grafton Architects Ubicación: Londres, Reino Unido  Área: 9,400 m2 Año Proyecto: 2020 Construcción: Willmott Dixon Fotografía: Ed Reeve y Dennis Gilvert  El proyecto se trata de un edificio de enseñanza...


 
El Coronavirus COVID-19 seguirá dominando los ciclos noticiosos durante las siguientes semanas, pero de la sorpresa se ha pasado a la reflexión y curiosidad acerca de cómo enfrentar este tipo de situaciones en la vida diaria.

En este ánimo, VICE retomó una historia interesante: el cobre resulta ser efectivo contra la prevención de distintas enfermedades. Entre ellas se encuentra una larga lista de microbios, incluidos el norovirus, MRSA, la bacteria estafilococo que se ha vuelto resistente a los antibióticos y los coronavirus, posiblemente también la pandemia de COVID-19.

Aunque no es un dato tan conocido para el público en general, la realidad es que en 1852 el médico Víctor Burq inició una investigación acerca de cómo lo trabajadores que estaban constantemente en contacto con este metal por alguna razón no habían resultado infectados con enfermedades como el cólera que había causado muchas muertes en esa época. Resultaba que joyeros, obreros o todo aquel que trabajará con cobre tenía un tipo de “vacuna” contra algunas enfermedades.

Hace poco, con la reciente noticia de la pandemia en muchos países, los dueños de un negocio familiar llamado “Chilena Couretex” dieron a conocer una patente de invención que adquirieron en el año 2018 de una mascarilla reutilizable con finos hilos de cobre incrustados que funciona como una barrera para impedir la transmisión de bacterias, hongos y virus.

Es increíble el hecho de que un metal que naturalmente podemos encontrar en pequeñas cantidades en el cuerpo humano, resulte poder ser una excelente medida para combatir la pandemia por la que se está enfrentando. El cuerpo humano cuenta con alrededor de 120 mg de cobre en glóbulos rojos y algunas enzimas, además de que participa en la degradación de hidratos de carbono, lípidos y proteínas, pero no es una cantidad suficiente para proteger de las enfermedades.

Cualquiera de los microbios que afectan la salud pueden vivir de 4 y 5 días en superficies duras, cuando se tiene contacto con ellas estos pueden ingresar fácilmente al cuerpo por media de la nariz, la boca o los ojos. En las superficies de cobre los virus y las bacterias mueren rápidamente ya que el cobre libera iones que son partículas cargadas eléctricamente, esos iones explotan a través de las membranas y destruyen las células en el interior, lo que también significa que no se pueden volver resistentes ni mutar para en un futuro sobrevivir en el metal.

¿Por qué no poner cobre por todos lados?

Si, el cobre podría ser el superhéroe ahora mismo, pero no se puede olvidar que es un elemento químico, por algo el cuerpo no produce altas cantidades del mismo; aunque fue uno de los primeros metales usados por el ser humano la mayor parte se obtiene de sulfuros minerales, minerales oxidados o de manera natural y además se extiende en el medio ambiente a través de fenómenos naturales. El cobre también puede ser encontrado en comida, en agua potable y en el aire, pero la concentración es bastante


baja y es que un exceso de exposición al cobre también puede generar la llamada fiebre del metal que es causada por una sobre sensibilidad, exposiciones de largo periodo al cobre pueden irritar la nariz, la boca y los ojos, causar dolor de cabeza, de estómago, mareos, vómitos y diarrea. Hay artículos científicos que aseguran que una larga exposición a una concentración elevada del metal causa disminución de la inteligencia en adolescentes.

Como todo, el cobre resulta tener grandes ventajas y desventajas para la salud, ahora solo queda pensar en cómo se puede aplicar sus virtudes para la pandemia que está atacando a la población a nivel mundial.
 
¿Y tú, qué opinas del cobre como método de prevención?
 

Vía VICE