Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey




Torre 41

Frente al majestuoso bosque de Chapultepec, la Torre 41 es una prueba real de que se puede ayudar al planeta con la carrera de Arquitectura.


Esta edificación de 7 pisos para oficinas, un lobby a triple altura, circulaciones verticales y un roof garden en su última planta fue diseñada por el arquitecto Kalach siguiendo los principios de sustentabilidad y el concepto internacional de ambiente-tecnología.

Además de tratarse de una escultura de luz que sobresale al caer la noche en un punto estratégico de Ciudad de México como lo es San Miguel Chapultepec, la Torre 41 cuenta con ventilación cruzada basada en la apertura de vanos a ambos lados.

Esto significa que no integra sistemas de calefacción o ventilación y, por lo tanto, sigue los mejores principios bioclimáticos.

Además, posee un frondoso jardín y fuentes de agua en su exterior, al igual que un mural acústico en planta baja que tiene la capacidad de absorber y contrarrestar la contaminación auditiva producida por el tráfico.

Esta moderna edificación también se caracteriza por su excelente nivel de detalle y el minimalismo, libre de ornamentos extras, lo cual logra una atmósfera cálida en su interior.

Hospital público Dr. Manuel Gea González

La prestigiosa firma de arquitectos Elegant Embellishments, originaria de Alemania, diseñó y desarrolló este proyecto arquitectónico en Calzada de Tlalpan, en Ciudad de México.
Al igual que la Torre 41, el hospital Dr. Manuel Gea González es un ejemplo de cómo en México se están tomando en cuenta las tendencias mundiales de sustentabilidad y arquitectura ecológica para la realización de determinados proyectos arquitectónicos.

En un lugar con un índice de contaminación tan alto como el de Ciudad de México, la construcción de edificaciones como ésta representa un gran aporte.

El hospital Dr. Manuel Gea González tiene una fachada con aspecto de malla, con un minimalista tejido de células. Esta original fachada tiene una gran particularidad: es capaz de transformar el smog en químicos amigables con el ambiente, como dióxido de carbono y agua.

Además, la malla deja pasar la luz solar por sus orificios de manera estratégica, garantizando la iluminación de ciertas partes del edificio durante el día sin necesidad de consumo eléctrico.

Por otro lado, la pintura de sus placas contiene dióxido de titanio lo que, además de reflejar los rayos del sol, divide el smog en pequeñas cantidades de elementos químicos menos tóxicos, entre ellos el nitrato de calcio.

Como ves, el hospital Dr. Manuel Gea González no sólo mitiga el impacto ambiental tradicional de las construcciones arquitectónicas famosas y de gran envergadura y el desarrollo urbano en general, sino que mejora la salud del medioambiente y fomenta el bienestar de los ciudadanos.

Museo Internacional del Barroco

Este sorprendente museo se encuentra en Zaragoza, Puebla, y fue construido por el japonés Toyo Ito, ganador del prestigioso premio Pritzker (2013).

Se trata de un lugar en el que, como su nombre refleja, es posible adentrarse en el arte internacional del barroco de manera mágica, cautivándose por los increíbles principios arquitectónicos aplicados en la edificación.

Desde lejos, la fachada de este museo, rodeada de una gran plaza, evidencia que se está ante una obra impresionante y llamativa.

En el exterior también hay gradas en las cuales los visitantes pueden escuchar charlas sobre el museo y una acogedora marquesina para aguardar el acceso a su interior.
En las noches, esta fachada proyecta imágenes relacionadas con las exhibiciones de la época, que a la vez iluminan el museo para que se convierta en el centro de atención de la zona.

La edificación también destaca por seguir una efectiva estrategia estructural para la resistencia contra los terremotos, que se basa en la composición de un único volumen completamente rígido.

Además, su cimentación de zapata corrida transmite cargas verticales sobre un terreno compacto, lo cual le da solidez a la estructura.

En su interior, este edificio de 19.52 metros en su punto más alto, posee muros encofrados con acabados simples pero llamativos, con una leve textura.

Al igual que el exterior, el minimalismo y la delicadeza del interior producen sensaciones de movimiento, paz y tranquilidad, ideales para disfrutar de las colecciones y exhibiciones.

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...



Torre 41

Frente al majestuoso bosque de Chapultepec, la Torre 41 es una prueba real de que se puede ayudar al planeta con la carrera de Arquitectura.


Esta edificación de 7 pisos para oficinas, un lobby a triple altura, circulaciones verticales y un roof garden en su última planta fue diseñada por el arquitecto Kalach siguiendo los principios de sustentabilidad y el concepto internacional de ambiente-tecnología.

Además de tratarse de una escultura de luz que sobresale al caer la noche en un punto estratégico de Ciudad de México como lo es San Miguel Chapultepec, la Torre 41 cuenta con ventilación cruzada basada en la apertura de vanos a ambos lados.

Esto significa que no integra sistemas de calefacción o ventilación y, por lo tanto, sigue los mejores principios bioclimáticos.

Además, posee un frondoso jardín y fuentes de agua en su exterior, al igual que un mural acústico en planta baja que tiene la capacidad de absorber y contrarrestar la contaminación auditiva producida por el tráfico.

Esta moderna edificación también se caracteriza por su excelente nivel de detalle y el minimalismo, libre de ornamentos extras, lo cual logra una atmósfera cálida en su interior.

Hospital público Dr. Manuel Gea González

La prestigiosa firma de arquitectos Elegant Embellishments, originaria de Alemania, diseñó y desarrolló este proyecto arquitectónico en Calzada de Tlalpan, en Ciudad de México.
Al igual que la Torre 41, el hospital Dr. Manuel Gea González es un ejemplo de cómo en México se están tomando en cuenta las tendencias mundiales de sustentabilidad y arquitectura ecológica para la realización de determinados proyectos arquitectónicos.

En un lugar con un índice de contaminación tan alto como el de Ciudad de México, la construcción de edificaciones como ésta representa un gran aporte.

El hospital Dr. Manuel Gea González tiene una fachada con aspecto de malla, con un minimalista tejido de células. Esta original fachada tiene una gran particularidad: es capaz de transformar el smog en químicos amigables con el ambiente, como dióxido de carbono y agua.

Además, la malla deja pasar la luz solar por sus orificios de manera estratégica, garantizando la iluminación de ciertas partes del edificio durante el día sin necesidad de consumo eléctrico.

Por otro lado, la pintura de sus placas contiene dióxido de titanio lo que, además de reflejar los rayos del sol, divide el smog en pequeñas cantidades de elementos químicos menos tóxicos, entre ellos el nitrato de calcio.

Como ves, el hospital Dr. Manuel Gea González no sólo mitiga el impacto ambiental tradicional de las construcciones arquitectónicas famosas y de gran envergadura y el desarrollo urbano en general, sino que mejora la salud del medioambiente y fomenta el bienestar de los ciudadanos.

Museo Internacional del Barroco

Este sorprendente museo se encuentra en Zaragoza, Puebla, y fue construido por el japonés Toyo Ito, ganador del prestigioso premio Pritzker (2013).

Se trata de un lugar en el que, como su nombre refleja, es posible adentrarse en el arte internacional del barroco de manera mágica, cautivándose por los increíbles principios arquitectónicos aplicados en la edificación.

Desde lejos, la fachada de este museo, rodeada de una gran plaza, evidencia que se está ante una obra impresionante y llamativa.

En el exterior también hay gradas en las cuales los visitantes pueden escuchar charlas sobre el museo y una acogedora marquesina para aguardar el acceso a su interior.
En las noches, esta fachada proyecta imágenes relacionadas con las exhibiciones de la época, que a la vez iluminan el museo para que se convierta en el centro de atención de la zona.

La edificación también destaca por seguir una efectiva estrategia estructural para la resistencia contra los terremotos, que se basa en la composición de un único volumen completamente rígido.

Además, su cimentación de zapata corrida transmite cargas verticales sobre un terreno compacto, lo cual le da solidez a la estructura.

En su interior, este edificio de 19.52 metros en su punto más alto, posee muros encofrados con acabados simples pero llamativos, con una leve textura.

Al igual que el exterior, el minimalismo y la delicadeza del interior producen sensaciones de movimiento, paz y tranquilidad, ideales para disfrutar de las colecciones y exhibiciones.