El Agua en México

“Explorando las Raíces Históricas y las Soluciones Urgentes de la Crisis Hídrica en la Ciudad de México”

México enfrenta una amenaza inminente: el día cero del agua. Las señales son claras, y la situación más crítica se manifiesta en la zona metropolitana del Valle de México. La Revista Construye te lleva en un recorrido histórico desde los días de Tenochtitlán hasta el presente, explorando cómo la relación compleja de la Ciudad de México con el agua ha llevado a la actual crisis hídrica.

La Ciudad de México, construida sobre un lago, ha lidiado históricamente con la dualidad de la escasez y las inundaciones. Desde la colonia española, los gobernantes se esforzaron por drenar el agua debido a su exceso. Sin embargo, en 1629, un virrey tomó una decisión fatídica que sumió a la ciudad en una inundación devastadora durante cinco años, cobrándose la vida de 30,000 personas.

A lo largo de los años, la ciudad implementó diversas soluciones, incluido el sistema de desagüe de Porfirio Díaz, que intentó controlar las inundaciones y mejorar la higiene. Sin embargo, la vorágine de crecimiento urbano y la explotación desmedida de acuíferos llevaron a nuevas crisis en los años 40 y 50, desafiando las expectativas de un sistema que se suponía resolvería los problemas hídricos de la metrópoli.

La construcción del Sistema Cutzamala en los años 90, una obra de ingeniería impresionante trajo agua desde lejos, pero también planteó problemas energéticos y medioambientales. Hoy, la sobreexplotación de acuíferos locales y la falta de gestión sostenible han llevado a un agotamiento crítico de las fuentes de agua.

Datos actuales revelan que las presas del Sistema Cutzamala están por debajo del 40% de su capacidad, mientras que el subsuelo de la ciudad lleva siglos sin regenerarse adecuadamente. La incertidumbre sobre cuánta agua queda plantea la pregunta inminente: ¿cuándo será el día cero?

Conclusiones:

La historia de la Ciudad de México nos ofrece lecciones cruciales sobre la gestión del agua. Mientras enfrentamos una crisis hídrica sin precedentes, expertos como José Luis Luege Tamargo proponen medidas urgentes y a largo plazo. La paradoja de desperdiciar el 70% de las lluvias en el Valle de México mientras se depende de fuentes lejanas como Cutzamala destaca la necesidad de cambiar radicalmente la política hídrica.

El “programa de cero fugas” y nuevas fuentes de abastecimiento son pasos inmediatos, pero proyectos más ambiciosos, como la captación de agua de lluvia y la restauración ecológica, son cruciales para garantizar la supervivencia a largo plazo de la Ciudad de México.

Desafortunadamente no solo la Ciudad de México está en crisis, una buena parte del centro y norte del país están siendo afectadas por la sequía, mientras tanto el sureste no sabe qué hacer con tanta agua, destacando así la falta de implementación de políticas públicas que atiendan de lleno esta crisis.

En medio de una temporada electoral, se espera que los candidatos tomen conciencia de la gravedad de la situación y se comprometan con soluciones que puedan corregir el rumbo antes de que sea demasiado tarde. La última llamada ha sonado, y la elección es clara: enfrentar la catástrofe inminente o dirigirse hacia el precipicio.

Comparte

Lo más reciente

Recibe cada mes sin costo, la Revista Digital de tu preferencia

GRACIAS POR SUSCRIBIRTE A LA EDICIÓN DIGITAL DE LA REVISTA CONSTRUYE