Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey


Imagina que después de un día con reuniones de trabajo, llegas a descansar a tu hogar; levantas el teléfono y llamas al servicio al cuarto para pedir la cena. En poco tiempo y con calidad de hotel de lujo, llega, pero sin ir más allá del lugar en el que vives. Al día siguiente, antes de salir a realizar tus labores, pides servicio a la habitación para que al llegar todo esté listo para el descanso.

Este escenario ya es realidad en Cancún, Quintana Roo. Antes existía en Estados Unidos por cadenas como Related Group, por lo que U-Calli, en asociación con Inmobilia y Grupo Hotelero Santa Fe, decidió unirse a la compañía estadounidense para traer el concepto a México. El resultado fue SLS Marina Beach, residencias que combinan los servicios de un hotel en las viviendas.

 

 

El proyecto fue un éxito, cuenta Antonio Elosúa, presidente ejecutivo de U-Calli. El hotel y las residencias fueron inauguradas en febrero de 2021 ya con sus 126 departamentos pre-vendidos. Esta primera torre está frente al mar. En la planta baja cuenta con 45 cuartos de hotel, pero la infraestructura del alojamiento atiende a los condominios que están encima.

“El concepto del hotel es un concepto lifestyle que es un estilo de vida más juvenil divertido, comida de diseño, divertida, siempre buscando el mercado que SLS ha manejado en Florida, Las Vegas, y Los Ángeles. Con ese acuerdo lanzamos el proyecto y después de eso, viendo la velocidad de las ventas, empezamos a planear la segunda torre y continuar el nombre SLS como un ancla que diera servicio a diferentes torres”, explica el directivo.

La comercialización del inmueble se logró durante la pandemia, lo que los socios califican como un éxito. “La realidad es que sí nosotros no lo planeamos por la pandemia, si no que finalmente la pandemia nos atropelló, pero con un producto que sí tenía una visión diferente desde la conceptualización, esto al tener el hotel integrado con todos los servicios, todo el management de las unidades por un operador hotelero sí le da una plusvalía y garantía al cliente de que tendrá todos los servicios a su disposición”, explica Roberto Keller, CEO y socio fundador de Inmobilia.

El proyecto se expandió y se planearon dos torres más, que de manera anticipada han comercializado 320 departamentos en total, que también serán operados por SLS para mantener el acceso a las comodidades.

Otra de las sorpresas que se llevó la asociación fue, que la mayoría de los compradores, son originarios de México.

Para las empresas la clave está en ofrecer un nuevo lujo, que además de mostrarlo en los muros —el arquitecto de SLS Cancún es Piero Lissoni— lo hacen en comodidad y servicios disponibles, como spa, gastronomía, club de playa y campo de golf, sin tener que nunca abandonar el sitio por ser residencia principal.

Actualmente se encuentran en fase de entrega de SLS Cancún y ya se construyen SLS Harbour Beach, que estará listo en otoño de este 2021 y SLS Marina Beach, en invierno del 2022. Las torres se ubican en Novo Cancún que cuenta con una franja de 250 metros frente a la playa.



 


El cáñamo es uno de los cultivos más antiguos domesticados por el ser humano. Con su amplia variedad de usos y aplicaciones, es fácil entender por qué ha sido un producto atractivo a lo largo de la historia. Las semillas y flores de cáñamo se utilizan en alimentos saludables, medicinas y productos de belleza orgánicos, mientras que las fibras y tallos de la planta de cáñamo se utilizan para fabricar ropa, papel y biocombustible. Hoy en día, incluso un producto de desecho del procesamiento de la fibra de cáñamo, las llamadas astillas de cáñamo, se utiliza para crear materiales de construcción sostenibles como el  hempcrete .

Hempcrete es un hormigón bioagregado, donde las astillas de cáñamo se mezclan con un cemento de cal o de barro para crear un material de construcción duradero y ecológico. Hempcrete  es liviano y no estructural, pero puede integrarse fácilmente a los sistemas tradicionales de construcción de edificios. Al igual que el hormigón tradicional, puede ser colado  in situ  o prefabricado en componentes de construcción, como bloques o paneles.
 

El alto contenido de sílice que se encuentra naturalmente en las partes leñosas de la planta de cáñamo permite que se adhiera muy bien a la cal. El agente aglutinante de cal utilizado en el cáñamo se encuentra en forma de hidróxido de calcio, que luego comienza a absorber dióxido de carbono de la atmósfera para crear carbonato de calcio o piedra caliza. Esto significa que el  hempcrete  no solo es duradero, sino que además es un material de carbono negativo. Una vez fundido, el  hempcrete  requiere mucha menos agua que el cemento tradicional para su curado, lo que contribuye a la preservación de este importante recurso natural.

 

Debido a que el  hempcrete está compuesto por un material de desecho natural, todo su ciclo de vida como producto de construcción es amigable con el medio ambiente, incluyendo su eventual reutilización o reciclaje en caso de demolición. Incluso el cultivo de la planta de cáñamo requiere de menos agua, pesticidas y fertilizantes que otros cultivos. El cáñamo es fácil y rápido de cultivar en casi cualquier parte del mundo y entrega dos cosechas por año. A medida que crece, secuestra CO2, previene la erosión, detiene naturalmente el crecimiento de malezas en su entorno y también desintoxica el suelo.

Lo que queda después de la cosecha se descompone en el suelo, deben valiosos nutrientes y haciendo del cáñamo un cultivo de rotación beneficioso para los agricultores.

Una vez que el cáñamo se convierte en  hempcrete, sus beneficios continúan. En caso de incendio, la capa de cal proporciona una resistencia al fuego adecuada para que los habitantes puedan evacuar. También reduce la propagación del fuego y el riesgo de inhalación de humo porque se quema localmente y sin generar humos. Hempcrete  no causa ningún problema cutáneo ni respiratorio y también es permeable al vapor, lo que crea un ambiente interior saludable. Su estructura liviana y las bolsas de aire creadas entre las partículas hace que además sea resistente a sismos y que funcione efectivamente como aislante térmico.

El cáñamo es resistente tanto al moho como a las plagas y desde hace 1500 años que los humanos hacen uso de estas propiedades particulares. En las cuevas sagradas de Ellora, en India, se han conservado obras de arte del siglo VI dC debido al uso de yeso de cáñamo. Un equipo de dirigido por el científico MR Singh descubrió que estos artistas han triturado la planta de cáñamo y el equipo mezclado con cal para formar un yeso. La capacidad del cáñamo para repeler las plagas de forma natural y regular la humedad han permitido a estas obras de arte sobreviri al paso del tiempo, mientras que las cuevas de Ajanta, construidas antes que las de Ellora y sin utilizar cáñamo en su yeso, fueron destruidas por los insectos.

Inspiradas por el Doctor Prem Jain, conocido como el "padre de la construcción ecológica en India", empresas como GoHemp trabajan para investigar y desarrollar el potencial del  hempcrete como material de construcción sostenible, trabajando con los gobiernos locales para cultivar el cáñamo y crear prototipos de estructuras. Con la economía agraria de la India, hacer que el cáñamo sea un material de construcción más utilizado y utilizado podría traer importantes beneficios económicos y sociales, además de medioambientales. Como dijo una vez el Dr. Jain, "si cambiamos la forma en que pensamos sobre los edificios, tal vez lo que construyes cambie el mundo".

Fuente: https://www.archdaily.mx/mx/959595/las-multiples-cualidades-del-hempcrete-como-material-natural-sostenible

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...

Imagina que después de un día con reuniones de trabajo, llegas a descansar a tu hogar; levantas el teléfono y llamas al servicio al cuarto para pedir la cena. En poco tiempo y con calidad de hotel de lujo, llega, pero sin ir más allá del lugar en el que vives. Al día siguiente, antes de salir a realizar tus labores, pides servicio a la habitación para que al llegar todo esté listo para el descanso.

Este escenario ya es realidad en Cancún, Quintana Roo. Antes existía en Estados Unidos por cadenas como Related Group, por lo que U-Calli, en asociación con Inmobilia y Grupo Hotelero Santa Fe, decidió unirse a la compañía estadounidense para traer el concepto a México. El resultado fue SLS Marina Beach, residencias que combinan los servicios de un hotel en las viviendas.

 

 

El proyecto fue un éxito, cuenta Antonio Elosúa, presidente ejecutivo de U-Calli. El hotel y las residencias fueron inauguradas en febrero de 2021 ya con sus 126 departamentos pre-vendidos. Esta primera torre está frente al mar. En la planta baja cuenta con 45 cuartos de hotel, pero la infraestructura del alojamiento atiende a los condominios que están encima.

“El concepto del hotel es un concepto lifestyle que es un estilo de vida más juvenil divertido, comida de diseño, divertida, siempre buscando el mercado que SLS ha manejado en Florida, Las Vegas, y Los Ángeles. Con ese acuerdo lanzamos el proyecto y después de eso, viendo la velocidad de las ventas, empezamos a planear la segunda torre y continuar el nombre SLS como un ancla que diera servicio a diferentes torres”, explica el directivo.

La comercialización del inmueble se logró durante la pandemia, lo que los socios califican como un éxito. “La realidad es que sí nosotros no lo planeamos por la pandemia, si no que finalmente la pandemia nos atropelló, pero con un producto que sí tenía una visión diferente desde la conceptualización, esto al tener el hotel integrado con todos los servicios, todo el management de las unidades por un operador hotelero sí le da una plusvalía y garantía al cliente de que tendrá todos los servicios a su disposición”, explica Roberto Keller, CEO y socio fundador de Inmobilia.

El proyecto se expandió y se planearon dos torres más, que de manera anticipada han comercializado 320 departamentos en total, que también serán operados por SLS para mantener el acceso a las comodidades.

Otra de las sorpresas que se llevó la asociación fue, que la mayoría de los compradores, son originarios de México.

Para las empresas la clave está en ofrecer un nuevo lujo, que además de mostrarlo en los muros —el arquitecto de SLS Cancún es Piero Lissoni— lo hacen en comodidad y servicios disponibles, como spa, gastronomía, club de playa y campo de golf, sin tener que nunca abandonar el sitio por ser residencia principal.

Actualmente se encuentran en fase de entrega de SLS Cancún y ya se construyen SLS Harbour Beach, que estará listo en otoño de este 2021 y SLS Marina Beach, en invierno del 2022. Las torres se ubican en Novo Cancún que cuenta con una franja de 250 metros frente a la playa.



 


El cáñamo es uno de los cultivos más antiguos domesticados por el ser humano. Con su amplia variedad de usos y aplicaciones, es fácil entender por qué ha sido un producto atractivo a lo largo de la historia. Las semillas y flores de cáñamo se utilizan en alimentos saludables, medicinas y productos de belleza orgánicos, mientras que las fibras y tallos de la planta de cáñamo se utilizan para fabricar ropa, papel y biocombustible. Hoy en día, incluso un producto de desecho del procesamiento de la fibra de cáñamo, las llamadas astillas de cáñamo, se utiliza para crear materiales de construcción sostenibles como el  hempcrete .

Hempcrete es un hormigón bioagregado, donde las astillas de cáñamo se mezclan con un cemento de cal o de barro para crear un material de construcción duradero y ecológico. Hempcrete  es liviano y no estructural, pero puede integrarse fácilmente a los sistemas tradicionales de construcción de edificios. Al igual que el hormigón tradicional, puede ser colado  in situ  o prefabricado en componentes de construcción, como bloques o paneles.
 

El alto contenido de sílice que se encuentra naturalmente en las partes leñosas de la planta de cáñamo permite que se adhiera muy bien a la cal. El agente aglutinante de cal utilizado en el cáñamo se encuentra en forma de hidróxido de calcio, que luego comienza a absorber dióxido de carbono de la atmósfera para crear carbonato de calcio o piedra caliza. Esto significa que el  hempcrete  no solo es duradero, sino que además es un material de carbono negativo. Una vez fundido, el  hempcrete  requiere mucha menos agua que el cemento tradicional para su curado, lo que contribuye a la preservación de este importante recurso natural.

 

Debido a que el  hempcrete está compuesto por un material de desecho natural, todo su ciclo de vida como producto de construcción es amigable con el medio ambiente, incluyendo su eventual reutilización o reciclaje en caso de demolición. Incluso el cultivo de la planta de cáñamo requiere de menos agua, pesticidas y fertilizantes que otros cultivos. El cáñamo es fácil y rápido de cultivar en casi cualquier parte del mundo y entrega dos cosechas por año. A medida que crece, secuestra CO2, previene la erosión, detiene naturalmente el crecimiento de malezas en su entorno y también desintoxica el suelo.

Lo que queda después de la cosecha se descompone en el suelo, deben valiosos nutrientes y haciendo del cáñamo un cultivo de rotación beneficioso para los agricultores.

Una vez que el cáñamo se convierte en  hempcrete, sus beneficios continúan. En caso de incendio, la capa de cal proporciona una resistencia al fuego adecuada para que los habitantes puedan evacuar. También reduce la propagación del fuego y el riesgo de inhalación de humo porque se quema localmente y sin generar humos. Hempcrete  no causa ningún problema cutáneo ni respiratorio y también es permeable al vapor, lo que crea un ambiente interior saludable. Su estructura liviana y las bolsas de aire creadas entre las partículas hace que además sea resistente a sismos y que funcione efectivamente como aislante térmico.

El cáñamo es resistente tanto al moho como a las plagas y desde hace 1500 años que los humanos hacen uso de estas propiedades particulares. En las cuevas sagradas de Ellora, en India, se han conservado obras de arte del siglo VI dC debido al uso de yeso de cáñamo. Un equipo de dirigido por el científico MR Singh descubrió que estos artistas han triturado la planta de cáñamo y el equipo mezclado con cal para formar un yeso. La capacidad del cáñamo para repeler las plagas de forma natural y regular la humedad han permitido a estas obras de arte sobreviri al paso del tiempo, mientras que las cuevas de Ajanta, construidas antes que las de Ellora y sin utilizar cáñamo en su yeso, fueron destruidas por los insectos.

Inspiradas por el Doctor Prem Jain, conocido como el "padre de la construcción ecológica en India", empresas como GoHemp trabajan para investigar y desarrollar el potencial del  hempcrete como material de construcción sostenible, trabajando con los gobiernos locales para cultivar el cáñamo y crear prototipos de estructuras. Con la economía agraria de la India, hacer que el cáñamo sea un material de construcción más utilizado y utilizado podría traer importantes beneficios económicos y sociales, además de medioambientales. Como dijo una vez el Dr. Jain, "si cambiamos la forma en que pensamos sobre los edificios, tal vez lo que construyes cambie el mundo".

Fuente: https://www.archdaily.mx/mx/959595/las-multiples-cualidades-del-hempcrete-como-material-natural-sostenible