Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey




1.
 La regla del triángulo – La cocina tiene 3 zonas:
Zona de cocción (Cocina y horno)
Zona de lavado (Fregadero y lavavjillas)
Zona de almacenaje (Despensa y frigorífico)
Es recomendable que estas zonas formen un triángulo entre cuyos vértices siempre haya zonas de trabajo (encimera libre). Es decir, nunca debemos juntar dos zonas. El triángulo debe cumplir las siguientes normas:
°Cada lado del triángulo debe tener entre 120 y 270 cm de largo.
°El perímetro o suma de los tres lados debe situarse entre 400 y 790 cm.
°No debe haber interferencias u obstáculos que rompan el triángulo.

 
2. Si hay espacio suficiente, es recomendable introducir una zona de adicional para preparación de platos de al menos 60 cm de ancho.
 
3. A cada lado de la vitrocerámica o zona de cocción se recomienda dejar 50 cm de encimera libre.
 
4. Entre la zona de lavado y la de cocción no debemos dejar menos de 60 cm libres, a no ser que nuestra cocina sea muy pequeña.
 
5. Una cocina mínima debe contar al menos con 5 módulos de 60 cm.
 
6. Si tenemos muebles enfrentados, debemos dejar una separación mínima de 120 cm entre los dos lados.


 
7. El zócalo nunca debe tener menos de 7,5 cm de alto y rara vez supera los 15 cm. El retranqueo del zócalo respecto de las puertas de los muebles se recomienda que sea igual a la altura.


 
8. Las encimeras suelen tener un espesor de entre 2 a 5 cm, aunque ahora es tendencia realizarlas de entre 0,8 a 1,5 cm de espesor. El vuelo de la encimera respecto del plano de las puertas y cajones de los muebles debe ser de al menos 2cm.
 
9. Los muebles de cocina se pueden hacer de todas las alturas, lo importante es decidir la altura del zócalo, el espesor de la encimera y una altura total. La altura total depende de la altura del usuario.
 
10. El fondo estándar de los muebles bajos y las columnas es de 60 cm, ya que es la medida que mejor se adapta a los electrodomésticos.
 
11. Los muebles altos suelen tener un fondo de entre 30 y 35 cm, y entre 70 y 90 cm de alto, y se suelen colocar a 150 cm desde el suelo y, al menos, 55 cm desde la encimera.


 
12. No se recomienda hacer puertas de armarios de más de 40 cm de ancho en cocinas pequeñas para no entorpecer el paso y evitar golpes.
 
13. Los utensilios y herramientas que más usemos en la cocina deben estar colocados en una franja entre 75 cm y 155 cm desde el suelo, ya que de esta forma no será necesario agacharse ni estirarse.
 
14. El horno no es recomendable colocarlo nunca a más de 75 cm desde el suelo ya que dificultaría su acceso, pero debe estar lo suficientemente alto como para impedir su uso a los niños.
 
15. El lavavajillas debe estar lo más cerca posible del fregadero y necesita al menos 100 cm libres por delante para facilitar la carga y descarga.

 
16. La campana suele colocarse entre 60 y 70 cm de la encimera, pero lo más recomendable es ver en cada caso la recomendación del fabricante.

17. Es recomendable colocar luz debajo de los muebles altos, ya que la luz del techo nos generará sombras sobre las zonas de trabajo.
 
18. No debemos olvidar que la profundidad de los cajones siempre será inferior a la del propio mueble. Los muebles con puerta aprovechan mejor el espacio.
 
19. Nunca se debe colocar el fregadero, el horno o el lavavajillas pegado contra una pared o en esquina, ya que dificulta su accesibilidad.
 
20. No se debe colocar cajones en los muebles de esquina, siempre es mejor colocar puertas.


 
21. Los enchufes que vayan situados entre la encimera y los muebles altos suelen colocarse a 20-30 cm de la encimera y lo más alejado posible de la zona del fregadero.



La iluminación es capaz de transformar radicalmente la percepción del espacio concebido. Esto es porque existen diferentes posibilidades de iluminación artificial pensadas para las más diversas tareas, ambientes y finalidades dentro de un espacio interno o incluso externo, como en fachadas y proyectos paisajísticos. Aquí te dejamos los sistemas de iluminacion artificial para resaltar la arquitectura. 

Iluminación Directa

La iluminación directa es aquella en que el flujo luminoso incide directamente sobre una superficie, permitiendo que no haya pérdidas porcentuales lumínicas por absorción de las paredes o revestimientos. De manera práctica, es aquella utilizada para áreas de trabajo o tareas, como mesadas de cocina, áreas de servicio, mesas de oficinas, etc.

Debe ser utilizada con cautela, ya que puede volverse visualmente agotadora, puesto que tiende a crear sombras "duras". Vale señalar que este sistema no es adecuado para posicionarse sobre superficies que emiten brillo o reflejo, como espejos o vidrios.

Iluminación Indirecta

A diferencia del caso anterior, este sistema lumínico dirige la fuente luminosa a una mampara, de modo que parte de la luz es absorbida y otra parte es reflejada en la dirección contraria, produciendo una luz suave sin grandes cargas lumínica sobre una superficie. Por lo tanto, en síntesis, podemos decir que la luz se refleja en la superficie y sólo después se potencia por todo el ambiente.

En general, transmite confort y bienestar visual, frecuentemente aplicado en espacios de relajación como salas de estar, dormitorios, hospitales y spas.

 


Iluminación Difusa

El flujo lumínico de una fuente pasa por un elemento difusor (que puede ser un vidrio opaco o un panel de acrílico, por ejemplo) siendo dirigido a todas las direcciones. El sistema presenta pocas variaciones de zonas de sombra, y buena parte de la intensidad lumínica llega a la superficie por reflexión del techo y paredes; por lo tanto, provoca que la iluminación del ambiente sea bastante homogénea.


 

Iluminación de Efecto

En este sistema la fuente lumínica se mantiene embutida en el revestimiento o en algún elemento arquitectónico, sirviendo para evidenciar sólo la luz en sí, conformando un efecto particular. Se utiliza frecuentemente en ambientes internos, en molduras, y en ambientes externos, en paisajismo o fachadas.

Iluminación Destacada

Para iluminar puntos o zonas de interés, este sistema lumínico presenta la fuente de luz posicionada de modo directo sobre un objeto a destacar, como cuadros o esculturas. A menudo se utiliza en ambientes residenciales y comerciales, pero también en espacios museográficos, entre otros. Es necesario que se adopten lámparas correctas a cada situación, pues por la proyección directa de la luz, ciertas lámparas tienden a elevar la temperatura en la pieza, ocasionando deterioro.

Bañado de Paredes

Como efecto escénico de iluminación, es aquel que al emplear una serie de puntos de luz de modo seriado o por medio de una cinta de led, produce los llamados "baños de luz" sobre la superficie. Es ideal para destacar fachadas y valorar la arquitectura.


 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...



1.
 La regla del triángulo – La cocina tiene 3 zonas:
Zona de cocción (Cocina y horno)
Zona de lavado (Fregadero y lavavjillas)
Zona de almacenaje (Despensa y frigorífico)
Es recomendable que estas zonas formen un triángulo entre cuyos vértices siempre haya zonas de trabajo (encimera libre). Es decir, nunca debemos juntar dos zonas. El triángulo debe cumplir las siguientes normas:
°Cada lado del triángulo debe tener entre 120 y 270 cm de largo.
°El perímetro o suma de los tres lados debe situarse entre 400 y 790 cm.
°No debe haber interferencias u obstáculos que rompan el triángulo.

 
2. Si hay espacio suficiente, es recomendable introducir una zona de adicional para preparación de platos de al menos 60 cm de ancho.
 
3. A cada lado de la vitrocerámica o zona de cocción se recomienda dejar 50 cm de encimera libre.
 
4. Entre la zona de lavado y la de cocción no debemos dejar menos de 60 cm libres, a no ser que nuestra cocina sea muy pequeña.
 
5. Una cocina mínima debe contar al menos con 5 módulos de 60 cm.
 
6. Si tenemos muebles enfrentados, debemos dejar una separación mínima de 120 cm entre los dos lados.


 
7. El zócalo nunca debe tener menos de 7,5 cm de alto y rara vez supera los 15 cm. El retranqueo del zócalo respecto de las puertas de los muebles se recomienda que sea igual a la altura.


 
8. Las encimeras suelen tener un espesor de entre 2 a 5 cm, aunque ahora es tendencia realizarlas de entre 0,8 a 1,5 cm de espesor. El vuelo de la encimera respecto del plano de las puertas y cajones de los muebles debe ser de al menos 2cm.
 
9. Los muebles de cocina se pueden hacer de todas las alturas, lo importante es decidir la altura del zócalo, el espesor de la encimera y una altura total. La altura total depende de la altura del usuario.
 
10. El fondo estándar de los muebles bajos y las columnas es de 60 cm, ya que es la medida que mejor se adapta a los electrodomésticos.
 
11. Los muebles altos suelen tener un fondo de entre 30 y 35 cm, y entre 70 y 90 cm de alto, y se suelen colocar a 150 cm desde el suelo y, al menos, 55 cm desde la encimera.


 
12. No se recomienda hacer puertas de armarios de más de 40 cm de ancho en cocinas pequeñas para no entorpecer el paso y evitar golpes.
 
13. Los utensilios y herramientas que más usemos en la cocina deben estar colocados en una franja entre 75 cm y 155 cm desde el suelo, ya que de esta forma no será necesario agacharse ni estirarse.
 
14. El horno no es recomendable colocarlo nunca a más de 75 cm desde el suelo ya que dificultaría su acceso, pero debe estar lo suficientemente alto como para impedir su uso a los niños.
 
15. El lavavajillas debe estar lo más cerca posible del fregadero y necesita al menos 100 cm libres por delante para facilitar la carga y descarga.

 
16. La campana suele colocarse entre 60 y 70 cm de la encimera, pero lo más recomendable es ver en cada caso la recomendación del fabricante.

17. Es recomendable colocar luz debajo de los muebles altos, ya que la luz del techo nos generará sombras sobre las zonas de trabajo.
 
18. No debemos olvidar que la profundidad de los cajones siempre será inferior a la del propio mueble. Los muebles con puerta aprovechan mejor el espacio.
 
19. Nunca se debe colocar el fregadero, el horno o el lavavajillas pegado contra una pared o en esquina, ya que dificulta su accesibilidad.
 
20. No se debe colocar cajones en los muebles de esquina, siempre es mejor colocar puertas.


 
21. Los enchufes que vayan situados entre la encimera y los muebles altos suelen colocarse a 20-30 cm de la encimera y lo más alejado posible de la zona del fregadero.



La iluminación es capaz de transformar radicalmente la percepción del espacio concebido. Esto es porque existen diferentes posibilidades de iluminación artificial pensadas para las más diversas tareas, ambientes y finalidades dentro de un espacio interno o incluso externo, como en fachadas y proyectos paisajísticos. Aquí te dejamos los sistemas de iluminacion artificial para resaltar la arquitectura. 

Iluminación Directa

La iluminación directa es aquella en que el flujo luminoso incide directamente sobre una superficie, permitiendo que no haya pérdidas porcentuales lumínicas por absorción de las paredes o revestimientos. De manera práctica, es aquella utilizada para áreas de trabajo o tareas, como mesadas de cocina, áreas de servicio, mesas de oficinas, etc.

Debe ser utilizada con cautela, ya que puede volverse visualmente agotadora, puesto que tiende a crear sombras "duras". Vale señalar que este sistema no es adecuado para posicionarse sobre superficies que emiten brillo o reflejo, como espejos o vidrios.

Iluminación Indirecta

A diferencia del caso anterior, este sistema lumínico dirige la fuente luminosa a una mampara, de modo que parte de la luz es absorbida y otra parte es reflejada en la dirección contraria, produciendo una luz suave sin grandes cargas lumínica sobre una superficie. Por lo tanto, en síntesis, podemos decir que la luz se refleja en la superficie y sólo después se potencia por todo el ambiente.

En general, transmite confort y bienestar visual, frecuentemente aplicado en espacios de relajación como salas de estar, dormitorios, hospitales y spas.

 


Iluminación Difusa

El flujo lumínico de una fuente pasa por un elemento difusor (que puede ser un vidrio opaco o un panel de acrílico, por ejemplo) siendo dirigido a todas las direcciones. El sistema presenta pocas variaciones de zonas de sombra, y buena parte de la intensidad lumínica llega a la superficie por reflexión del techo y paredes; por lo tanto, provoca que la iluminación del ambiente sea bastante homogénea.


 

Iluminación de Efecto

En este sistema la fuente lumínica se mantiene embutida en el revestimiento o en algún elemento arquitectónico, sirviendo para evidenciar sólo la luz en sí, conformando un efecto particular. Se utiliza frecuentemente en ambientes internos, en molduras, y en ambientes externos, en paisajismo o fachadas.

Iluminación Destacada

Para iluminar puntos o zonas de interés, este sistema lumínico presenta la fuente de luz posicionada de modo directo sobre un objeto a destacar, como cuadros o esculturas. A menudo se utiliza en ambientes residenciales y comerciales, pero también en espacios museográficos, entre otros. Es necesario que se adopten lámparas correctas a cada situación, pues por la proyección directa de la luz, ciertas lámparas tienden a elevar la temperatura en la pieza, ocasionando deterioro.

Bañado de Paredes

Como efecto escénico de iluminación, es aquel que al emplear una serie de puntos de luz de modo seriado o por medio de una cinta de led, produce los llamados "baños de luz" sobre la superficie. Es ideal para destacar fachadas y valorar la arquitectura.