Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey




Arquitectos: 
Kisho Kurokawa
Arquitecto a cargo: Kisho Kurokawa
Ubicación: Tokio, Japón
Año proyecto: 1972

Descripción del proyecto:
El arquitecto Kisho Kurokawa fue muy innovador en la creación del edificio Nakagin Capsule Tower en 1972, siendo el primer diseño de arquitectura en cápsulas. El módulo fue creado con la intención de alojar a  los hombres de negocios que trabajaban durante la semana en el centro de Tokio. Es un prototipo de arquitectura sustentable y reciclable, ya que cada módulo se conecta a un núcleo central y puede ser sustituido o intercambiado cuando sea necesario. 



Construido en el distrito Ginza de Tokio, este edificio de 14 pisos está compuesto por un total de 140 cápsulas que se apilan y rotan en diferentes ángulos a partir de un núcleo central. La tecnología desarrollada por Kurokawa permite que cada unidad se acople a un núcleo de hormigón con sólo 4 tornillos de alta tensión, permitiendo que las unidades sean reemplazables. Cada cápsula mide 4,0 x 2,5 metros, ofreciendo suficiente espacio para que una persona lo habite cómodamente. El espacio interior de cada módulo puede ser manipulado mediante la conexión de varias cápsulas. 



Todas las piezas de las cápsulas fueron manufacturadas en una fábrica en la Prefectura de Shiga, después fueron transportadas en camiones al sitio. El interior está pre-ensamblado, cuenta con una ventana circular, una cama y baño incorporados estructuralmente y está equipada con una TV, radio y despertador. Mediante el uso de una grúa, las cápsulas se insertaron en containers de carga para ser transportadas a Tokio, donde después otra grúa las empotró al núcleo de hormigón. 

Este diseño único para departamentos y rascacielos en Tokio es un excelente ejemplo de la arquitectura del Movimiento Metabolista impulsado por Kisho. Caracterizada por su enfoque en una arquitectura de edificios adaptables, flexibles y módulos intercambiables. Estas ideas surgieron por primera vez en 1960 en el "World Design Conference".       



Hidaka comentó que las ideas Metabolistas de la década del 60 "eran muy innovadoras, ver las ciudades en 'movimiento' y como elementos dinámicos, es un concepto muy realista. Los Metabolistas querían colaborar con ingenieros, invitaron a científicos, diseñadores y diseñadores industriales a participar en sus ideas. Querían fomentar colaboraciones transculturales. Todavía son ideas relevantes gracias a sus nociones de la "ciudad dinámica" y aspectos multiculturales".    



Otra temática de la temporalidad abordada por la tore de Nakagin Capsule Tower se basa en lo que Kurokawa observó a lo largo de la historia de Japón, las ciudades japonesas construidas con materiales naturales tenían una 'vida útil' temporal e impredecible. 



Los residentes de las pequeñas cápsulas están tramando su demolición, porque a pesar de que las cápsulas fueron construidas para ser reemplazadas, el edificio no se ha mantenido en más de 33 años, lo que ha resultado en daños al sistema de drenaje y las tuberías de agua. Arquitectos de todo el mundo están tratando de trabajar juntos para preservar la torre, considerando todas las ideas y opciones posibles. 

 



Arquitecto: Jørn Utzon
Ubicación: Royal Botanic Gardens & Domain, Art Gallery Rd, Sydney NSW 2000, Australia 
Ingeniero Estructural: Ove Arup & Partners
Año: 1973

Descripción del proyecto: Existen pocos edificios tan famosos como la Ópera de 
Sydney en Australia, podría decirse incluso que es la octava maravilla del mundo moderno. Tiene una larga historia detrás de su diseño, la estructura se inició en 1956 cuando el Gobierno de Nueva Gales del Sur llamó a un concurso abierto para el diseño de dos salas de espectáculos: una ópera y una sala de conciertos sinfónicos, que posicionarían a Sydney en el escenario musical internacional. 



El arquitecto danés 
Jørn Utzon, desconocido por su trabajo en ese entonces, logró llamar la atención del jurado, en especial del famoso Eero Saarinen
 que se intrigó por los simples bocetos que presentó al concurso. "Los dibujos de Utzon son simples hasta el punto de ser esquemáticos," comentó el jurado. "Sin embargo, estamos convencidos de que presentan un concepto para una ópera que es capaz de convertirse en uno de los edificios más extraordinarios del mundo". 

La construcción de la Ópera de Sydney comenzó en marzo de 1959, después de la demolición del existente  Fort Macquarie Tram Depot. El proyecto se construiría en tres fases: la fundación y construcción del podio con vistas al puerto de Sydney, la construcción de las conchas externas y la construcción del interior.

La construcción del podio comenzó antes de que Utzon terminara el diseño de la ópera, el trabajo fue supervisado por la reconocida firma de ingeniería Ove Arup & Partners. Debido a que la construcción comenzó abruptamente sin resolver ciertos problemas estructurales, el podio tuvo que ser modificado y reconstruido después de que se finalizara su construcción en 1963, con el fin de que soportara el peso de las masivas estructuras de hormigón que se apoyaban sobre él.


Entre 1957-1963, en medio de la construcción del podio, Utzon y Arup trabajaron para desarrollar un sistema de conchas que permitía que el esquema esférico original fuera estructuralmente posible. Doce iteraciones más tarde, llegaron a una solución que consistía en un sistema de "costillas" de conchas de hormigón prefabricado creadas a partir de las secciones de una esfera.

Este sistema permitía que cada costilla fuera construida por un número de segmentos estandarizados creados a partir de un molde común que se encontraba en la obra. Utzon quería que las conchas representaran las grandes velas de un barco, contrastando con las profundas aguas azules del océano sobre el cual se levantaban. Para lograr esta estética, las conchas se cubrieron con 1.056.066 azulejos de cerámica hechos en Suecia a partir de arcilla y piedra triturada. Junto con colocar los azulejos, se demoró un total de once años en completar la icónica estructura del techo.



El 28 de febrero de 1966 Utzon renunció al proyecto. A pesar de una protesta de 3000 firmas pidiendo la restitución de Utzon, el gobierno australiano nombró a tres arquitectos locales, Peter Hall, DS Littlmore y Lionel Todd, para completar el proyecto. Después de que se instaló el segmento número 2194º de las conchas de prefabricado en 1967, se completó finalmente la segunda etapa del proyecto. 



El hall secundario, previsto originalmente para producciones teatrales, fue modificado para albergar óperas y ballets, se llamó el Teatro de Ópera. Unas amplias escaleras externas conducen a los dos auditorios principales, marcando una entrada que los visitantes difícilmente olvidarán. Debido a los cambios efectuados a las salas principales, el Teatro de Ópera es ahora demasiado pequeño para poner en escena grandes producciones de ópera y ballet. Tres teatros más pequeños, una biblioteca y una sala de cine también se han añadido al diseño original junto con tres restaurantes, seis bares y sesenta vestuarios. El edificio cuenta con un total de 1000 habitaciones a las cuales se accede a través de una explanada que rodea todo el edificio y une los cinco espacios de actuación.     



El diseño de los grandes muros exteriores de vidrio también se dejó en manos de los nuevos arquitectos. Estos están soportados por montantes verticales de acero que se extienden hasta el final de las conchas. Unas barras de bronce se extienden desde los montantes proporcionando apoyo adicional para soportar los 2000 paneles de vidrio. Estos fueron diseñados por Ove Arup & Partners, consisten de dos capas de vidrio unidas por una capa intermedia de plástico con el fin de fortalecer las ventanas y proporcionar mejor aislamiento acústico.



El edificio fue terminado e inaugurado por la reina Isabel II en octubre de 1973. Con un presupuesto inicial de 7 millones de dólares el presupuesto se excedío considerablemente con un costo final de 102 millones de dólares. Este costo excesivo fue el precio a pagar para convertir a la Ópera de 
Sydney
 en un monumento mundial de la tecnología y la sociedad del siglo 20. En el 2007 fue nombrado sitio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto con monumentos antiguos como el Stonehedge. En 2003 Jørn Utzon fue galardonado con el Premio Pritzker, cinco años antes de su muerte en 2008. 



Arquitectos:
Cesar Pelli
Ubicación: Kuala Lumpur, Malasia
Arquitecto: Cesar Pelli 
Año proyecto: 1998 

Descripción del proyecto: Una vez considerado el edificio más alto del mundo de 1998 a 2004, las Torres Petronas diseñadas por Cesar Pelli se erigen como un icono cultural y arquitectónico en Kuala Lumpur, Malasia. Terminado en 1998, las torres de Petronas son una reflexión y un homenaje a la dominante cultura islámica de Malasia.

Las torres Petronas no sólo han puesto a Kuala Lumpur, Malasia, en el radar arquitectónico, sino que evocaron la riqueza de la cultura del país. Las torres no son simplemente reconocidas por su altura, también fueron los esfuerzos conceptuales de Pelli por incorporar motivos y símbolos islámicos en el proceso de diseño que influirían en el diseño y el detalle del edificio.

Pelli utilizó el Rub el Hizb, un símbolo importante encontrado en muchas culturas islámicas, como una manera de generar la planta del edificio. El Rub el Hizb se caracteriza por dos cuadrados superpuestos, uno girado 45 grados, con un círculo inscrito en el centro. Pelli utilizó el símbolo como las huellas de ambas torres, dando por resultado dos torres extruidas de 8 puntos que reflejaban el arte islámico.

En lugar de dejar el edificio como una simple extrusión de un símbolo preexistente que se encuentra en el arte y la cultura islámica, Pelli "festoneó" los puntos de partida para crear una estética más elegante y delicada que se encuentra en la mayoría de los motivos islámicos.

Al elevarse el edificio a 452 metros, comienza a estrecharse hacia las antenas que se colocan en la parte superior de las torres. El estrechamiento está destinado a estabilizar las torres de forma estructural, pero también añade una elegancia y una poderosa posición en el horizonte de Kuala Lumpur. A diferencia de otros diseños de torres gemelas en el mundo que se independizan entre sí, hay una pasarela que conecta las dos torres en los pisos 41 y 42 de cada torre.

El puente une las dos torres, pero también conecta las empresas y actúa como un escape secundario en caso de incendio u otros incidentes. El puente es también el punto de acceso más alto para los visitantes, ofreciendo vistas de Kuala Lumpur.

Además del hecho de que el puente conecta las dos torres, el aspecto más interesante del puente es el hecho de que no está rígidamente conectado a ninguna de las dos torres, de modo que cuando hay problemas climáticos y de viento, el puente puede moverse independientemente de las torres.
Como con la mayoría de los rascacielos, las fundaciones son extremadamente profundas; sin embargo, las torres de Petronas son un ejemplo exagerado de que tan profundas deben ser las fundaciones para un edificio de esa envergadura. Las torres Petronas se posan sobre la fundación más grande del mundo con 120 metros de profundidad, creando un bosque de zapatas de hormigón.

Debido a que los contratistas no estaban dispuestos a trabajar con una estructura de acero, las dos torres están construidas con hormigón armado de alta resistencia para reducir las vibraciones y tensiones estructurales debido a los fuertes vientos.

Aunque las torres Petronas ya no son el edificio más alto del mundo, siguen siendo un icono arquitectónico para Malasia y han puesto la arquitectura y la cultura de la zona en el radar de todos. Aunque los rascacielos han llegado a ser más avanzados y han excedido el diseño de las torres de Petronas, las torres permanecen como un precedente inicial en el diseño de edificios super-altos.

"Según Lao Tse, la realidad de un objeto hueco está en el vacío y no en las paredes que lo definen. Habla, por supuesto, de las realidades espirituales, que son también las realidades de las Torres de Petronas. El vacío aumenta y se hace más explícito por el puente peatonal que con su estructura de soporte crea un portal al cielo, una puerta al infinito". - Cesar Pelli

 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...



Arquitectos: 
Kisho Kurokawa
Arquitecto a cargo: Kisho Kurokawa
Ubicación: Tokio, Japón
Año proyecto: 1972

Descripción del proyecto:
El arquitecto Kisho Kurokawa fue muy innovador en la creación del edificio Nakagin Capsule Tower en 1972, siendo el primer diseño de arquitectura en cápsulas. El módulo fue creado con la intención de alojar a  los hombres de negocios que trabajaban durante la semana en el centro de Tokio. Es un prototipo de arquitectura sustentable y reciclable, ya que cada módulo se conecta a un núcleo central y puede ser sustituido o intercambiado cuando sea necesario. 



Construido en el distrito Ginza de Tokio, este edificio de 14 pisos está compuesto por un total de 140 cápsulas que se apilan y rotan en diferentes ángulos a partir de un núcleo central. La tecnología desarrollada por Kurokawa permite que cada unidad se acople a un núcleo de hormigón con sólo 4 tornillos de alta tensión, permitiendo que las unidades sean reemplazables. Cada cápsula mide 4,0 x 2,5 metros, ofreciendo suficiente espacio para que una persona lo habite cómodamente. El espacio interior de cada módulo puede ser manipulado mediante la conexión de varias cápsulas. 



Todas las piezas de las cápsulas fueron manufacturadas en una fábrica en la Prefectura de Shiga, después fueron transportadas en camiones al sitio. El interior está pre-ensamblado, cuenta con una ventana circular, una cama y baño incorporados estructuralmente y está equipada con una TV, radio y despertador. Mediante el uso de una grúa, las cápsulas se insertaron en containers de carga para ser transportadas a Tokio, donde después otra grúa las empotró al núcleo de hormigón. 

Este diseño único para departamentos y rascacielos en Tokio es un excelente ejemplo de la arquitectura del Movimiento Metabolista impulsado por Kisho. Caracterizada por su enfoque en una arquitectura de edificios adaptables, flexibles y módulos intercambiables. Estas ideas surgieron por primera vez en 1960 en el "World Design Conference".       



Hidaka comentó que las ideas Metabolistas de la década del 60 "eran muy innovadoras, ver las ciudades en 'movimiento' y como elementos dinámicos, es un concepto muy realista. Los Metabolistas querían colaborar con ingenieros, invitaron a científicos, diseñadores y diseñadores industriales a participar en sus ideas. Querían fomentar colaboraciones transculturales. Todavía son ideas relevantes gracias a sus nociones de la "ciudad dinámica" y aspectos multiculturales".    



Otra temática de la temporalidad abordada por la tore de Nakagin Capsule Tower se basa en lo que Kurokawa observó a lo largo de la historia de Japón, las ciudades japonesas construidas con materiales naturales tenían una 'vida útil' temporal e impredecible. 



Los residentes de las pequeñas cápsulas están tramando su demolición, porque a pesar de que las cápsulas fueron construidas para ser reemplazadas, el edificio no se ha mantenido en más de 33 años, lo que ha resultado en daños al sistema de drenaje y las tuberías de agua. Arquitectos de todo el mundo están tratando de trabajar juntos para preservar la torre, considerando todas las ideas y opciones posibles. 

 



Arquitecto: Jørn Utzon
Ubicación: Royal Botanic Gardens & Domain, Art Gallery Rd, Sydney NSW 2000, Australia 
Ingeniero Estructural: Ove Arup & Partners
Año: 1973

Descripción del proyecto: Existen pocos edificios tan famosos como la Ópera de 
Sydney en Australia, podría decirse incluso que es la octava maravilla del mundo moderno. Tiene una larga historia detrás de su diseño, la estructura se inició en 1956 cuando el Gobierno de Nueva Gales del Sur llamó a un concurso abierto para el diseño de dos salas de espectáculos: una ópera y una sala de conciertos sinfónicos, que posicionarían a Sydney en el escenario musical internacional. 



El arquitecto danés 
Jørn Utzon, desconocido por su trabajo en ese entonces, logró llamar la atención del jurado, en especial del famoso Eero Saarinen
 que se intrigó por los simples bocetos que presentó al concurso. "Los dibujos de Utzon son simples hasta el punto de ser esquemáticos," comentó el jurado. "Sin embargo, estamos convencidos de que presentan un concepto para una ópera que es capaz de convertirse en uno de los edificios más extraordinarios del mundo". 

La construcción de la Ópera de Sydney comenzó en marzo de 1959, después de la demolición del existente  Fort Macquarie Tram Depot. El proyecto se construiría en tres fases: la fundación y construcción del podio con vistas al puerto de Sydney, la construcción de las conchas externas y la construcción del interior.

La construcción del podio comenzó antes de que Utzon terminara el diseño de la ópera, el trabajo fue supervisado por la reconocida firma de ingeniería Ove Arup & Partners. Debido a que la construcción comenzó abruptamente sin resolver ciertos problemas estructurales, el podio tuvo que ser modificado y reconstruido después de que se finalizara su construcción en 1963, con el fin de que soportara el peso de las masivas estructuras de hormigón que se apoyaban sobre él.


Entre 1957-1963, en medio de la construcción del podio, Utzon y Arup trabajaron para desarrollar un sistema de conchas que permitía que el esquema esférico original fuera estructuralmente posible. Doce iteraciones más tarde, llegaron a una solución que consistía en un sistema de "costillas" de conchas de hormigón prefabricado creadas a partir de las secciones de una esfera.

Este sistema permitía que cada costilla fuera construida por un número de segmentos estandarizados creados a partir de un molde común que se encontraba en la obra. Utzon quería que las conchas representaran las grandes velas de un barco, contrastando con las profundas aguas azules del océano sobre el cual se levantaban. Para lograr esta estética, las conchas se cubrieron con 1.056.066 azulejos de cerámica hechos en Suecia a partir de arcilla y piedra triturada. Junto con colocar los azulejos, se demoró un total de once años en completar la icónica estructura del techo.



El 28 de febrero de 1966 Utzon renunció al proyecto. A pesar de una protesta de 3000 firmas pidiendo la restitución de Utzon, el gobierno australiano nombró a tres arquitectos locales, Peter Hall, DS Littlmore y Lionel Todd, para completar el proyecto. Después de que se instaló el segmento número 2194º de las conchas de prefabricado en 1967, se completó finalmente la segunda etapa del proyecto. 



El hall secundario, previsto originalmente para producciones teatrales, fue modificado para albergar óperas y ballets, se llamó el Teatro de Ópera. Unas amplias escaleras externas conducen a los dos auditorios principales, marcando una entrada que los visitantes difícilmente olvidarán. Debido a los cambios efectuados a las salas principales, el Teatro de Ópera es ahora demasiado pequeño para poner en escena grandes producciones de ópera y ballet. Tres teatros más pequeños, una biblioteca y una sala de cine también se han añadido al diseño original junto con tres restaurantes, seis bares y sesenta vestuarios. El edificio cuenta con un total de 1000 habitaciones a las cuales se accede a través de una explanada que rodea todo el edificio y une los cinco espacios de actuación.     



El diseño de los grandes muros exteriores de vidrio también se dejó en manos de los nuevos arquitectos. Estos están soportados por montantes verticales de acero que se extienden hasta el final de las conchas. Unas barras de bronce se extienden desde los montantes proporcionando apoyo adicional para soportar los 2000 paneles de vidrio. Estos fueron diseñados por Ove Arup & Partners, consisten de dos capas de vidrio unidas por una capa intermedia de plástico con el fin de fortalecer las ventanas y proporcionar mejor aislamiento acústico.



El edificio fue terminado e inaugurado por la reina Isabel II en octubre de 1973. Con un presupuesto inicial de 7 millones de dólares el presupuesto se excedío considerablemente con un costo final de 102 millones de dólares. Este costo excesivo fue el precio a pagar para convertir a la Ópera de 
Sydney
 en un monumento mundial de la tecnología y la sociedad del siglo 20. En el 2007 fue nombrado sitio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto con monumentos antiguos como el Stonehedge. En 2003 Jørn Utzon fue galardonado con el Premio Pritzker, cinco años antes de su muerte en 2008. 



Arquitectos:
Cesar Pelli
Ubicación: Kuala Lumpur, Malasia
Arquitecto: Cesar Pelli 
Año proyecto: 1998 

Descripción del proyecto: Una vez considerado el edificio más alto del mundo de 1998 a 2004, las Torres Petronas diseñadas por Cesar Pelli se erigen como un icono cultural y arquitectónico en Kuala Lumpur, Malasia. Terminado en 1998, las torres de Petronas son una reflexión y un homenaje a la dominante cultura islámica de Malasia.

Las torres Petronas no sólo han puesto a Kuala Lumpur, Malasia, en el radar arquitectónico, sino que evocaron la riqueza de la cultura del país. Las torres no son simplemente reconocidas por su altura, también fueron los esfuerzos conceptuales de Pelli por incorporar motivos y símbolos islámicos en el proceso de diseño que influirían en el diseño y el detalle del edificio.

Pelli utilizó el Rub el Hizb, un símbolo importante encontrado en muchas culturas islámicas, como una manera de generar la planta del edificio. El Rub el Hizb se caracteriza por dos cuadrados superpuestos, uno girado 45 grados, con un círculo inscrito en el centro. Pelli utilizó el símbolo como las huellas de ambas torres, dando por resultado dos torres extruidas de 8 puntos que reflejaban el arte islámico.

En lugar de dejar el edificio como una simple extrusión de un símbolo preexistente que se encuentra en el arte y la cultura islámica, Pelli "festoneó" los puntos de partida para crear una estética más elegante y delicada que se encuentra en la mayoría de los motivos islámicos.

Al elevarse el edificio a 452 metros, comienza a estrecharse hacia las antenas que se colocan en la parte superior de las torres. El estrechamiento está destinado a estabilizar las torres de forma estructural, pero también añade una elegancia y una poderosa posición en el horizonte de Kuala Lumpur. A diferencia de otros diseños de torres gemelas en el mundo que se independizan entre sí, hay una pasarela que conecta las dos torres en los pisos 41 y 42 de cada torre.

El puente une las dos torres, pero también conecta las empresas y actúa como un escape secundario en caso de incendio u otros incidentes. El puente es también el punto de acceso más alto para los visitantes, ofreciendo vistas de Kuala Lumpur.

Además del hecho de que el puente conecta las dos torres, el aspecto más interesante del puente es el hecho de que no está rígidamente conectado a ninguna de las dos torres, de modo que cuando hay problemas climáticos y de viento, el puente puede moverse independientemente de las torres.
Como con la mayoría de los rascacielos, las fundaciones son extremadamente profundas; sin embargo, las torres de Petronas son un ejemplo exagerado de que tan profundas deben ser las fundaciones para un edificio de esa envergadura. Las torres Petronas se posan sobre la fundación más grande del mundo con 120 metros de profundidad, creando un bosque de zapatas de hormigón.

Debido a que los contratistas no estaban dispuestos a trabajar con una estructura de acero, las dos torres están construidas con hormigón armado de alta resistencia para reducir las vibraciones y tensiones estructurales debido a los fuertes vientos.

Aunque las torres Petronas ya no son el edificio más alto del mundo, siguen siendo un icono arquitectónico para Malasia y han puesto la arquitectura y la cultura de la zona en el radar de todos. Aunque los rascacielos han llegado a ser más avanzados y han excedido el diseño de las torres de Petronas, las torres permanecen como un precedente inicial en el diseño de edificios super-altos.

"Según Lao Tse, la realidad de un objeto hueco está en el vacío y no en las paredes que lo definen. Habla, por supuesto, de las realidades espirituales, que son también las realidades de las Torres de Petronas. El vacío aumenta y se hace más explícito por el puente peatonal que con su estructura de soporte crea un portal al cielo, una puerta al infinito". - Cesar Pelli