Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey




Arquitecto:
Pedro Ramírez Vázquez 
Ubicación: Ciudad de México, México 
Equipo de diseño: José Luis Benlliure, Pedro Ramírez Vázquez, Alejandro Schoenhofer, fray Gabriel Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin
Referencias: arquidiocesismexico, Catholic.net, Virgendeguadalupe.mx, Crónica.com.mx,
Año Proyecto: 1974
Fotografías: Oscar Ruiz 

La nueva Basílica de Santa María Guadalupe, finalizada el año 1976, ocupa un área de 10 mil metros cuadrados y es el más grande recinto de la devoción católica en 
México. Fue construida a raíz de la necesidad de albergar a la imagen de la Virgen de Guadalupe y permitir el acceso de una mayor cantidad de peregrinos ya que la inestabilidad del antiguo templo lo había vuelto peligroso para su uso. De planta circular, esta obra fue construida con hormigón armado para la estructura de la cubierta, y con láminas de cobre para su recubrimiento, las que al estar oxidadas le otorgan el característico color verde.



El nuevo edificio fue diseñado por los arquitectos: 
Pedro Ramírez Vázquez
, José Luis Benlliure, Alejandro Schoenhofer, fray Gabriel Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin.  Para su inauguración, el 12 de octubre de 1976 se consagró como la casa más moderna de Santa María de Guadalupe. 



La forma que sigue la arquitectura responde a su principal función: la de acoger a los miles y miles de peregrinos que vienen desde todas partes del mundo a visitarla. El proyecto comprendía una nave central con un claro de 63 metros que elimina columnas intermedias, dos capillas grandes, nueve pequeñas, un sótano y varios niveles para oficinas y dormitorios.



La basílica se hizo de base circular y libre de apoyos, con 100 metros de diámetro, para que el mayor número de visitantes pudiera participar de las celebraciones litúrgicas y, por otro lado, hacer posible que la imagen de la Virgen de Guadalupe se pueda apreciar desde todos los puntos interiores de la basílica. Dicha imagen se encuentra detrás del altar, bajo una cruz de importantes dimensiones, en un muro con acabado similar al plafón. 



Para una mejor visibilidad de la imagen, se ha construido una pasarela por debajo del altar con bandas transportadoras, que permite que los visitantes la puedan apreciar de la mejor forma posible. El altar tiene un acabado diferente, realizado en mármol y está a varios niveles sobre la asamblea, con el objetivo de resaltar ese sector de la planta.



La cubierta, por su parte, al ser como una gran carpa, recuerda la tienda que usaban los judíos en su peregrinar por el desierto y es, al mismo tiempo, símbolo del manto de la Virgen, que protege a quien la visita. La gran columna que le sirve de eje tiene 42 metros de altura, y en su interior se encuentran las oficinas administrativas de la Basílica.



En el interior de este templo caben 10,000 personas, ubicadas en la parte central y en las nueve capillas del piso superior, que en caso necesario, pueden prestarse para ceremonias distintas a la del altar mayor. Desde la capilla abierta del segundo piso, que se dirige hacia el atrio recordando a las que utilizaban los primeros frailes durante el siglo XVI, el número de asistentes se aumenta a un total de 50, 000. En el sótano de la Basílica están las criptas, con más de 15,000 nichos y 10 capillas para recordar a los difuntos que ahí descansan. 

En 2009, la basílica fue señalada como el principal destino religioso a nivel mundial, de acuerdo con la Oficina Española de Turismo. Debido al crecimiento exponencial de los fieles, el 12 de octubre de 2011 se inauguró la plaza Mariana, diseñada para atender a las casi 3,000 peregrinaciones organizadas que se realizan anualmente.

 

 



Arquitectos: 
ArkylabMauricio Ruiz
Ubicación: Aguascalientes, Mexico
Arquitecto a cargo: Luis Morán, Mauricio Ruiz
Gestión del proyecto: CB Richard Ellis
Colaboradores: Christian Mujica, Omar Padilla, Cynthia López, Hector Paredes, Elena González, Nancy Jiménez y Hugo Lamas
Año proyecto: 2012
Fotografia: 
Oscar Hernández


Descripción del proyecto: En una topografía accidentada que además presenta una condición de altura con respecto de la ciudad se plantea el desarrollo del proyecto para el estadio de futbol soccer y futbol americano para el Tec de Monterrey dentro del campus Aguascalientes.


 

Partiendo de la paradoja de integración e impacto de un objeto arquitectónico sobre un contexto natural, se plantea el cuestionamiento:
¿Cómo desarrollar esta simbiosis natural-artificial?



Si vemos que el impacto perceptual de un objeto arquitectónico radica en su densidad sobre el plano contextual, en este caso natural se opta por desfragmentarlo y esparcirlo a lo largo de su topografía cumpliendo sus funciones intrínsecas, es entonces cuando gesta un paisaje nuevo hibridado de elementos monolíticos insertados en el sitio.



(Si la respuesta está en función del impacto perceptual que deberá tener un objeto arquitectónico sobre un medio contextual natural con tal riqueza y éste está determinado por su densidad o masividad, con su capacidad dialógica, se opta luego entonces por fragmentarlo, esparcirlo a lo largo de toda su topografía, como si de elementos enraizados parte de la misma lógica natural del sitio se tratara, para gestar entonces un paisaje nuevo, hibridado a partir de elementos monolíticos insertados.



Rechazando la idea de grandes planchas depredadoras se genera un entorno equilibrado que permite disfrutar de la función original en un marco de aire fresco de filtros naturales con un telón de fondo que domina la ciudad.)








Con información de Archdaily 

 



Iniciativa:
Gobierno del Estado de Aguascalientes 
Arquitectos: 
Arq. Arturo Revilla Guerra
Ubicación: Aguascalientes, México 
Equipo de diseño: 
Arq. Arturo Revilla Guerra, M. en Arq. José Luis Jiménez García (SICOM), Jan Hendrix
Área: 1,430 m2
Año de Proyecto: 2015
Fotografia: Oscar Hernández 

Descripción del Proyecto: La obra se encuentra articulada en el centro histórico de la ciudad de 
Aguascalientes, junto al Histórico Teatro Morelos, donde se celebró la Soberana Convención Revolucionaria de 1914 y donde estuvieron personajes célebres como Francisco Villa, Alvaro Obregón, entre otros.



Al pasar del tiempo y con las construcciones aledañas el teatro fue perdiendo presencia urbana, ya que los edificios contiguos en el siglo XX fueron creciendo hasta el punto incluso de tener una altura mayor a la del teatro Morelos. De ahí surge entonces la idea central que es recuperar la presencia urbano-arquitectónica del teatro y además crear un espacio de convivencia y foro para la ciudadanía. 



El proyecto compositivamente corresponde a la altura original del conjunto urbano en el siglo XIX, y fue construido en el mismo lugar donde se encontraba el antiguo portal de Jesús, demolido a mediados del siglo XIX. Se recobraron las alturas históricas originales, que junto al antiguo portal, sirvieron de base rítmica y espacial para el nuevo diseño, generando un nuevo portal que diera sombra a los visitantes, así como de un espacio promotor de la convivencia.

La obra es el resultado de la armonía entre distintas disciplinas como el urbanismo, la arquitectura y el arte. La unión de estas disciplinas tenía como objetivo final crear una atmosfera donde la transición del espacio abierto al contenido, el dibujo de la sombra, el sonido del agua, y la escala fueran capaces de crear un espacio sensorialmente expresivo y cambiante de acuerdo a la hora del día y el año. 



Esta simbiosis de arquitectura y arte se entrelazan creando un espacio armónico bajo la luz y la sombra del perfil de las jacarandas, mismas que sirvieron de inspiración para el trazado de la cubierta y el cilindro en el que está representada la hoja, la rama, y la flor de éste árbol. La combinación de estos elementos dispuestos como una celosía o parasol, proyectan sombras que se transforman continuamente sobre los pisos y muros.




 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...



Arquitecto:
Pedro Ramírez Vázquez 
Ubicación: Ciudad de México, México 
Equipo de diseño: José Luis Benlliure, Pedro Ramírez Vázquez, Alejandro Schoenhofer, fray Gabriel Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin
Referencias: arquidiocesismexico, Catholic.net, Virgendeguadalupe.mx, Crónica.com.mx,
Año Proyecto: 1974
Fotografías: Oscar Ruiz 

La nueva Basílica de Santa María Guadalupe, finalizada el año 1976, ocupa un área de 10 mil metros cuadrados y es el más grande recinto de la devoción católica en 
México. Fue construida a raíz de la necesidad de albergar a la imagen de la Virgen de Guadalupe y permitir el acceso de una mayor cantidad de peregrinos ya que la inestabilidad del antiguo templo lo había vuelto peligroso para su uso. De planta circular, esta obra fue construida con hormigón armado para la estructura de la cubierta, y con láminas de cobre para su recubrimiento, las que al estar oxidadas le otorgan el característico color verde.



El nuevo edificio fue diseñado por los arquitectos: 
Pedro Ramírez Vázquez
, José Luis Benlliure, Alejandro Schoenhofer, fray Gabriel Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin.  Para su inauguración, el 12 de octubre de 1976 se consagró como la casa más moderna de Santa María de Guadalupe. 



La forma que sigue la arquitectura responde a su principal función: la de acoger a los miles y miles de peregrinos que vienen desde todas partes del mundo a visitarla. El proyecto comprendía una nave central con un claro de 63 metros que elimina columnas intermedias, dos capillas grandes, nueve pequeñas, un sótano y varios niveles para oficinas y dormitorios.



La basílica se hizo de base circular y libre de apoyos, con 100 metros de diámetro, para que el mayor número de visitantes pudiera participar de las celebraciones litúrgicas y, por otro lado, hacer posible que la imagen de la Virgen de Guadalupe se pueda apreciar desde todos los puntos interiores de la basílica. Dicha imagen se encuentra detrás del altar, bajo una cruz de importantes dimensiones, en un muro con acabado similar al plafón. 



Para una mejor visibilidad de la imagen, se ha construido una pasarela por debajo del altar con bandas transportadoras, que permite que los visitantes la puedan apreciar de la mejor forma posible. El altar tiene un acabado diferente, realizado en mármol y está a varios niveles sobre la asamblea, con el objetivo de resaltar ese sector de la planta.



La cubierta, por su parte, al ser como una gran carpa, recuerda la tienda que usaban los judíos en su peregrinar por el desierto y es, al mismo tiempo, símbolo del manto de la Virgen, que protege a quien la visita. La gran columna que le sirve de eje tiene 42 metros de altura, y en su interior se encuentran las oficinas administrativas de la Basílica.



En el interior de este templo caben 10,000 personas, ubicadas en la parte central y en las nueve capillas del piso superior, que en caso necesario, pueden prestarse para ceremonias distintas a la del altar mayor. Desde la capilla abierta del segundo piso, que se dirige hacia el atrio recordando a las que utilizaban los primeros frailes durante el siglo XVI, el número de asistentes se aumenta a un total de 50, 000. En el sótano de la Basílica están las criptas, con más de 15,000 nichos y 10 capillas para recordar a los difuntos que ahí descansan. 

En 2009, la basílica fue señalada como el principal destino religioso a nivel mundial, de acuerdo con la Oficina Española de Turismo. Debido al crecimiento exponencial de los fieles, el 12 de octubre de 2011 se inauguró la plaza Mariana, diseñada para atender a las casi 3,000 peregrinaciones organizadas que se realizan anualmente.

 

 



Arquitectos: 
ArkylabMauricio Ruiz
Ubicación: Aguascalientes, Mexico
Arquitecto a cargo: Luis Morán, Mauricio Ruiz
Gestión del proyecto: CB Richard Ellis
Colaboradores: Christian Mujica, Omar Padilla, Cynthia López, Hector Paredes, Elena González, Nancy Jiménez y Hugo Lamas
Año proyecto: 2012
Fotografia: 
Oscar Hernández


Descripción del proyecto: En una topografía accidentada que además presenta una condición de altura con respecto de la ciudad se plantea el desarrollo del proyecto para el estadio de futbol soccer y futbol americano para el Tec de Monterrey dentro del campus Aguascalientes.


 

Partiendo de la paradoja de integración e impacto de un objeto arquitectónico sobre un contexto natural, se plantea el cuestionamiento:
¿Cómo desarrollar esta simbiosis natural-artificial?



Si vemos que el impacto perceptual de un objeto arquitectónico radica en su densidad sobre el plano contextual, en este caso natural se opta por desfragmentarlo y esparcirlo a lo largo de su topografía cumpliendo sus funciones intrínsecas, es entonces cuando gesta un paisaje nuevo hibridado de elementos monolíticos insertados en el sitio.



(Si la respuesta está en función del impacto perceptual que deberá tener un objeto arquitectónico sobre un medio contextual natural con tal riqueza y éste está determinado por su densidad o masividad, con su capacidad dialógica, se opta luego entonces por fragmentarlo, esparcirlo a lo largo de toda su topografía, como si de elementos enraizados parte de la misma lógica natural del sitio se tratara, para gestar entonces un paisaje nuevo, hibridado a partir de elementos monolíticos insertados.



Rechazando la idea de grandes planchas depredadoras se genera un entorno equilibrado que permite disfrutar de la función original en un marco de aire fresco de filtros naturales con un telón de fondo que domina la ciudad.)








Con información de Archdaily 

 



Iniciativa:
Gobierno del Estado de Aguascalientes 
Arquitectos: 
Arq. Arturo Revilla Guerra
Ubicación: Aguascalientes, México 
Equipo de diseño: 
Arq. Arturo Revilla Guerra, M. en Arq. José Luis Jiménez García (SICOM), Jan Hendrix
Área: 1,430 m2
Año de Proyecto: 2015
Fotografia: Oscar Hernández 

Descripción del Proyecto: La obra se encuentra articulada en el centro histórico de la ciudad de 
Aguascalientes, junto al Histórico Teatro Morelos, donde se celebró la Soberana Convención Revolucionaria de 1914 y donde estuvieron personajes célebres como Francisco Villa, Alvaro Obregón, entre otros.



Al pasar del tiempo y con las construcciones aledañas el teatro fue perdiendo presencia urbana, ya que los edificios contiguos en el siglo XX fueron creciendo hasta el punto incluso de tener una altura mayor a la del teatro Morelos. De ahí surge entonces la idea central que es recuperar la presencia urbano-arquitectónica del teatro y además crear un espacio de convivencia y foro para la ciudadanía. 



El proyecto compositivamente corresponde a la altura original del conjunto urbano en el siglo XIX, y fue construido en el mismo lugar donde se encontraba el antiguo portal de Jesús, demolido a mediados del siglo XIX. Se recobraron las alturas históricas originales, que junto al antiguo portal, sirvieron de base rítmica y espacial para el nuevo diseño, generando un nuevo portal que diera sombra a los visitantes, así como de un espacio promotor de la convivencia.

La obra es el resultado de la armonía entre distintas disciplinas como el urbanismo, la arquitectura y el arte. La unión de estas disciplinas tenía como objetivo final crear una atmosfera donde la transición del espacio abierto al contenido, el dibujo de la sombra, el sonido del agua, y la escala fueran capaces de crear un espacio sensorialmente expresivo y cambiante de acuerdo a la hora del día y el año. 



Esta simbiosis de arquitectura y arte se entrelazan creando un espacio armónico bajo la luz y la sombra del perfil de las jacarandas, mismas que sirvieron de inspiración para el trazado de la cubierta y el cilindro en el que está representada la hoja, la rama, y la flor de éste árbol. La combinación de estos elementos dispuestos como una celosía o parasol, proyectan sombras que se transforman continuamente sobre los pisos y muros.