Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey




Arquitectos: UNStudio 
Ubicación: Stuttgart, Alemania
Año Proyecto: 2006

El museo Mercedes-Benz se construyó en dos años y medio, su concepto pertenece a un estilo innovador y futurista, llevando más allá de la historia, pues se encuentra cerca de la planta principal de Mercedes-Benz en Stuttgart-Untertürkheim.
El diseño a cargo de UNStudio, conserva la modernidad de la marca y la plasma en la construcción, en forma de trébol se entrelazan dos rampas pertenecientes a las salas de exhibición y los cuales son los caminos principales para los espectadores.
Con nueve planos de una superficie total de 16,500 metros cuadrados, los cuales les dio albergue a 160 vehículos y a más de 1.500 objetos, distribuidos a lo largo de dos recorridos principales.
Este museo tiene una superficie básica de 4.800 metros cuadrados, una altura de 47,5 metros y un volumen interior edificado de 210.000 metros cúbicos.
En su construcción se empleó más de 110.000 toneladas de hormigón, al igual que se utilizaron chapas de aluminio y cristal. Las rampas están revestidas de parquet de madera cortada de tope de color oscuro. El cristal y el aluminio se hacen presentes en alrededor de la subestructura de concreto en líneas horizontales inclinadas.
El acceso es una amplia explanada con escalones y una plaza al aire libre de granito, en donde se les da la bienvenida en una selección de turismos Mercedes-Benz de anteriores generaciones con una iluminación realmente espectacular.
En el mismo recinto se presentan vehículos históricos y actuales, lo cual sirve para lograr una conexión lógica entre el museo y la zona de exposición.

 




El diseño del Museo de Suzhou está inspirado en la arquitectura tradicional de Suzhou con el uso de paredes de yeso encaladas, techos de tejas de arcilla gris oscuro y una intrincada arquitectura de jardín.

Los pliegues ondulados de las geometrías, junto con una paleta familiar para la región de Suzhou, se convierten en un híbrido único que representa la ambición del arquitecto de volver a imaginar la lengua vernácula de Suzhou y China
 en un contexto contemporáneo.

Elementos como la simetría, la geometría y el enfoque en las líneas se comparten tanto en las tradiciones chinas como en las modernistas. Los muros exteriores están acentuados y resaltados con las líneas grises que definen la figura del edificio, al igual que la caligrafía tradicional.

La síntesis también se refleja en el diseño general del terreno, donde la planta presenta un diseño rectangular que envuelve un patio central de agua con una glorieta en el medio, organizado por un eje central de simetría.

La planta del hall central presenta una serie dinámica de pliegues geométricos que comienza con una figura octogonal y asciende gradualmente hacia la cima del techo, modulada en el medio por triángulos, diamantes y rectángulos, haciendo eco de los techos plegados de la arquitectura tradicional, al tiempo que aporta una gran cantidad de luz natural al interior del edificio.

El diseño del Museo de Arte se organiza en torno a una serie de jardines y patios que median entre el edificio y el entorno que lo rodea. 



El patio de agua, cuando se pone en contexto con el tejido urbano extendido, forma una figura que completa la composición. Las salas de exposiciones están organizadas alrededor de una secuencia de claustros para formar una red cerrada que crea privacidad e intimidad para el patio
 interno mientras modula las vistas. Está organizado y conectado por un conjunto de puentes de mampostería que rodean una glorieta en el centro, igual que en el caso de un jardín chino tradicional.



El patio
 central de agua también cuenta con una versión contemporánea de las rocas del jardín, la naturaleza estratificada de estas rocas forma un conjunto de sombras y siluetas matizadas contra la pared posterior blanca, que recuerdan a la tradicional pintura a tinta china, en la que picos abstractos de montañas se superponen a un pedazo de papel blanco.

El Museo de Suzhou es el tercer proyecto de Pei en China
 continental, después del Hotel Fragrant Hills (1982) y la sede del Banco de China
 en Beijing (2001).

 



Arquitectos:
 Balkrishna Doshi

Ubicación: Ahmedabad, India
Área construida: 473 m2
Año Proyecto: 1981 

Descripción del proyecto: Se compone de una serie de bóvedas, revestidas en mosaicos de porcelana, así como un pequeño anfiteatro cubierto de vegetación y detalles de agua en movimiento. Sangath es una combinación integral de las inquietudes arquitectónicas, desarrolladas por Doshi en sus trabajos anteriores, incluyendo desarrollo de interiores y estructuras complejas, bordes ambiguos, bóvedas y terrazas.  

Al entrar en el complejo, uno ve inmediatamente la silueta de una bóveda deteniéndose detrás de una pared exterior, además de una pequeña vista del interior, presente a través de un pequeño corte en la superficie.



El camino gira y obliga al ocupante a alejarse del eje norte-sur y junto a las paredes elevadas del jardín. Ahora visibles en perspectiva, las bóvedas comienzan a retroceder en el fondo por encima del anfiteatro cubierto de vegetación, dejando los canales de agua y jardines en primer plano. Al pasar por los estanques reflectantes que capturan las bóvedas en aguas tranquilas, la entrada se hace evidente. Se encuentra al final de una vista en ángulo hacia las bóvedas.



La entrada principal  lleva al visitante unos pocos pasos dentro de la bóveda y propone la opción de subir un tramo de escaleras en una altura de tres pisos, o pasar por un pequeño pasillo junto a la oficina de Doshi y entrar al salón principal de dibujo. Aquí el plano del techo se eleva a medida que el habitante experimenta cómo se entrelazan los espacios de altura múltiple, creándose compresión y liberación entre ellos.

La parte inferior de la bóveda en la sala de dibujo principal está terminada con un concreto texturizado que dispersó la luz natural en el espacio. Al final del pasillo se encuentra la abertura vista desde la entrada del sitio y uno recupera su sentido de lugar a lo largo del eje principal.


La forma general exagera los detalles de la naturaleza con sus montículos rodantes, espacios en forma de cueva, terrazas, canales de agua lúdicos y superficies reflectantes. El agua de las lluvias, se canaliza a través del sitio por las resbaladizas bóvedas redondas y los abrevaderos.


Los espacios interiores hundidos están aislados por arcilla dentro de la estructura. El calor del sol se reduce por los montículos de hierba y el mosaico blanco reflectante de porcelana que cubre cada bóveda. La luz natural también se filtra en los espacios interiores durante el día, mientras que la luna se refleja en los estanques y en los mosaicos de porcelana de la noche.

Junto con las conexiones naturales, Sangath mantiene conexiones con la cultura de la India. El diseño se asemeja a la forma en que un templo desarrolla una serie de etapas en una plataforma final, mientras que la forma imita vagamente la audacia de una estupa.

 
 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...



Arquitectos: UNStudio 
Ubicación: Stuttgart, Alemania
Año Proyecto: 2006

El museo Mercedes-Benz se construyó en dos años y medio, su concepto pertenece a un estilo innovador y futurista, llevando más allá de la historia, pues se encuentra cerca de la planta principal de Mercedes-Benz en Stuttgart-Untertürkheim.
El diseño a cargo de UNStudio, conserva la modernidad de la marca y la plasma en la construcción, en forma de trébol se entrelazan dos rampas pertenecientes a las salas de exhibición y los cuales son los caminos principales para los espectadores.
Con nueve planos de una superficie total de 16,500 metros cuadrados, los cuales les dio albergue a 160 vehículos y a más de 1.500 objetos, distribuidos a lo largo de dos recorridos principales.
Este museo tiene una superficie básica de 4.800 metros cuadrados, una altura de 47,5 metros y un volumen interior edificado de 210.000 metros cúbicos.
En su construcción se empleó más de 110.000 toneladas de hormigón, al igual que se utilizaron chapas de aluminio y cristal. Las rampas están revestidas de parquet de madera cortada de tope de color oscuro. El cristal y el aluminio se hacen presentes en alrededor de la subestructura de concreto en líneas horizontales inclinadas.
El acceso es una amplia explanada con escalones y una plaza al aire libre de granito, en donde se les da la bienvenida en una selección de turismos Mercedes-Benz de anteriores generaciones con una iluminación realmente espectacular.
En el mismo recinto se presentan vehículos históricos y actuales, lo cual sirve para lograr una conexión lógica entre el museo y la zona de exposición.

 




El diseño del Museo de Suzhou está inspirado en la arquitectura tradicional de Suzhou con el uso de paredes de yeso encaladas, techos de tejas de arcilla gris oscuro y una intrincada arquitectura de jardín.

Los pliegues ondulados de las geometrías, junto con una paleta familiar para la región de Suzhou, se convierten en un híbrido único que representa la ambición del arquitecto de volver a imaginar la lengua vernácula de Suzhou y China
 en un contexto contemporáneo.

Elementos como la simetría, la geometría y el enfoque en las líneas se comparten tanto en las tradiciones chinas como en las modernistas. Los muros exteriores están acentuados y resaltados con las líneas grises que definen la figura del edificio, al igual que la caligrafía tradicional.

La síntesis también se refleja en el diseño general del terreno, donde la planta presenta un diseño rectangular que envuelve un patio central de agua con una glorieta en el medio, organizado por un eje central de simetría.

La planta del hall central presenta una serie dinámica de pliegues geométricos que comienza con una figura octogonal y asciende gradualmente hacia la cima del techo, modulada en el medio por triángulos, diamantes y rectángulos, haciendo eco de los techos plegados de la arquitectura tradicional, al tiempo que aporta una gran cantidad de luz natural al interior del edificio.

El diseño del Museo de Arte se organiza en torno a una serie de jardines y patios que median entre el edificio y el entorno que lo rodea. 



El patio de agua, cuando se pone en contexto con el tejido urbano extendido, forma una figura que completa la composición. Las salas de exposiciones están organizadas alrededor de una secuencia de claustros para formar una red cerrada que crea privacidad e intimidad para el patio
 interno mientras modula las vistas. Está organizado y conectado por un conjunto de puentes de mampostería que rodean una glorieta en el centro, igual que en el caso de un jardín chino tradicional.



El patio
 central de agua también cuenta con una versión contemporánea de las rocas del jardín, la naturaleza estratificada de estas rocas forma un conjunto de sombras y siluetas matizadas contra la pared posterior blanca, que recuerdan a la tradicional pintura a tinta china, en la que picos abstractos de montañas se superponen a un pedazo de papel blanco.

El Museo de Suzhou es el tercer proyecto de Pei en China
 continental, después del Hotel Fragrant Hills (1982) y la sede del Banco de China
 en Beijing (2001).

 



Arquitectos:
 Balkrishna Doshi

Ubicación: Ahmedabad, India
Área construida: 473 m2
Año Proyecto: 1981 

Descripción del proyecto: Se compone de una serie de bóvedas, revestidas en mosaicos de porcelana, así como un pequeño anfiteatro cubierto de vegetación y detalles de agua en movimiento. Sangath es una combinación integral de las inquietudes arquitectónicas, desarrolladas por Doshi en sus trabajos anteriores, incluyendo desarrollo de interiores y estructuras complejas, bordes ambiguos, bóvedas y terrazas.  

Al entrar en el complejo, uno ve inmediatamente la silueta de una bóveda deteniéndose detrás de una pared exterior, además de una pequeña vista del interior, presente a través de un pequeño corte en la superficie.



El camino gira y obliga al ocupante a alejarse del eje norte-sur y junto a las paredes elevadas del jardín. Ahora visibles en perspectiva, las bóvedas comienzan a retroceder en el fondo por encima del anfiteatro cubierto de vegetación, dejando los canales de agua y jardines en primer plano. Al pasar por los estanques reflectantes que capturan las bóvedas en aguas tranquilas, la entrada se hace evidente. Se encuentra al final de una vista en ángulo hacia las bóvedas.



La entrada principal  lleva al visitante unos pocos pasos dentro de la bóveda y propone la opción de subir un tramo de escaleras en una altura de tres pisos, o pasar por un pequeño pasillo junto a la oficina de Doshi y entrar al salón principal de dibujo. Aquí el plano del techo se eleva a medida que el habitante experimenta cómo se entrelazan los espacios de altura múltiple, creándose compresión y liberación entre ellos.

La parte inferior de la bóveda en la sala de dibujo principal está terminada con un concreto texturizado que dispersó la luz natural en el espacio. Al final del pasillo se encuentra la abertura vista desde la entrada del sitio y uno recupera su sentido de lugar a lo largo del eje principal.


La forma general exagera los detalles de la naturaleza con sus montículos rodantes, espacios en forma de cueva, terrazas, canales de agua lúdicos y superficies reflectantes. El agua de las lluvias, se canaliza a través del sitio por las resbaladizas bóvedas redondas y los abrevaderos.


Los espacios interiores hundidos están aislados por arcilla dentro de la estructura. El calor del sol se reduce por los montículos de hierba y el mosaico blanco reflectante de porcelana que cubre cada bóveda. La luz natural también se filtra en los espacios interiores durante el día, mientras que la luna se refleja en los estanques y en los mosaicos de porcelana de la noche.

Junto con las conexiones naturales, Sangath mantiene conexiones con la cultura de la India. El diseño se asemeja a la forma en que un templo desarrolla una serie de etapas en una plataforma final, mientras que la forma imita vagamente la audacia de una estupa.