Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey




Arquitectos:
 Isaac Broid Arquitecto 
Ubicación: Santiago de Querétaro, México 
Área: 700.00 m2
Año Proyecto: 2013
Fotografías: Yohihiro Koitani
Proveedores: Matecno 

Descripción del proyecto: Un bloque de concreto con pocas aberturas. Hacia el paisaje lejano y el campo de golf: una serie de cajas que enmarcan la vista hacia el infinito.



Cuerpos de acero oxidado, separadas entre sípara permitir que “lo natural” se introduzca dentro de la arquitectura o que esta se disuelva entre vegetación endógena, promoviendo que no exista un límite preciso entre “lo construido” y el paisaje, aun si este también está fabricado por el Hombre.



Lo mismo acontece en sección. La azotea de los espacios públicos se manifiesta como una continuación de lo vegetal circundante, permitiendo a los usuarios de la misma la sensación de que se encuentran dentro de un espacio abierto que rebasa los límites de la propiedad.







Fuente: Archdaily 

 
 



Arquitectos:
 Augusto H. Ávarez 
Ubicación: Ciudad de México, México 
Área: 
28000.0 m2
Año proyecto: 1956

La Torre Latinoamericana, diseñada por el arquitecto mexicano Augusto H. Álvarez, es un rascacielos que se ha convertido en emblemático para la Ciudad de México y justamente catalogada como monumento artístico por el INBA. Su estilo característico del movimiento moderno hace referencia a los rascacielos estadounidenses, como el Empire State Building de Nueva York, siendo éste su mayor influencia.



Su innovador sistema estructural y de cimentación, los cuales ayudaron sustancialmente al proyecto para alcanzar una altura de 182 metros y sus 44 pisos, así como su historia ante estar construida en una zona de alto riesgo sísmico, la han convertido en un ejemplo de innovación y todo un hito en la historia de la arquitectura e ingeniería mexicanas.

La construcción de la torre se inició en febrero de 1948 y terminada para el 30 de abril del año de 1956 con una altura final de 182 metros (la torre mide 138 m y la antena 44 m). En el terreno, de 1 171 m2, la Torre Latinoamericana se inauguró como el primer y más grande edificio en el mundo con fachada de vidrio y aluminio. 



Para lograr que la torre tuviera su altura oficial de 181.33 metros, se empleó una material muy ligero y resistente: el acero clasificado con la denominación 47, considerado como el más innovador en aquel entonces. 

Otras de las aportaciones que atrajo consigo la construcción de la torre fue el uso de un acristalamiento doble en las fachadas, material aislante térmico y acústico. También fue muy importante el abastecimiento y drenaje de agua, ya que fue la primera vez que en 
México se implementó una instalación hidráulica con tubería de cobre.



Este rascacielos cuenta con 43 pisos de oficinas y una antena desde donde se transmiten señales de radio y televisión. Asimismo esta torre nos ofrece un mirador en los tres últimos pisos de su estructura donde puede obtenerse excelentes vistas de la ciudad de 
México. Actualmente funciona como centro de oficinas de diversas empresas y alberga un museo en el piso 38.

Fue necesario hincar 361 pilotes especialmente diseñados, hasta una profundidad de 33 m para cimentar la torre. Se colocó una cimentación de concreto que permite que el edificio, literalmente "flote" en el subsuelo, independientemente del soporte que le proporcionan los pilotes.



Para soportar un peso total de edificio de 24.100 toneladas, se construyó una estructura rígida de acero con un peso de 3.200 toneladas; que dan forma a 3 sótanos y a sus 44 pisos con una superficie construida de 27.700 metros cuadrados de cristal y 3.200 metros de lámina acanalada de aluminio; la instalación sanitaria por sí sola pesa 50 toneladas y existen más de 4.000 lámparas para iluminación.

el sistema de inyección de agua bajo la cimentación, el cual es capaz de provocar empujes diferenciales y así compensar esfuerzos que tiendan a inclinar la estructura. Como la Ciudad se hunde más que los edificios cimentados sobre la capa dura, se previó en la losa de la planta baja un sistema para poder bajarla y así evitar un desnivel con la banqueta.



Gracias a su construcción con estructura de acero y pilotes profundos, que fueron necesarios dada la frecuencia de sismos en la Ciudad de 
México
, y la composición lodosa del suelo que hace complicada la construcción sobre ese terreno, recibió el premio del American Institute of Steel Construction (Instituto Americano de la Construcción de Acero), por ser el edificio más alto que jamás haya sido expuesto a una enorme fuerza sísmica. Toda la estructura metálica de la torre fue remachada a mano en cada junta mediante obra de mano mexicana.

Actualmente se le considera uno de los edificios más seguros de la ciudad y del mundo, ya que ha sobrevivido a tres fuertes terremotos y esto lo convierte en una ubicación potencialmente peligrosa.

Con información de Archadaily 

 
 


Arquitectos: Adamo Boari - Federico E. Mariscal

Ubicación: Ciudad de México
Año Proyecto: 1934
El Palacio de Bellas Artes inició su construcción en 1904, durante el gobierno de Porfirio Díaz, quien buscaba representar su lema “Orden y progreso” en un edificio que pudiera estar terminado para los festejos del Centenario de la Independencia en 1910.
Esta infraestructura fue diseñada por el arquitecto italiano Adamo Boari, quien se encargo de diseñar un edificio con estilos mezclado de Art Nouveau y Art Decó.

El material utilizado para su construcción fue el acero, concreto y mármol blanco esto fue para la fachada y para el interior fueron mármoles mexicanos en diversas tonalidades.
Este obra arquitectónica se construyó en 2 etapas, la primera etapa fue de 1904 al 1913 la cual fue interrumpida por el inicio de la Revolución Mexicana.

La segunda etapa comenzó en 1932 y fue encabezado por el arquitecto Federico E. Mariscal modificando algunos detalles del diseño que Adamo Boari había realizado para que se adaptará en eso momento a las necesidades culturales, para después ser inaugurado el 29 de septiembre de 1934 por el entonces presidente de México Abelardo Rodríguez.

El Palacio de Bellas Artes se levantó sobre una plataforma flotante con el fin de que no se hundiera, con una altura de 53 metros hasta el espiral, cuenta con 4 pisos y un estacionamiento.
Para su construcción se colocaron 27 columnas en las fachadas laterales, 23 de ellas fueron esculpidas y 2 para los 3 pórticos.

Entre los detalles se encuentra la construcción de pegasos con sus alas desplegadas sobre una gran base que rodean el águila azteca y cuatros mujeres tomadas de la mando que dan detalle y enfatizando a la cúpula central, estas esculturas representan Drama, Drama Lírico, Comedia y Tragedia.
En las puertas y ventanas se diseñaron elementos de flora y fauna de la cultura mexicana las cuales son: serpientes, hojas, tallos y palmas.
 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...



Arquitectos:
 Isaac Broid Arquitecto 
Ubicación: Santiago de Querétaro, México 
Área: 700.00 m2
Año Proyecto: 2013
Fotografías: Yohihiro Koitani
Proveedores: Matecno 

Descripción del proyecto: Un bloque de concreto con pocas aberturas. Hacia el paisaje lejano y el campo de golf: una serie de cajas que enmarcan la vista hacia el infinito.



Cuerpos de acero oxidado, separadas entre sípara permitir que “lo natural” se introduzca dentro de la arquitectura o que esta se disuelva entre vegetación endógena, promoviendo que no exista un límite preciso entre “lo construido” y el paisaje, aun si este también está fabricado por el Hombre.



Lo mismo acontece en sección. La azotea de los espacios públicos se manifiesta como una continuación de lo vegetal circundante, permitiendo a los usuarios de la misma la sensación de que se encuentran dentro de un espacio abierto que rebasa los límites de la propiedad.







Fuente: Archdaily 

 
 



Arquitectos:
 Augusto H. Ávarez 
Ubicación: Ciudad de México, México 
Área: 
28000.0 m2
Año proyecto: 1956

La Torre Latinoamericana, diseñada por el arquitecto mexicano Augusto H. Álvarez, es un rascacielos que se ha convertido en emblemático para la Ciudad de México y justamente catalogada como monumento artístico por el INBA. Su estilo característico del movimiento moderno hace referencia a los rascacielos estadounidenses, como el Empire State Building de Nueva York, siendo éste su mayor influencia.



Su innovador sistema estructural y de cimentación, los cuales ayudaron sustancialmente al proyecto para alcanzar una altura de 182 metros y sus 44 pisos, así como su historia ante estar construida en una zona de alto riesgo sísmico, la han convertido en un ejemplo de innovación y todo un hito en la historia de la arquitectura e ingeniería mexicanas.

La construcción de la torre se inició en febrero de 1948 y terminada para el 30 de abril del año de 1956 con una altura final de 182 metros (la torre mide 138 m y la antena 44 m). En el terreno, de 1 171 m2, la Torre Latinoamericana se inauguró como el primer y más grande edificio en el mundo con fachada de vidrio y aluminio. 



Para lograr que la torre tuviera su altura oficial de 181.33 metros, se empleó una material muy ligero y resistente: el acero clasificado con la denominación 47, considerado como el más innovador en aquel entonces. 

Otras de las aportaciones que atrajo consigo la construcción de la torre fue el uso de un acristalamiento doble en las fachadas, material aislante térmico y acústico. También fue muy importante el abastecimiento y drenaje de agua, ya que fue la primera vez que en 
México se implementó una instalación hidráulica con tubería de cobre.



Este rascacielos cuenta con 43 pisos de oficinas y una antena desde donde se transmiten señales de radio y televisión. Asimismo esta torre nos ofrece un mirador en los tres últimos pisos de su estructura donde puede obtenerse excelentes vistas de la ciudad de 
México. Actualmente funciona como centro de oficinas de diversas empresas y alberga un museo en el piso 38.

Fue necesario hincar 361 pilotes especialmente diseñados, hasta una profundidad de 33 m para cimentar la torre. Se colocó una cimentación de concreto que permite que el edificio, literalmente "flote" en el subsuelo, independientemente del soporte que le proporcionan los pilotes.



Para soportar un peso total de edificio de 24.100 toneladas, se construyó una estructura rígida de acero con un peso de 3.200 toneladas; que dan forma a 3 sótanos y a sus 44 pisos con una superficie construida de 27.700 metros cuadrados de cristal y 3.200 metros de lámina acanalada de aluminio; la instalación sanitaria por sí sola pesa 50 toneladas y existen más de 4.000 lámparas para iluminación.

el sistema de inyección de agua bajo la cimentación, el cual es capaz de provocar empujes diferenciales y así compensar esfuerzos que tiendan a inclinar la estructura. Como la Ciudad se hunde más que los edificios cimentados sobre la capa dura, se previó en la losa de la planta baja un sistema para poder bajarla y así evitar un desnivel con la banqueta.



Gracias a su construcción con estructura de acero y pilotes profundos, que fueron necesarios dada la frecuencia de sismos en la Ciudad de 
México
, y la composición lodosa del suelo que hace complicada la construcción sobre ese terreno, recibió el premio del American Institute of Steel Construction (Instituto Americano de la Construcción de Acero), por ser el edificio más alto que jamás haya sido expuesto a una enorme fuerza sísmica. Toda la estructura metálica de la torre fue remachada a mano en cada junta mediante obra de mano mexicana.

Actualmente se le considera uno de los edificios más seguros de la ciudad y del mundo, ya que ha sobrevivido a tres fuertes terremotos y esto lo convierte en una ubicación potencialmente peligrosa.

Con información de Archadaily 

 
 


Arquitectos: Adamo Boari - Federico E. Mariscal

Ubicación: Ciudad de México
Año Proyecto: 1934
El Palacio de Bellas Artes inició su construcción en 1904, durante el gobierno de Porfirio Díaz, quien buscaba representar su lema “Orden y progreso” en un edificio que pudiera estar terminado para los festejos del Centenario de la Independencia en 1910.
Esta infraestructura fue diseñada por el arquitecto italiano Adamo Boari, quien se encargo de diseñar un edificio con estilos mezclado de Art Nouveau y Art Decó.

El material utilizado para su construcción fue el acero, concreto y mármol blanco esto fue para la fachada y para el interior fueron mármoles mexicanos en diversas tonalidades.
Este obra arquitectónica se construyó en 2 etapas, la primera etapa fue de 1904 al 1913 la cual fue interrumpida por el inicio de la Revolución Mexicana.

La segunda etapa comenzó en 1932 y fue encabezado por el arquitecto Federico E. Mariscal modificando algunos detalles del diseño que Adamo Boari había realizado para que se adaptará en eso momento a las necesidades culturales, para después ser inaugurado el 29 de septiembre de 1934 por el entonces presidente de México Abelardo Rodríguez.

El Palacio de Bellas Artes se levantó sobre una plataforma flotante con el fin de que no se hundiera, con una altura de 53 metros hasta el espiral, cuenta con 4 pisos y un estacionamiento.
Para su construcción se colocaron 27 columnas en las fachadas laterales, 23 de ellas fueron esculpidas y 2 para los 3 pórticos.

Entre los detalles se encuentra la construcción de pegasos con sus alas desplegadas sobre una gran base que rodean el águila azteca y cuatros mujeres tomadas de la mando que dan detalle y enfatizando a la cúpula central, estas esculturas representan Drama, Drama Lírico, Comedia y Tragedia.
En las puertas y ventanas se diseñaron elementos de flora y fauna de la cultura mexicana las cuales son: serpientes, hojas, tallos y palmas.