Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey




Arquitectos: Emery Roth & Sons, Minoru Yamasaki Associates

Ubicacación: Nueva York, Estados Unidos
Año Proyecto: 1976
Área: 1115000,00 m2
 
Las Torres Gemelas, fue una de las estructuras más reconocidas en la historia. Diseñado por el arquitecto japonés-estadounidense Minoru Yamasaki, tuvo el título del edificio más alto del mundo desde 1972 hasta 1974. Hasta su lamentable desaparición, el sitio del WTC era un destino importante, con una capacidad para 500,000 personas y 80,000 visitantes en un día laboral típico.

En 1962 Minoru Yamasaki fue seleccionado entre los 40 arquitectos considerados para diseñar el World Trade Center. Al comienzo del proyecto, Yamasaki Associates, que trabajaría con el arquitecto asociado Emery Roth & Sons, tenía una plantilla de 80 personas; el WTC dominaría la oficina hasta su finalización.



El complejo impactaría significativamente la trama urbana del barrio de Lower Manhattan, lo que generó una significativa controversia. El sitio de 6,88 hectáreas (17 acres) incorporaba 14 bloques pequeños e irregulares, albergando tiendas comerciales divididas por estrechos pasajes. Yamasaki, quien se consideró afortunado de que no hubiera edificios que valiera la pena salvar, vio esto como una gran oportunidad para demoler el sitio y crear un gran superbloque. El arquitecto esperaba que la transformación crearía un oasis de espacio público en una zona antes congestionada. Adicional a esta oportunidad, estaba el hecho que tres líneas del Metro de 
Nueva York
 convergían en este espacio. Para eliminar las calles, el ancho de tres de las avenidas perimetrales se triplicó y se ensancharon las veredas. 



La construcción del proyecto implicó grandes desafíos. Excavar un área de 152 x 305 metros fue difícil, pero el problema más grande fue la extracción de las napas subterráneas: dada la cercanía al río Hudson, el agua podía infiltrar las fundaciones de los rascacielos. Extraer el agua sería extremadamente caro y podría comprometer las fundaciones de edificios cercanos, así que la construcción utilizó un innovador método llamado Slurry Wall (muro de lodo), propuesto por el ingeniero Martin Kapp, consistió en una excavación perimetral encajada por muros impermeables de hormigón armado que evitaría fugas y un potencial colapso. 



Una plaza de algo más de 2 hectáreas rodeaba las Torres Gemelas e incluía un jardín pavimentado, bancos y un círculo de flores de 40 metros de diámetro. También se exponían esculturas de los artistas Fritz Koenig, Masayuki Nagare y James Rosati. Los dos rascacielos de 110 pisos albergaban principalmente espacio abierto para oficinas, pero también incluían un estacionamiento subterráneo para 2000 automóviles, un vestíbulo alto y una plataforma de observación. Las torres compartían una planta simple: un cuadrado de 63 x 63 metros, con esquinas ligeramente ‘achaflanadas’, que rodeaba un núcleo de 26 x 41 metros, compuesto por 47 columnas de acero. 



Los pisos de hormigón, de 10 centímetros de grosor, se disponían sobre plataformas de acero acanalado y eran soportados por una grilla prefabricada de 2 metros y 20 cm, que llevaba las cargas entre el núcleo y los muros exteriores, evitando la necesidad de columnas interiores para los espacios de oficinas.

Construidos como una estructura de tubo, los muros exteriores de las torres utilizaban vigas vierendeel. Cada fachada contenía 59 columnas de 43 cm en una grilla de 100 cm. Como resultado, las estrechas ventanas de 56 cm representaban solo el 30% de la envolvente. El uso de ventanas estrechas en estructuras altas era común en el trabajo de Yamasaki, ya que le tenía un enorme miedo a las alturas, sintiendo necesario que el diseño se adaptara a los oficinistas que pudieran experimentar una incomodidad similar. Las columnas exteriores fueron extruidas 30 cm más allá de los vidrios, sombreando gran parte de las ventanas y reduciendo el consumo de energía.



El World Trade Center se inauguró el 4 de abril de 1973 con un costo total de $ 900,000,000. Las Torres Gemelas fueron criticadas principalmente por su extrema escala. Yamasaki entendió que los proyectos masivos casi siempre son criticados al principio por modificar el paisaje y son apreciados a medida en que empiezan a resultar familiares. Abordando el sesgo antiurbano, Yamasaki explicó que con la extrema densidad de población y el valor de la tierra de Manhattan, la construcción vertical no solo es necesaria, sino que también brinda la oportunidad de liberar el espacio público que tanto se necesita. 



Las Torres Gemelas fueron finalmente destruidas como el objetivo principal de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. El antiguo sitio del World Trade Center, conocido como Ground Zero, fue demolido y ahora es el foco de una reconstrucción ambiciosa y de alto perfil, con el objetivo de presentar una visión progresiva a la vez que se honra la memoria del sitio.

 



Arquitecto: 
Luís Barragán
Ubicación: Ciudad Satélite, 53100 Naucalpan, Ciudad de México 
Año Proyecto: 1958

En el marco del ambicioso proyecto de Ciudad Satélite, un fraccionamiento de carácter residencial, encomendado al arquitecto Mario Pani al noreste de la ciudad de México, Luis Barragán, el año 1958, recibe de éste el encargo de realizar alguna fuente que sirviera de motivo distintivo de la entrada por la principal vía de acceso a la urbanización.

Para eso, este renombrado arquitecto mexicano proyectó junto al escultor Mathias Goeritz cinco torres de concreto, de planta triangular y diferentes colores y alturas (la más alta de 52 metros), con un carácter totalmente escultórico y la función primordial de que se pudieran destacar aún contemplados desde lo lejos y en movimiento.



Las cinco torres nacen verticales sobre una plaza ligeramente inclinada, prolongándose hacia lo alto a medida que el espectador se acerca. De esta manera se acentúa su verticalidad como agujas que se recortan en el cielo, pero con el contraste de su estriado horizontal que, además de una textura, le confieren cierta cualidad de fuerza en su percepción. 

De este modo, en los primeros días de marzo de 1958 las Torres de Satélite se inauguraron como símbolo de la naciente Ciudad Satélite, bajo el gobierno de Adolfo Ruiz Cortines. Recientemente, se ha propuesto que sean declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad ante la Unesco.

La obra es encarada como un experimento: una conjunción inseparable entre arquitectura y escultura. Barragán y Goeritz trabajan en un proyecto conceptual con unos enormes volúmenes ciegos, un ejercicio estético del paisaje contemplado (en movimiento) desde la carretera.

Así resulta un conjunto escultórico formado por cinco bloques de hormigón, con alturas que variables, implantadas de manera aparentemente aleatoria sobre una plancha de hormigón, dura y desprovista de cualquier otro elemento.

Las torres son edificaciones triangulares totalmente huecas y carentes de techo. Los prismas consiguen trampear su geometría a medida que el movimiento modifica su percepción; a veces como planos regulares, otras como líneas fugadas hacia el cielo: como vértices finos o como murallas pesadas.

Poseen la textura del encofrado del hormigón con estrías cada metro, que se consiguió aplicando las técnicas empleadas en la construcción de chimeneas industriales. Esto aumenta visualmente su altura. Principalmente, destacan por su intenso colorido. El empleo de colores brillantes, así como la disposición de las torres, la textura y su escala, integran lo mexicano con la devoción cosmopolita.



Las Torres han sufrido diversas modificaciones en sus colores. Los colores originales, fueron blanco, amarillo y ocre, de acuerdo a la inspiración que sus creadores encontraron en las torres de San Gimignano. Sin embargo, con motivo de las olimpiadas de 1968 fueron pintadas por idea de Mathias Goeritz con color anaranjado para contrastar con el azul del cielo. Luego, en el año 1989 fueron pintados los 6,644 metros cuadrados de su superficie, quedando dos torres blancas, una azul, una amarilla y una roja, por las empresas Nervión y Bayer de México. 

En 2008 fueron remozadas de nuevo por el Ayuntamiento de Naucalpan
 y donantes privados, retirando mediante disparos de espuma de poliuretano las capas de pintura anteriores y dándoles de nuevo sus colores originales. Además se instaló iluminación arquitectónica para destacar aún más estos hitos en Ciudad de México.



Arquitecto: 
Manuel Tolsá

Ubicación: Guadalajara, Jalisco, México 
Área: 
23, 447 mts2
Comienzo de construcción: 1805

El conjunto arquitectónico es único en su género porque, a diferencia de los centros análogos de su época, presenta una serie de elementos absolutamente originales, especialmente concebidos para satisfacer las necesidades de los asilados.

Son especialmente notables la sencillez de su trazado y sus dimensiones, así como la armonía lograda entre los edificios y los espacios al aire libre.”

A principios del siglo XX, la capilla estaba decorada con una magnífica serie de murales, que ahora se consideran algunas de las obras maestras del arte mexicano. Son obra de José Clemente Orozco, uno de los mejores muralistas mexicanos de la época.

Resultado de imagen para en que año se construyo el hospicio cabañas


El edificio es considerado una de las muestras más importantes de la arquitectura neoclásica en México. Se ubica en una superficie de 23 447 mts2. Presenta una planta simétrica que queda dividida por la cruz de su capilla mayor en estilo toscano amenizado por arcos tapiados
Su fachada se distingue por un frontón liso sostenido por seis columnas dóricas.

En un segundo plano destaca la cúpula de la capilla mayor sostenida por dos círculos concéntricos de columnas dóricas y jónicas, rematada por una linternilla de 5 metros de altura.


Resultado de imagen para en que año se construyo el hospicio cabañas

En su interior se encuentran 23 patios de distintos tamaños bordeados por 72 pasillos cubiertos y delimitados por arcos y columnas de estilo toscano, que comunican a los 126 cuartos que llegaron a albergar hasta 3000 niños.

Al fondo del edificio se destaca una segunda capilla, de mayor sobriedad que la primera y fue utilizada como refectorio del Hospicio. En 1980 es intervenido para convertirlo en un espacio dedicado a la difusión de las artes.


Imagen relacionada

Desde su inscripción al Consejo Internacional de Museos,   el Museo Cabañas ha iniciado una serie de modificaciones como parte de un proyecto de refuerzo y crecimiento, con el fin de albergar exposiciones de nivel internacional y de contribuir a la conservación y disfrute del patrimonio cultural e histórico. 

La autenticidad del complejo del Hospicio Cabañas es alta. Aunque ya no es un hospicio, su uso actual como el hogar del Instituto Cultural Cabañas y el Patrimonio Cultural de la Humanidad ha requerido un cambio mínimo en el diseño. Las modificaciones incluyeron la eliminación de las paredes para crear una gran sala de conferencias o teatro para albergar a 199 personas. Desde 1996, se ha trabajado para revertir los cambios en el ala de la cocina que datan de principios del siglo XX.

Resultado de imagen para interior del hospicio cabañas

Algunas intervenciones recientes que involucraron técnicas modernas y materiales necesarios para la preservación del conjunto se llevaron a cabo después de estudios exhaustivos. Un ejemplo de este trabajo es el refuerzo de la construcción del techo con el reemplazo de vigas de madera originales por estructuras metálicas. Además, las columnas que sostienen la cúpula de la capilla también se reforzaron en reconocimiento de los riesgos sísmicos de la región. Se requirió la estabilización de los murales en respuesta a la evidencia de que el yeso se separaba de las paredes de soporte.     

Resultado de imagen para interior del hospicio cabañas


Con información de Unesco.org 

 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...



Arquitectos: Emery Roth & Sons, Minoru Yamasaki Associates

Ubicacación: Nueva York, Estados Unidos
Año Proyecto: 1976
Área: 1115000,00 m2
 
Las Torres Gemelas, fue una de las estructuras más reconocidas en la historia. Diseñado por el arquitecto japonés-estadounidense Minoru Yamasaki, tuvo el título del edificio más alto del mundo desde 1972 hasta 1974. Hasta su lamentable desaparición, el sitio del WTC era un destino importante, con una capacidad para 500,000 personas y 80,000 visitantes en un día laboral típico.

En 1962 Minoru Yamasaki fue seleccionado entre los 40 arquitectos considerados para diseñar el World Trade Center. Al comienzo del proyecto, Yamasaki Associates, que trabajaría con el arquitecto asociado Emery Roth & Sons, tenía una plantilla de 80 personas; el WTC dominaría la oficina hasta su finalización.



El complejo impactaría significativamente la trama urbana del barrio de Lower Manhattan, lo que generó una significativa controversia. El sitio de 6,88 hectáreas (17 acres) incorporaba 14 bloques pequeños e irregulares, albergando tiendas comerciales divididas por estrechos pasajes. Yamasaki, quien se consideró afortunado de que no hubiera edificios que valiera la pena salvar, vio esto como una gran oportunidad para demoler el sitio y crear un gran superbloque. El arquitecto esperaba que la transformación crearía un oasis de espacio público en una zona antes congestionada. Adicional a esta oportunidad, estaba el hecho que tres líneas del Metro de 
Nueva York
 convergían en este espacio. Para eliminar las calles, el ancho de tres de las avenidas perimetrales se triplicó y se ensancharon las veredas. 



La construcción del proyecto implicó grandes desafíos. Excavar un área de 152 x 305 metros fue difícil, pero el problema más grande fue la extracción de las napas subterráneas: dada la cercanía al río Hudson, el agua podía infiltrar las fundaciones de los rascacielos. Extraer el agua sería extremadamente caro y podría comprometer las fundaciones de edificios cercanos, así que la construcción utilizó un innovador método llamado Slurry Wall (muro de lodo), propuesto por el ingeniero Martin Kapp, consistió en una excavación perimetral encajada por muros impermeables de hormigón armado que evitaría fugas y un potencial colapso. 



Una plaza de algo más de 2 hectáreas rodeaba las Torres Gemelas e incluía un jardín pavimentado, bancos y un círculo de flores de 40 metros de diámetro. También se exponían esculturas de los artistas Fritz Koenig, Masayuki Nagare y James Rosati. Los dos rascacielos de 110 pisos albergaban principalmente espacio abierto para oficinas, pero también incluían un estacionamiento subterráneo para 2000 automóviles, un vestíbulo alto y una plataforma de observación. Las torres compartían una planta simple: un cuadrado de 63 x 63 metros, con esquinas ligeramente ‘achaflanadas’, que rodeaba un núcleo de 26 x 41 metros, compuesto por 47 columnas de acero. 



Los pisos de hormigón, de 10 centímetros de grosor, se disponían sobre plataformas de acero acanalado y eran soportados por una grilla prefabricada de 2 metros y 20 cm, que llevaba las cargas entre el núcleo y los muros exteriores, evitando la necesidad de columnas interiores para los espacios de oficinas.

Construidos como una estructura de tubo, los muros exteriores de las torres utilizaban vigas vierendeel. Cada fachada contenía 59 columnas de 43 cm en una grilla de 100 cm. Como resultado, las estrechas ventanas de 56 cm representaban solo el 30% de la envolvente. El uso de ventanas estrechas en estructuras altas era común en el trabajo de Yamasaki, ya que le tenía un enorme miedo a las alturas, sintiendo necesario que el diseño se adaptara a los oficinistas que pudieran experimentar una incomodidad similar. Las columnas exteriores fueron extruidas 30 cm más allá de los vidrios, sombreando gran parte de las ventanas y reduciendo el consumo de energía.



El World Trade Center se inauguró el 4 de abril de 1973 con un costo total de $ 900,000,000. Las Torres Gemelas fueron criticadas principalmente por su extrema escala. Yamasaki entendió que los proyectos masivos casi siempre son criticados al principio por modificar el paisaje y son apreciados a medida en que empiezan a resultar familiares. Abordando el sesgo antiurbano, Yamasaki explicó que con la extrema densidad de población y el valor de la tierra de Manhattan, la construcción vertical no solo es necesaria, sino que también brinda la oportunidad de liberar el espacio público que tanto se necesita. 



Las Torres Gemelas fueron finalmente destruidas como el objetivo principal de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. El antiguo sitio del World Trade Center, conocido como Ground Zero, fue demolido y ahora es el foco de una reconstrucción ambiciosa y de alto perfil, con el objetivo de presentar una visión progresiva a la vez que se honra la memoria del sitio.

 



Arquitecto: 
Luís Barragán
Ubicación: Ciudad Satélite, 53100 Naucalpan, Ciudad de México 
Año Proyecto: 1958

En el marco del ambicioso proyecto de Ciudad Satélite, un fraccionamiento de carácter residencial, encomendado al arquitecto Mario Pani al noreste de la ciudad de México, Luis Barragán, el año 1958, recibe de éste el encargo de realizar alguna fuente que sirviera de motivo distintivo de la entrada por la principal vía de acceso a la urbanización.

Para eso, este renombrado arquitecto mexicano proyectó junto al escultor Mathias Goeritz cinco torres de concreto, de planta triangular y diferentes colores y alturas (la más alta de 52 metros), con un carácter totalmente escultórico y la función primordial de que se pudieran destacar aún contemplados desde lo lejos y en movimiento.



Las cinco torres nacen verticales sobre una plaza ligeramente inclinada, prolongándose hacia lo alto a medida que el espectador se acerca. De esta manera se acentúa su verticalidad como agujas que se recortan en el cielo, pero con el contraste de su estriado horizontal que, además de una textura, le confieren cierta cualidad de fuerza en su percepción. 

De este modo, en los primeros días de marzo de 1958 las Torres de Satélite se inauguraron como símbolo de la naciente Ciudad Satélite, bajo el gobierno de Adolfo Ruiz Cortines. Recientemente, se ha propuesto que sean declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad ante la Unesco.

La obra es encarada como un experimento: una conjunción inseparable entre arquitectura y escultura. Barragán y Goeritz trabajan en un proyecto conceptual con unos enormes volúmenes ciegos, un ejercicio estético del paisaje contemplado (en movimiento) desde la carretera.

Así resulta un conjunto escultórico formado por cinco bloques de hormigón, con alturas que variables, implantadas de manera aparentemente aleatoria sobre una plancha de hormigón, dura y desprovista de cualquier otro elemento.

Las torres son edificaciones triangulares totalmente huecas y carentes de techo. Los prismas consiguen trampear su geometría a medida que el movimiento modifica su percepción; a veces como planos regulares, otras como líneas fugadas hacia el cielo: como vértices finos o como murallas pesadas.

Poseen la textura del encofrado del hormigón con estrías cada metro, que se consiguió aplicando las técnicas empleadas en la construcción de chimeneas industriales. Esto aumenta visualmente su altura. Principalmente, destacan por su intenso colorido. El empleo de colores brillantes, así como la disposición de las torres, la textura y su escala, integran lo mexicano con la devoción cosmopolita.



Las Torres han sufrido diversas modificaciones en sus colores. Los colores originales, fueron blanco, amarillo y ocre, de acuerdo a la inspiración que sus creadores encontraron en las torres de San Gimignano. Sin embargo, con motivo de las olimpiadas de 1968 fueron pintadas por idea de Mathias Goeritz con color anaranjado para contrastar con el azul del cielo. Luego, en el año 1989 fueron pintados los 6,644 metros cuadrados de su superficie, quedando dos torres blancas, una azul, una amarilla y una roja, por las empresas Nervión y Bayer de México. 

En 2008 fueron remozadas de nuevo por el Ayuntamiento de Naucalpan
 y donantes privados, retirando mediante disparos de espuma de poliuretano las capas de pintura anteriores y dándoles de nuevo sus colores originales. Además se instaló iluminación arquitectónica para destacar aún más estos hitos en Ciudad de México.



Arquitecto: 
Manuel Tolsá

Ubicación: Guadalajara, Jalisco, México 
Área: 
23, 447 mts2
Comienzo de construcción: 1805

El conjunto arquitectónico es único en su género porque, a diferencia de los centros análogos de su época, presenta una serie de elementos absolutamente originales, especialmente concebidos para satisfacer las necesidades de los asilados.

Son especialmente notables la sencillez de su trazado y sus dimensiones, así como la armonía lograda entre los edificios y los espacios al aire libre.”

A principios del siglo XX, la capilla estaba decorada con una magnífica serie de murales, que ahora se consideran algunas de las obras maestras del arte mexicano. Son obra de José Clemente Orozco, uno de los mejores muralistas mexicanos de la época.

Resultado de imagen para en que año se construyo el hospicio cabañas


El edificio es considerado una de las muestras más importantes de la arquitectura neoclásica en México. Se ubica en una superficie de 23 447 mts2. Presenta una planta simétrica que queda dividida por la cruz de su capilla mayor en estilo toscano amenizado por arcos tapiados
Su fachada se distingue por un frontón liso sostenido por seis columnas dóricas.

En un segundo plano destaca la cúpula de la capilla mayor sostenida por dos círculos concéntricos de columnas dóricas y jónicas, rematada por una linternilla de 5 metros de altura.


Resultado de imagen para en que año se construyo el hospicio cabañas

En su interior se encuentran 23 patios de distintos tamaños bordeados por 72 pasillos cubiertos y delimitados por arcos y columnas de estilo toscano, que comunican a los 126 cuartos que llegaron a albergar hasta 3000 niños.

Al fondo del edificio se destaca una segunda capilla, de mayor sobriedad que la primera y fue utilizada como refectorio del Hospicio. En 1980 es intervenido para convertirlo en un espacio dedicado a la difusión de las artes.


Imagen relacionada

Desde su inscripción al Consejo Internacional de Museos,   el Museo Cabañas ha iniciado una serie de modificaciones como parte de un proyecto de refuerzo y crecimiento, con el fin de albergar exposiciones de nivel internacional y de contribuir a la conservación y disfrute del patrimonio cultural e histórico. 

La autenticidad del complejo del Hospicio Cabañas es alta. Aunque ya no es un hospicio, su uso actual como el hogar del Instituto Cultural Cabañas y el Patrimonio Cultural de la Humanidad ha requerido un cambio mínimo en el diseño. Las modificaciones incluyeron la eliminación de las paredes para crear una gran sala de conferencias o teatro para albergar a 199 personas. Desde 1996, se ha trabajado para revertir los cambios en el ala de la cocina que datan de principios del siglo XX.

Resultado de imagen para interior del hospicio cabañas

Algunas intervenciones recientes que involucraron técnicas modernas y materiales necesarios para la preservación del conjunto se llevaron a cabo después de estudios exhaustivos. Un ejemplo de este trabajo es el refuerzo de la construcción del techo con el reemplazo de vigas de madera originales por estructuras metálicas. Además, las columnas que sostienen la cúpula de la capilla también se reforzaron en reconocimiento de los riesgos sísmicos de la región. Se requirió la estabilización de los murales en respuesta a la evidencia de que el yeso se separaba de las paredes de soporte.     

Resultado de imagen para interior del hospicio cabañas


Con información de Unesco.org