Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey




Arquitecto: Jørn Utzon
Ubicación: Royal Botanic Gardens & Domain, Art Gallery Rd, Sydney NSW 2000, Australia 
Ingeniero Estructural: Ove Arup & Partners
Año: 1973

Descripción del proyecto: Existen pocos edificios tan famosos como la Ópera de 
Sydney en Australia, podría decirse incluso que es la octava maravilla del mundo moderno. Tiene una larga historia detrás de su diseño, la estructura se inició en 1956 cuando el Gobierno de Nueva Gales del Sur llamó a un concurso abierto para el diseño de dos salas de espectáculos: una ópera y una sala de conciertos sinfónicos, que posicionarían a Sydney en el escenario musical internacional. 



El arquitecto danés 
Jørn Utzon, desconocido por su trabajo en ese entonces, logró llamar la atención del jurado, en especial del famoso Eero Saarinen
 que se intrigó por los simples bocetos que presentó al concurso. "Los dibujos de Utzon son simples hasta el punto de ser esquemáticos," comentó el jurado. "Sin embargo, estamos convencidos de que presentan un concepto para una ópera que es capaz de convertirse en uno de los edificios más extraordinarios del mundo". 

La construcción de la Ópera de Sydney comenzó en marzo de 1959, después de la demolición del existente  Fort Macquarie Tram Depot. El proyecto se construiría en tres fases: la fundación y construcción del podio con vistas al puerto de Sydney, la construcción de las conchas externas y la construcción del interior.

La construcción del podio comenzó antes de que Utzon terminara el diseño de la ópera, el trabajo fue supervisado por la reconocida firma de ingeniería Ove Arup & Partners. Debido a que la construcción comenzó abruptamente sin resolver ciertos problemas estructurales, el podio tuvo que ser modificado y reconstruido después de que se finalizara su construcción en 1963, con el fin de que soportara el peso de las masivas estructuras de hormigón que se apoyaban sobre él.


Entre 1957-1963, en medio de la construcción del podio, Utzon y Arup trabajaron para desarrollar un sistema de conchas que permitía que el esquema esférico original fuera estructuralmente posible. Doce iteraciones más tarde, llegaron a una solución que consistía en un sistema de "costillas" de conchas de hormigón prefabricado creadas a partir de las secciones de una esfera.

Este sistema permitía que cada costilla fuera construida por un número de segmentos estandarizados creados a partir de un molde común que se encontraba en la obra. Utzon quería que las conchas representaran las grandes velas de un barco, contrastando con las profundas aguas azules del océano sobre el cual se levantaban. Para lograr esta estética, las conchas se cubrieron con 1.056.066 azulejos de cerámica hechos en Suecia a partir de arcilla y piedra triturada. Junto con colocar los azulejos, se demoró un total de once años en completar la icónica estructura del techo.



El 28 de febrero de 1966 Utzon renunció al proyecto. A pesar de una protesta de 3000 firmas pidiendo la restitución de Utzon, el gobierno australiano nombró a tres arquitectos locales, Peter Hall, DS Littlmore y Lionel Todd, para completar el proyecto. Después de que se instaló el segmento número 2194º de las conchas de prefabricado en 1967, se completó finalmente la segunda etapa del proyecto. 



El hall secundario, previsto originalmente para producciones teatrales, fue modificado para albergar óperas y ballets, se llamó el Teatro de Ópera. Unas amplias escaleras externas conducen a los dos auditorios principales, marcando una entrada que los visitantes difícilmente olvidarán. Debido a los cambios efectuados a las salas principales, el Teatro de Ópera es ahora demasiado pequeño para poner en escena grandes producciones de ópera y ballet. Tres teatros más pequeños, una biblioteca y una sala de cine también se han añadido al diseño original junto con tres restaurantes, seis bares y sesenta vestuarios. El edificio cuenta con un total de 1000 habitaciones a las cuales se accede a través de una explanada que rodea todo el edificio y une los cinco espacios de actuación.     



El diseño de los grandes muros exteriores de vidrio también se dejó en manos de los nuevos arquitectos. Estos están soportados por montantes verticales de acero que se extienden hasta el final de las conchas. Unas barras de bronce se extienden desde los montantes proporcionando apoyo adicional para soportar los 2000 paneles de vidrio. Estos fueron diseñados por Ove Arup & Partners, consisten de dos capas de vidrio unidas por una capa intermedia de plástico con el fin de fortalecer las ventanas y proporcionar mejor aislamiento acústico.



El edificio fue terminado e inaugurado por la reina Isabel II en octubre de 1973. Con un presupuesto inicial de 7 millones de dólares el presupuesto se excedío considerablemente con un costo final de 102 millones de dólares. Este costo excesivo fue el precio a pagar para convertir a la Ópera de 
Sydney
 en un monumento mundial de la tecnología y la sociedad del siglo 20. En el 2007 fue nombrado sitio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto con monumentos antiguos como el Stonehedge. En 2003 Jørn Utzon fue galardonado con el Premio Pritzker, cinco años antes de su muerte en 2008. 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...



Arquitecto: Jørn Utzon
Ubicación: Royal Botanic Gardens & Domain, Art Gallery Rd, Sydney NSW 2000, Australia 
Ingeniero Estructural: Ove Arup & Partners
Año: 1973

Descripción del proyecto: Existen pocos edificios tan famosos como la Ópera de 
Sydney en Australia, podría decirse incluso que es la octava maravilla del mundo moderno. Tiene una larga historia detrás de su diseño, la estructura se inició en 1956 cuando el Gobierno de Nueva Gales del Sur llamó a un concurso abierto para el diseño de dos salas de espectáculos: una ópera y una sala de conciertos sinfónicos, que posicionarían a Sydney en el escenario musical internacional. 



El arquitecto danés 
Jørn Utzon, desconocido por su trabajo en ese entonces, logró llamar la atención del jurado, en especial del famoso Eero Saarinen
 que se intrigó por los simples bocetos que presentó al concurso. "Los dibujos de Utzon son simples hasta el punto de ser esquemáticos," comentó el jurado. "Sin embargo, estamos convencidos de que presentan un concepto para una ópera que es capaz de convertirse en uno de los edificios más extraordinarios del mundo". 

La construcción de la Ópera de Sydney comenzó en marzo de 1959, después de la demolición del existente  Fort Macquarie Tram Depot. El proyecto se construiría en tres fases: la fundación y construcción del podio con vistas al puerto de Sydney, la construcción de las conchas externas y la construcción del interior.

La construcción del podio comenzó antes de que Utzon terminara el diseño de la ópera, el trabajo fue supervisado por la reconocida firma de ingeniería Ove Arup & Partners. Debido a que la construcción comenzó abruptamente sin resolver ciertos problemas estructurales, el podio tuvo que ser modificado y reconstruido después de que se finalizara su construcción en 1963, con el fin de que soportara el peso de las masivas estructuras de hormigón que se apoyaban sobre él.


Entre 1957-1963, en medio de la construcción del podio, Utzon y Arup trabajaron para desarrollar un sistema de conchas que permitía que el esquema esférico original fuera estructuralmente posible. Doce iteraciones más tarde, llegaron a una solución que consistía en un sistema de "costillas" de conchas de hormigón prefabricado creadas a partir de las secciones de una esfera.

Este sistema permitía que cada costilla fuera construida por un número de segmentos estandarizados creados a partir de un molde común que se encontraba en la obra. Utzon quería que las conchas representaran las grandes velas de un barco, contrastando con las profundas aguas azules del océano sobre el cual se levantaban. Para lograr esta estética, las conchas se cubrieron con 1.056.066 azulejos de cerámica hechos en Suecia a partir de arcilla y piedra triturada. Junto con colocar los azulejos, se demoró un total de once años en completar la icónica estructura del techo.



El 28 de febrero de 1966 Utzon renunció al proyecto. A pesar de una protesta de 3000 firmas pidiendo la restitución de Utzon, el gobierno australiano nombró a tres arquitectos locales, Peter Hall, DS Littlmore y Lionel Todd, para completar el proyecto. Después de que se instaló el segmento número 2194º de las conchas de prefabricado en 1967, se completó finalmente la segunda etapa del proyecto. 



El hall secundario, previsto originalmente para producciones teatrales, fue modificado para albergar óperas y ballets, se llamó el Teatro de Ópera. Unas amplias escaleras externas conducen a los dos auditorios principales, marcando una entrada que los visitantes difícilmente olvidarán. Debido a los cambios efectuados a las salas principales, el Teatro de Ópera es ahora demasiado pequeño para poner en escena grandes producciones de ópera y ballet. Tres teatros más pequeños, una biblioteca y una sala de cine también se han añadido al diseño original junto con tres restaurantes, seis bares y sesenta vestuarios. El edificio cuenta con un total de 1000 habitaciones a las cuales se accede a través de una explanada que rodea todo el edificio y une los cinco espacios de actuación.     



El diseño de los grandes muros exteriores de vidrio también se dejó en manos de los nuevos arquitectos. Estos están soportados por montantes verticales de acero que se extienden hasta el final de las conchas. Unas barras de bronce se extienden desde los montantes proporcionando apoyo adicional para soportar los 2000 paneles de vidrio. Estos fueron diseñados por Ove Arup & Partners, consisten de dos capas de vidrio unidas por una capa intermedia de plástico con el fin de fortalecer las ventanas y proporcionar mejor aislamiento acústico.



El edificio fue terminado e inaugurado por la reina Isabel II en octubre de 1973. Con un presupuesto inicial de 7 millones de dólares el presupuesto se excedío considerablemente con un costo final de 102 millones de dólares. Este costo excesivo fue el precio a pagar para convertir a la Ópera de 
Sydney
 en un monumento mundial de la tecnología y la sociedad del siglo 20. En el 2007 fue nombrado sitio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto con monumentos antiguos como el Stonehedge. En 2003 Jørn Utzon fue galardonado con el Premio Pritzker, cinco años antes de su muerte en 2008.