Construye te invita a ser parte de construexpo  occidente, no te quedes fuera...

 
 

Revista Digital



Contacto: Alejandro Carbajal
Empresa: Propiedades.com
Web: www.Propiedades.com
Facebook: Propiedades.com
Twitter:  Propiedades.com


La importancia de tener un reglamento de convivencia en tu condominio
 
Con la cuarentena para evitar los contagios de COVID-19, las viviendas se han convertido en más que un espacio para habitar. Desde salones de clases hasta oficinas, las casas y departamentos son el lugar donde pasamos la mayor parte del tiempo. Tener un reglamento de convivencia en tu condominio es fundamental para evitar conflictos.
 
Propiedades.com te dice por qué es importante este documento y cómo te ayudará a tener una mejor convivencia con tus vecinos.

La importancia de tener un reglamento de convivencia
La convivencia entre condóminos es fundamental para disfrutar plenamente de la propiedad en la que habitas. Leonardo González, analista Real Estate de Propiedades.com, explica que los beneficios de establecer reglas básicas normaliza el comportamiento adecuado de los residentes.
 
De acuerdo con el experto, un reglamento de convivencia también permite definir mecanismos de resolución de conflictos entre vecinos. Por ejemplo:
 
● Garantizar un mantenimiento adecuado y periódico de las áreas comunes 
● Regular acciones y conductas
● Transparentar la asignación de cuotas, pagos y uso de los recursos recaudados
● Fortalecer la coordinación en la solución de problemas, como suministros públicos
● Establecer horarios de uso del condominio, como ruidos, mascotas, visitas, etc.
● Uso y aprovechamiento de las áreas comunes y amenidades
 
González indica que la Ley de Propiedad de Condominio aporta un marco de regulación para la vida residencial. No obstante, el diseño de un reglamento exclusivo para cada caso puede potenciar la calidad de vida y mejorar la convivencia vecinal.
 
“Aunque esta Ley tiene una estructura federal, establece los criterios generales para regular la vida residencial. Un reglamento interno permite un mejor cumplimiento de la legislación atendiendo específicamente a cada tipo de condominio”, añade.

Elaboración de un reglamento interno
Para mejorar la creación y aplicación de estos reglamentos condominales, la Procuraduría Social de la CDMX (Prosoc) tiene como respaldo la Ley de Propiedad de Condominio e Inmuebles del Distrito Federal. En este documento se estipulan las normas de convivencia y disposiciones legales de acuerdo con las especificaciones de cada conjunto residencial.
 
El Artículo 52 de esta Ley indica que la elaboración de un reglamento interno debe llevarse a cabo por quienes brinden la Escritura Constitutiva del condominio. Dicho documento es el acta con la cual se inscribe al conjunto habitacional en el Registro Público de la Propiedad.
 
Una vez que se cuente con este documento, los condóminos deberán asignar a las partes que fungirán como Administrador(es) —residentes o terceros— y Comité de Vigilancia. Estas figuras se encargarán de hacer cumplir la normatividad y modificar el reglamento, siempre y cuando dichos ajustes no contravengan a la Ley.

Contenidos del reglamento y registro
De acuerdo con la Ley de Propiedad de Condominio, el reglamento interno deberá proporcionar los siguientes puntos clave, tomando en cuenta las características de cada condominio:
 
● Uso de los bienes y áreas propias y comunes, así como los derechos, obligaciones y límites de los condóminos
● Cuotas de mantenimiento, administración, reservas y extraordinarias, especificando el cobro, monto y periodicidad de pago; así como la opción y criterios para la contratación de terceros que lleven a cabo estas tareas
● Requisitos, obligaciones y facultades de la Administración y Comité de Vigilancia
● Medidas de mantenimiento, operación y administración del condominio, así como la organización e integración de los residentes
● Criterios y procedimientos para convocatoria y desarrollo de las asambleas condominales
● Restricciones y medidas para la convivencia de los residentes, como horarios, obligaciones, solución de controversias, sanciones y posesión de mascotas
 
Respecto al establecimiento de las cuotas de mantenimiento, González recomienda asignar del 3 al 5 por ciento del gasto de vivienda. Asimismo, designar la cantidad mensual que debe aportar cada residente con base en avalúos y la suma de los gastos generales del condominio.
 
Una vez establecido el reglamento interno, es necesario acudir a la Prosoc para registrarlo. Aquí se encargarán de verificar que todos los puntos sean acordes con lo estipulado en la Ley de Propiedad de Condominio.
 
Cuando Prosoc haya aprobado el reglamento interno de tu condominio, tendrás el respaldo y legalidad de esta institución para ejercerlo en beneficio de todos los residentes. Es recomendable que todos cuenten con una copia para evitar incumplimientos y controversias a futuro.
 

Facebook

Revista Digital

Proyectos Arquitectonicos

CASA HILCA / DI FRENNA

CASA HILCA / DI FRENNA

Su fachada principal destaca por su juego de volúmenes compuesta por dos elementos con mucha presencia, un elemento vertical de piedra de los volcanes de Colima y trasversalmente un elemento...


Contacto: Alejandro Carbajal
Empresa: Propiedades.com
Web: www.Propiedades.com
Facebook: Propiedades.com
Twitter:  Propiedades.com


La importancia de tener un reglamento de convivencia en tu condominio
 
Con la cuarentena para evitar los contagios de COVID-19, las viviendas se han convertido en más que un espacio para habitar. Desde salones de clases hasta oficinas, las casas y departamentos son el lugar donde pasamos la mayor parte del tiempo. Tener un reglamento de convivencia en tu condominio es fundamental para evitar conflictos.
 
Propiedades.com te dice por qué es importante este documento y cómo te ayudará a tener una mejor convivencia con tus vecinos.

La importancia de tener un reglamento de convivencia
La convivencia entre condóminos es fundamental para disfrutar plenamente de la propiedad en la que habitas. Leonardo González, analista Real Estate de Propiedades.com, explica que los beneficios de establecer reglas básicas normaliza el comportamiento adecuado de los residentes.
 
De acuerdo con el experto, un reglamento de convivencia también permite definir mecanismos de resolución de conflictos entre vecinos. Por ejemplo:
 
● Garantizar un mantenimiento adecuado y periódico de las áreas comunes 
● Regular acciones y conductas
● Transparentar la asignación de cuotas, pagos y uso de los recursos recaudados
● Fortalecer la coordinación en la solución de problemas, como suministros públicos
● Establecer horarios de uso del condominio, como ruidos, mascotas, visitas, etc.
● Uso y aprovechamiento de las áreas comunes y amenidades
 
González indica que la Ley de Propiedad de Condominio aporta un marco de regulación para la vida residencial. No obstante, el diseño de un reglamento exclusivo para cada caso puede potenciar la calidad de vida y mejorar la convivencia vecinal.
 
“Aunque esta Ley tiene una estructura federal, establece los criterios generales para regular la vida residencial. Un reglamento interno permite un mejor cumplimiento de la legislación atendiendo específicamente a cada tipo de condominio”, añade.

Elaboración de un reglamento interno
Para mejorar la creación y aplicación de estos reglamentos condominales, la Procuraduría Social de la CDMX (Prosoc) tiene como respaldo la Ley de Propiedad de Condominio e Inmuebles del Distrito Federal. En este documento se estipulan las normas de convivencia y disposiciones legales de acuerdo con las especificaciones de cada conjunto residencial.
 
El Artículo 52 de esta Ley indica que la elaboración de un reglamento interno debe llevarse a cabo por quienes brinden la Escritura Constitutiva del condominio. Dicho documento es el acta con la cual se inscribe al conjunto habitacional en el Registro Público de la Propiedad.
 
Una vez que se cuente con este documento, los condóminos deberán asignar a las partes que fungirán como Administrador(es) —residentes o terceros— y Comité de Vigilancia. Estas figuras se encargarán de hacer cumplir la normatividad y modificar el reglamento, siempre y cuando dichos ajustes no contravengan a la Ley.

Contenidos del reglamento y registro
De acuerdo con la Ley de Propiedad de Condominio, el reglamento interno deberá proporcionar los siguientes puntos clave, tomando en cuenta las características de cada condominio:
 
● Uso de los bienes y áreas propias y comunes, así como los derechos, obligaciones y límites de los condóminos
● Cuotas de mantenimiento, administración, reservas y extraordinarias, especificando el cobro, monto y periodicidad de pago; así como la opción y criterios para la contratación de terceros que lleven a cabo estas tareas
● Requisitos, obligaciones y facultades de la Administración y Comité de Vigilancia
● Medidas de mantenimiento, operación y administración del condominio, así como la organización e integración de los residentes
● Criterios y procedimientos para convocatoria y desarrollo de las asambleas condominales
● Restricciones y medidas para la convivencia de los residentes, como horarios, obligaciones, solución de controversias, sanciones y posesión de mascotas
 
Respecto al establecimiento de las cuotas de mantenimiento, González recomienda asignar del 3 al 5 por ciento del gasto de vivienda. Asimismo, designar la cantidad mensual que debe aportar cada residente con base en avalúos y la suma de los gastos generales del condominio.
 
Una vez establecido el reglamento interno, es necesario acudir a la Prosoc para registrarlo. Aquí se encargarán de verificar que todos los puntos sean acordes con lo estipulado en la Ley de Propiedad de Condominio.
 
Cuando Prosoc haya aprobado el reglamento interno de tu condominio, tendrás el respaldo y legalidad de esta institución para ejercerlo en beneficio de todos los residentes. Es recomendable que todos cuenten con una copia para evitar incumplimientos y controversias a futuro.
 
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 348
JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 345