Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey


The Graphic Lofts es la más reciente intervención a un antiguo taller de artes gráficas en el barrio de Charlestown que busca crear un nuevo espacio de usos mixtos en Boston.

Icon Architecture fue la firma de arquitectura encargada de llevar a cabo el diseño del complejo que buscaba crear un lugar donde la tradición y la modernidad se unieran.

El proyecto en el corazón de Boston se divide en dos: las obras de rehabilitación en el bautizado como Building A y la adición del nuevo inmueble modular, el Building B.

  

Para la restauración se realizaron trabajos minuciosos que consistieron en incluir techos altos y vigas a la vista, así como reutilizar maquinarias industriales para el diseño.
Ahora, este edificio albergará 46 departamentos estilo loft, salones de juegos y oficinas administrativas.

Por su parte, el segundo inmueble tendrá 125 residencias, un gimnasio, patios privados y una terraza con vista panorámica a la ciudad.

La superficie total que agregó el Building B suma alrededor de 460 m2 al espacio dedicado al retail y para cumplir con lo anterior utilizaron 129 cajas modulares de una altura de 20 metros y aproximadamente 12 toneladas.

La técnica constructiva utilizada fue la modular, esta se refiere a los bloques idénticos, transportables y reorganizables hechos en fábricas, es decir, se elaboran en un lugar distinto al de la obra y luego se ensamblan de la mejor manera posible.


Esta solución ha surgido como una opción menos costosa debido a la reducción de tiempos tanto en el diseño como en la fabricación. Además, de que proporciona un alto nivel de control de calidad.

Para la construcción in situ es necesario un equipo especializado en el acomodo de los bloques, en el caso del inmueble en Boston se requirieron alrededor de 20 minutos para levantar y colocar cada uno en su lugar.

RMC Group fue el encargado de la planeación de The Graphic Lofts y es la empresa desarrolladora de los módulos. En su fábrica trabajan 50 diseñadores, ingenieros y 125 empleados de construcción.

La innovación que ofrece la construcción modular también facilita la certificación en calidad y sostenibilidad por tener un absoluto control en cada eslabón de la cadena de producción.
El edificio de ICON Architecture pretende alcanzar el sello LEED Gold y garantizar el máximo nivel de sus instalaciones.
 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...

The Graphic Lofts es la más reciente intervención a un antiguo taller de artes gráficas en el barrio de Charlestown que busca crear un nuevo espacio de usos mixtos en Boston.

Icon Architecture fue la firma de arquitectura encargada de llevar a cabo el diseño del complejo que buscaba crear un lugar donde la tradición y la modernidad se unieran.

El proyecto en el corazón de Boston se divide en dos: las obras de rehabilitación en el bautizado como Building A y la adición del nuevo inmueble modular, el Building B.

  

Para la restauración se realizaron trabajos minuciosos que consistieron en incluir techos altos y vigas a la vista, así como reutilizar maquinarias industriales para el diseño.
Ahora, este edificio albergará 46 departamentos estilo loft, salones de juegos y oficinas administrativas.

Por su parte, el segundo inmueble tendrá 125 residencias, un gimnasio, patios privados y una terraza con vista panorámica a la ciudad.

La superficie total que agregó el Building B suma alrededor de 460 m2 al espacio dedicado al retail y para cumplir con lo anterior utilizaron 129 cajas modulares de una altura de 20 metros y aproximadamente 12 toneladas.

La técnica constructiva utilizada fue la modular, esta se refiere a los bloques idénticos, transportables y reorganizables hechos en fábricas, es decir, se elaboran en un lugar distinto al de la obra y luego se ensamblan de la mejor manera posible.


Esta solución ha surgido como una opción menos costosa debido a la reducción de tiempos tanto en el diseño como en la fabricación. Además, de que proporciona un alto nivel de control de calidad.

Para la construcción in situ es necesario un equipo especializado en el acomodo de los bloques, en el caso del inmueble en Boston se requirieron alrededor de 20 minutos para levantar y colocar cada uno en su lugar.

RMC Group fue el encargado de la planeación de The Graphic Lofts y es la empresa desarrolladora de los módulos. En su fábrica trabajan 50 diseñadores, ingenieros y 125 empleados de construcción.

La innovación que ofrece la construcción modular también facilita la certificación en calidad y sostenibilidad por tener un absoluto control en cada eslabón de la cadena de producción.
El edificio de ICON Architecture pretende alcanzar el sello LEED Gold y garantizar el máximo nivel de sus instalaciones.