Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey


Por: Mariana López Santibáñez Rivera 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La arquitectura es mucho más que construcción, su esencia va más allá del evidente legado físico que nos deja con los edificios. En la actualidad muy pocas personas se percatan de la influencia que tiene el entorno en su manera de vivir y en su estado de ánimo, incluso algunos arquitectos se olvidan de esta importante cualidad y diseñan modelos repetidos de medidas mínimas que funcionan pragmáticamente: más ganancias, menos tiempo. En mi caso, la relación que tuve con lo construido desde pequeña se basaba en sentir el lugar, me encantaba colarme con los adultos cuando alguien daba un tour por su casa nueva, siempre me ha gustado observar. Para mí la arquitectura era un recorrido, sorprenderme con cada cuarto al que entraba, analizar cómo se sentía e imaginar cómo sería el siguiente. Después de unos años en la carrera entendí que los efectos proporcionados por lo físico se deben en gran parte a la teoría que hay detrás, que las ideas, conceptos e intenciones que se inscriben en el diseño arquitectónico son fundamentales para que se realicen espacios agradables, funcionales y generadores de sensaciones.

Buscando analizar la obra de algún arquitecto cuyo pensamiento fuera una base sólida para su práctica me encontré con Steven Holl. Un arquitecto estadounidense, nacido en 1947, que busca darle forma al espacio y a la luz tomando en cuenta el contexto para crear una experiencia total (Steven Holl Architects. S.f.). Su inspiración teórica me llamó muchísimo la atención: se trata de la corriente filosófica llamada fenomenología, que se dedica al estudio de la percepción a través de los sentidos y la relación del ser humano con el mundo que lo rodea.

La fenomenología surgió a partir de una interesante pregunta: ¿el conocimiento proviene solamente del exterior o involucra procesos dentro de la mente? Para encontrar la respuesta, Edmund Husserl estudió el entorno como un fenómeno a través de un enfoque imparcial. Concretó una teoría que analiza la relación interdependiente entre el fenómeno y el perceptor. En ella se intercambian emociones que permiten darnos cuenta de nuestra propia existencia y corporeidad al percibir el entorno. Para Juhani Pallasmaa, arquitecto y teórico finlandés, la arquitectura es el arte que mejor representa esta interacción.

Con la influencia de estos y otros personajes relacionados con esta línea de pensamiento, Steven Holl enfoca su arquitectura en la experiencia y el placer que provoca vivir el espacio. Para él esta disciplina es el único arte capaz de transmitir sensaciones a los cinco sentidos pues evidencia los cambios y características de lo que podemos percibir. Ha escrito varios libros y artículos en los que explica cómo se guía por la fenomenología al momento de diseñar.

La teoría: unión de entorno, cuerpo y mente
Los edificios de Holl parten generalmente de un concepto abstracto, expresado a través del dibujo, que representa una idea obtenida después de analizar el contexto. Toma en cuenta el paisaje como fuente de inspiración, investigación e incluso experimentación y usa el diseño para explicarlo e interactuar con él.


(imagen 1)Sketch de la idea conceptual del museo Nelson-Atkins.

Ante esto, el cuerpo humano queda como “lugar de experiencia”, el cual percibe la arquitectura a través de los sentidos. Las obras de este arquitecto son planeadas como una suma de perspectivas que se pueda entender como un todo pero que al mismo tiempo sea percibida de diferente manera desde cada ángulo. En este ámbito Holl juega con el concepto de paralaje, un curioso fenómeno que provoca la ilusión de cambio en algo estático cuando el observador se mueve a su alrededor.

Como lo concluye la fenomenología, la percepción de un espacio no está completa hasta que es procesada por la mente. En ella se analizan y absorben los estímulos sensoriales y se vinculan con sentimientos, estados de ánimo y recuerdos que caracterizan la experiencia de vivir el lugar. Holl se vale del paso del tiempo para propiciar estos procesos usando diferentes elementos que generan efectos especiales. Juega con perspectivas y escalas, colores y sombras, agua y transparencias, pero principalmente con la luz: elemento esencial en sus diseños, sin ella los efectos anteriores no se lograrían. La luz es la creadora de fenómenos por excelencia, es la encargada de evidenciar el paso del tiempo, generar el color y dar propiedades reflectivas a materiales como el vidrio y el agua. Holl menciona el uso de la luz como material en casi todos sus libros y es parte importante en el diseño de la mayoría de sus obras.

La práctica: luz de museo, luz de capilla
Kiasma y la capilla de San Ignacio son dos proyectos bastante diferentes en escala y en forma, sin embargo, tienen como protagonista de su diseño a la luz.
Kiasma es un museo de arte contemporáneo que se encuentra en Helsinki, capital finlandesa. En este proyecto Holl se aprovechó de la inclinación del sol ártico para hacer entrar la luz natural a sus 25 salas. Estudió sus movimientos y diseñó ventanas que captan la luz de forma vertical y otras que la captan en horizontal, llevándola a través de tragaluces, escondidos de la vista, hacia estancias de paredes curvas y texturizadas en las que se exponen las obras de arte. Es posible imaginarse cómo cambian estas salas blancas de luz difusa y aperturas claras a lo largo del día, cómo se pintan de atardecer y se dibujan sombras en sus muros, cada visita al museo se vuelve una experiencia diferente en la que seguramente las exposiciones se aprecian de manera distinta según la época en la que uno vaya. Holl logra crear una atmósfera de fluidez tranquilizante que invita a recorrer el museo con detenimiento y a refugiarse del clima exterior, al mismo tiempo que proporciona la iluminación adecuada para disfrutar de lo que ahí se expone. 


(imagen 2) Acuarela del proceso de diseño de Kiasma, se ve el contraste de luz y sombra.

La capilla de San Ignacio se ubica en la Universidad de Seattle y fue un encargo de los padres ignacianos para que los alumnos pudieran tener un espacio de oración. Su diseño está basado en el concepto de “siete botellas de luz en una caja”, una construcción de base rectangular a la que le salen volúmenes por el techo, cada uno con un tragaluz. Lo interesante de la forma en la que Holl introduce la luz en la capilla es el uso del color. Cada ventana tiene un fragmento de vidrio entintado de un color y frente a ella un muro pintado con el color contrastante.

(imagen 3) Efectos de la luz y el color en el altar de la capilla de San Ignacio.

El resultado es lo que él llama color proyectado, una luz colorida que baña el espacio en contraste con el haz definido del vitral. El movimiento de estos rayos coloridos y la intensidad variante de la luz sobre los muros generan un ambiente de contemplación que está en constante cambio. Los juegos de contraste y la combinación de luces son un elemento magnífico para ir a meditar u orar, pues la observación lleva fácilmente a la introspección. Es una capilla que alude a lo divino a través de un elemento natural e invita a permanecer y presenciar los cambios que genera el tiempo sobre el espacio y sobre nosotros mismos.
 
El análisis: lo que resulta de combinar práctica y teoría
Después de leer y observar fotografías y reseñas de ambos lugares me asombré por la capacidad del arquitecto de usar un elemento natural como herramienta. La forma en la que moldea y diseña la entrada de luz en sus proyectos a partir de intenciones específicas resulta un atractivo especial que hace evidente su teoría. Los efectos que describe en sus libros y las propiedades fenomenológicas de la luz se refieren por supuesto a la luz natural, la luz de día. Pero entonces ¿qué pasa con sus edificios cuando el sol desaparece? ¿perderán todo su encanto?

Para un “arquitecto de experiencias” esta consecuencia no podría pasarse por alto, tanto en Kiasma como en la capilla Holl tomó en cuenta esta vez la luz artificial y los materiales para generar también un efecto nocturno. El efecto diurno ocurre en el interior, se mueve, proporciona ambientes de tranquilidad, introspección y contemplación.

(imagen 4) Efecto diurno en Kiasma.

El efecto nocturno es extrovertido, utiliza los mismos tragaluces para expulsar la luz interna. Los edificios actúan entonces como faros en la oscuridad y llaman al público a acercarse. En Kiasma utiliza un recubrimiento en la fachada que refleja las luces de los coches y el alumbrado de la calle, en la capilla sus ventanas de colores contrastantes hacen las veces de vitrales modernos. Ambos son receptores en el día, haciendo evidente la temporalidad de sus materiales y volúmenes, que cambian de identidad con el paso de las horas; y transmisores en la noche, sugiriendo las sensaciones que ocurrieron en el interior, contando de alguna manera lo que se encuentra ahí dentro.

(imagen 5) Efecto nocturno en la capilla de San Ignacio.

Los edificios de Steven Holl no son fijos, presentan imágenes que mutan y hacen de cada visita una experiencia única. Aún siendo materia sólida no son elementos determinados, el usuario tiene la oportunidad de vivir la arquitectura a su manera. Puede identificarse con un aspecto u otro, disfrutarla, reflexionar sobre su propia existencia y su relación con el entorno al descubrir el efecto que tiene un elemento tan cotidiano como la luz en cómo se percibe un lugar. Me parece imprescindible contar con arquitectura de este tipo en nuestro mundo absorto por pantallas, lograr que la gente mire por donde pasa, tenga sensaciones de los lugares en los que vive y se cuestione algo que nunca había pensado puede llevar a una convivencia más armónica, incluso a una vida urbana más consciente en la que se respeten sus elementos y se cuiden. Quizás esta reconexión entre individuo y entorno es la clave para un mejor entorno y ciudad, ¿a quién no le gustaría vivir, trabajar, estudiar en ambientes como los de Steven Holl, alejados de las cajas monótonas? En lo personal sí lo preferiría.
 
Referencias:
Bois, Y., Shepley, J. (1984) A Picturesque Stroll around "Clara-Clara". The MIT Press, October (29), 32-62. Recuperado de: http://www.jstor.org/stable/778306 .
Cuyer, A. L. (1997). Congregation of light. The Architectural Review, 202(1206), 26-33. Recuperado de http://189.204.30.3/infoweb/bdatos.asp/docview/201110146?accountid=44430
Descottes, H., & Ramos, C. (2011). Architectural lighting : Designing with light and space. Recuperado de https://ebookcentral.proquest.com
Holl, S., Futagawa, Y., & Futagawa, Y. (1996). Steven Holl. Tokyo: A.D.A.
Holl, S. (2014). Cuestiones de percepción: fenomenología de la arquitectura. Barcelona: Editorial Gustavo Gili. Recuperado de https://ebookcentral.proquest.com
Holl, S. (Noviembre del 2017) Daylight as material. The Daylight Award Ceremony. Plática en ETH Zurich. [video] Recuperado de https://arcspace.com/article/steven-holl-lecture-daylight-material/
Holl, S. (2007). House : black swan theory. New York: Princeton Architectural Press. Recuperado de https://ebookcentral.proquest.com
Holl, S. (2000). Parallax. New York: Princeton Architectural.
Holl, S. (2014) Steven Holl Interview: Spaces like Music. Nueva York: Out of Sync [entrevista en video] Recuperado de

Martin, R. (Octubre del 2017) Steven Holl Interview. Arc Space. Danish Architecture Center. Recuperado de https://arcspace.com/article/steven-holl-interview/
Merleau-Ponty, M. (1964) The primacy of perception and other essays on phenomenological psychology, the phylosofy of art, history and politics. [8va edición] Estados Unidos: Northwestern University Press
Ott, R. (2008). Constructing the Ineffable: Contemporary Sacred Architecture - Edited by Karla Britton and Jaime Lara. Journal of Architectural Education62(2), 73–74. https://doi.org/10.1111/j.1531-314X.2008.00246.x
Pallasmaa, J. (2014). Los ojos de la piel : La arquitectura y los sentidos (2a. ed.). Barcelona: Editorial Gustavo Gili, Recuperado de: https://ebookcentral.proquest.com
Steven Holl Architects. (s.f.) Fuente: http://www.stevenholl.com/
Zumthor, P.(2006) Atmósferas. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, Recuperado de: http://www.marinalencinas.com.ar/attachments/article/113/PETER%20ZUMTHOR%20-%20Atmosferas.pdf
 
Imágenes:
1. Holl, S. The Nelson-Atkins muesum of art. [sketch] Recuperado de: https://www.arch2o.com/wp-content/uploads/2017/12/Arch2O-The-Nelson-Atkins-Museum-of-Art-Steven-Holl-Architects-016.jpg
2. Holl, S. Kiasma. [sketch] Recuperado de: https://www.e-architect.co.uk/images/jpgs/helsinki/kiasma_museum_contemporary_art_sha270508_2.jpg
3. Washington, R. A patch of blue light. [fotografía] Recuperado de: https://rosemarywashington.wordpress.com/tag/chapel-of-st-ignatius/
4. Warchol, P.Kiasma. [fotografía] Recuperado de: https://es.paperblog.com/museo-de-arte-contemporaneo-kiasma-steven-holl-2831268/
5. Yusheng, L. The Chapel of Sant Ignatius. [fotografía] Recuperado de: http://figure-ground.com/st_ignatius/0018/
 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...

Por: Mariana López Santibáñez Rivera 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La arquitectura es mucho más que construcción, su esencia va más allá del evidente legado físico que nos deja con los edificios. En la actualidad muy pocas personas se percatan de la influencia que tiene el entorno en su manera de vivir y en su estado de ánimo, incluso algunos arquitectos se olvidan de esta importante cualidad y diseñan modelos repetidos de medidas mínimas que funcionan pragmáticamente: más ganancias, menos tiempo. En mi caso, la relación que tuve con lo construido desde pequeña se basaba en sentir el lugar, me encantaba colarme con los adultos cuando alguien daba un tour por su casa nueva, siempre me ha gustado observar. Para mí la arquitectura era un recorrido, sorprenderme con cada cuarto al que entraba, analizar cómo se sentía e imaginar cómo sería el siguiente. Después de unos años en la carrera entendí que los efectos proporcionados por lo físico se deben en gran parte a la teoría que hay detrás, que las ideas, conceptos e intenciones que se inscriben en el diseño arquitectónico son fundamentales para que se realicen espacios agradables, funcionales y generadores de sensaciones.

Buscando analizar la obra de algún arquitecto cuyo pensamiento fuera una base sólida para su práctica me encontré con Steven Holl. Un arquitecto estadounidense, nacido en 1947, que busca darle forma al espacio y a la luz tomando en cuenta el contexto para crear una experiencia total (Steven Holl Architects. S.f.). Su inspiración teórica me llamó muchísimo la atención: se trata de la corriente filosófica llamada fenomenología, que se dedica al estudio de la percepción a través de los sentidos y la relación del ser humano con el mundo que lo rodea.

La fenomenología surgió a partir de una interesante pregunta: ¿el conocimiento proviene solamente del exterior o involucra procesos dentro de la mente? Para encontrar la respuesta, Edmund Husserl estudió el entorno como un fenómeno a través de un enfoque imparcial. Concretó una teoría que analiza la relación interdependiente entre el fenómeno y el perceptor. En ella se intercambian emociones que permiten darnos cuenta de nuestra propia existencia y corporeidad al percibir el entorno. Para Juhani Pallasmaa, arquitecto y teórico finlandés, la arquitectura es el arte que mejor representa esta interacción.

Con la influencia de estos y otros personajes relacionados con esta línea de pensamiento, Steven Holl enfoca su arquitectura en la experiencia y el placer que provoca vivir el espacio. Para él esta disciplina es el único arte capaz de transmitir sensaciones a los cinco sentidos pues evidencia los cambios y características de lo que podemos percibir. Ha escrito varios libros y artículos en los que explica cómo se guía por la fenomenología al momento de diseñar.

La teoría: unión de entorno, cuerpo y mente
Los edificios de Holl parten generalmente de un concepto abstracto, expresado a través del dibujo, que representa una idea obtenida después de analizar el contexto. Toma en cuenta el paisaje como fuente de inspiración, investigación e incluso experimentación y usa el diseño para explicarlo e interactuar con él.


(imagen 1)Sketch de la idea conceptual del museo Nelson-Atkins.

Ante esto, el cuerpo humano queda como “lugar de experiencia”, el cual percibe la arquitectura a través de los sentidos. Las obras de este arquitecto son planeadas como una suma de perspectivas que se pueda entender como un todo pero que al mismo tiempo sea percibida de diferente manera desde cada ángulo. En este ámbito Holl juega con el concepto de paralaje, un curioso fenómeno que provoca la ilusión de cambio en algo estático cuando el observador se mueve a su alrededor.

Como lo concluye la fenomenología, la percepción de un espacio no está completa hasta que es procesada por la mente. En ella se analizan y absorben los estímulos sensoriales y se vinculan con sentimientos, estados de ánimo y recuerdos que caracterizan la experiencia de vivir el lugar. Holl se vale del paso del tiempo para propiciar estos procesos usando diferentes elementos que generan efectos especiales. Juega con perspectivas y escalas, colores y sombras, agua y transparencias, pero principalmente con la luz: elemento esencial en sus diseños, sin ella los efectos anteriores no se lograrían. La luz es la creadora de fenómenos por excelencia, es la encargada de evidenciar el paso del tiempo, generar el color y dar propiedades reflectivas a materiales como el vidrio y el agua. Holl menciona el uso de la luz como material en casi todos sus libros y es parte importante en el diseño de la mayoría de sus obras.

La práctica: luz de museo, luz de capilla
Kiasma y la capilla de San Ignacio son dos proyectos bastante diferentes en escala y en forma, sin embargo, tienen como protagonista de su diseño a la luz.
Kiasma es un museo de arte contemporáneo que se encuentra en Helsinki, capital finlandesa. En este proyecto Holl se aprovechó de la inclinación del sol ártico para hacer entrar la luz natural a sus 25 salas. Estudió sus movimientos y diseñó ventanas que captan la luz de forma vertical y otras que la captan en horizontal, llevándola a través de tragaluces, escondidos de la vista, hacia estancias de paredes curvas y texturizadas en las que se exponen las obras de arte. Es posible imaginarse cómo cambian estas salas blancas de luz difusa y aperturas claras a lo largo del día, cómo se pintan de atardecer y se dibujan sombras en sus muros, cada visita al museo se vuelve una experiencia diferente en la que seguramente las exposiciones se aprecian de manera distinta según la época en la que uno vaya. Holl logra crear una atmósfera de fluidez tranquilizante que invita a recorrer el museo con detenimiento y a refugiarse del clima exterior, al mismo tiempo que proporciona la iluminación adecuada para disfrutar de lo que ahí se expone. 


(imagen 2) Acuarela del proceso de diseño de Kiasma, se ve el contraste de luz y sombra.

La capilla de San Ignacio se ubica en la Universidad de Seattle y fue un encargo de los padres ignacianos para que los alumnos pudieran tener un espacio de oración. Su diseño está basado en el concepto de “siete botellas de luz en una caja”, una construcción de base rectangular a la que le salen volúmenes por el techo, cada uno con un tragaluz. Lo interesante de la forma en la que Holl introduce la luz en la capilla es el uso del color. Cada ventana tiene un fragmento de vidrio entintado de un color y frente a ella un muro pintado con el color contrastante.

(imagen 3) Efectos de la luz y el color en el altar de la capilla de San Ignacio.

El resultado es lo que él llama color proyectado, una luz colorida que baña el espacio en contraste con el haz definido del vitral. El movimiento de estos rayos coloridos y la intensidad variante de la luz sobre los muros generan un ambiente de contemplación que está en constante cambio. Los juegos de contraste y la combinación de luces son un elemento magnífico para ir a meditar u orar, pues la observación lleva fácilmente a la introspección. Es una capilla que alude a lo divino a través de un elemento natural e invita a permanecer y presenciar los cambios que genera el tiempo sobre el espacio y sobre nosotros mismos.
 
El análisis: lo que resulta de combinar práctica y teoría
Después de leer y observar fotografías y reseñas de ambos lugares me asombré por la capacidad del arquitecto de usar un elemento natural como herramienta. La forma en la que moldea y diseña la entrada de luz en sus proyectos a partir de intenciones específicas resulta un atractivo especial que hace evidente su teoría. Los efectos que describe en sus libros y las propiedades fenomenológicas de la luz se refieren por supuesto a la luz natural, la luz de día. Pero entonces ¿qué pasa con sus edificios cuando el sol desaparece? ¿perderán todo su encanto?

Para un “arquitecto de experiencias” esta consecuencia no podría pasarse por alto, tanto en Kiasma como en la capilla Holl tomó en cuenta esta vez la luz artificial y los materiales para generar también un efecto nocturno. El efecto diurno ocurre en el interior, se mueve, proporciona ambientes de tranquilidad, introspección y contemplación.

(imagen 4) Efecto diurno en Kiasma.

El efecto nocturno es extrovertido, utiliza los mismos tragaluces para expulsar la luz interna. Los edificios actúan entonces como faros en la oscuridad y llaman al público a acercarse. En Kiasma utiliza un recubrimiento en la fachada que refleja las luces de los coches y el alumbrado de la calle, en la capilla sus ventanas de colores contrastantes hacen las veces de vitrales modernos. Ambos son receptores en el día, haciendo evidente la temporalidad de sus materiales y volúmenes, que cambian de identidad con el paso de las horas; y transmisores en la noche, sugiriendo las sensaciones que ocurrieron en el interior, contando de alguna manera lo que se encuentra ahí dentro.

(imagen 5) Efecto nocturno en la capilla de San Ignacio.

Los edificios de Steven Holl no son fijos, presentan imágenes que mutan y hacen de cada visita una experiencia única. Aún siendo materia sólida no son elementos determinados, el usuario tiene la oportunidad de vivir la arquitectura a su manera. Puede identificarse con un aspecto u otro, disfrutarla, reflexionar sobre su propia existencia y su relación con el entorno al descubrir el efecto que tiene un elemento tan cotidiano como la luz en cómo se percibe un lugar. Me parece imprescindible contar con arquitectura de este tipo en nuestro mundo absorto por pantallas, lograr que la gente mire por donde pasa, tenga sensaciones de los lugares en los que vive y se cuestione algo que nunca había pensado puede llevar a una convivencia más armónica, incluso a una vida urbana más consciente en la que se respeten sus elementos y se cuiden. Quizás esta reconexión entre individuo y entorno es la clave para un mejor entorno y ciudad, ¿a quién no le gustaría vivir, trabajar, estudiar en ambientes como los de Steven Holl, alejados de las cajas monótonas? En lo personal sí lo preferiría.
 
Referencias:
Bois, Y., Shepley, J. (1984) A Picturesque Stroll around "Clara-Clara". The MIT Press, October (29), 32-62. Recuperado de: http://www.jstor.org/stable/778306 .
Cuyer, A. L. (1997). Congregation of light. The Architectural Review, 202(1206), 26-33. Recuperado de http://189.204.30.3/infoweb/bdatos.asp/docview/201110146?accountid=44430
Descottes, H., & Ramos, C. (2011). Architectural lighting : Designing with light and space. Recuperado de https://ebookcentral.proquest.com
Holl, S., Futagawa, Y., & Futagawa, Y. (1996). Steven Holl. Tokyo: A.D.A.
Holl, S. (2014). Cuestiones de percepción: fenomenología de la arquitectura. Barcelona: Editorial Gustavo Gili. Recuperado de https://ebookcentral.proquest.com
Holl, S. (Noviembre del 2017) Daylight as material. The Daylight Award Ceremony. Plática en ETH Zurich. [video] Recuperado de https://arcspace.com/article/steven-holl-lecture-daylight-material/
Holl, S. (2007). House : black swan theory. New York: Princeton Architectural Press. Recuperado de https://ebookcentral.proquest.com
Holl, S. (2000). Parallax. New York: Princeton Architectural.
Holl, S. (2014) Steven Holl Interview: Spaces like Music. Nueva York: Out of Sync [entrevista en video] Recuperado de

Martin, R. (Octubre del 2017) Steven Holl Interview. Arc Space. Danish Architecture Center. Recuperado de https://arcspace.com/article/steven-holl-interview/
Merleau-Ponty, M. (1964) The primacy of perception and other essays on phenomenological psychology, the phylosofy of art, history and politics. [8va edición] Estados Unidos: Northwestern University Press
Ott, R. (2008). Constructing the Ineffable: Contemporary Sacred Architecture - Edited by Karla Britton and Jaime Lara. Journal of Architectural Education62(2), 73–74. https://doi.org/10.1111/j.1531-314X.2008.00246.x
Pallasmaa, J. (2014). Los ojos de la piel : La arquitectura y los sentidos (2a. ed.). Barcelona: Editorial Gustavo Gili, Recuperado de: https://ebookcentral.proquest.com
Steven Holl Architects. (s.f.) Fuente: http://www.stevenholl.com/
Zumthor, P.(2006) Atmósferas. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, Recuperado de: http://www.marinalencinas.com.ar/attachments/article/113/PETER%20ZUMTHOR%20-%20Atmosferas.pdf
 
Imágenes:
1. Holl, S. The Nelson-Atkins muesum of art. [sketch] Recuperado de: https://www.arch2o.com/wp-content/uploads/2017/12/Arch2O-The-Nelson-Atkins-Museum-of-Art-Steven-Holl-Architects-016.jpg
2. Holl, S. Kiasma. [sketch] Recuperado de: https://www.e-architect.co.uk/images/jpgs/helsinki/kiasma_museum_contemporary_art_sha270508_2.jpg
3. Washington, R. A patch of blue light. [fotografía] Recuperado de: https://rosemarywashington.wordpress.com/tag/chapel-of-st-ignatius/
4. Warchol, P.Kiasma. [fotografía] Recuperado de: https://es.paperblog.com/museo-de-arte-contemporaneo-kiasma-steven-holl-2831268/
5. Yusheng, L. The Chapel of Sant Ignatius. [fotografía] Recuperado de: http://figure-ground.com/st_ignatius/0018/