EL FUTURO DE LA MADERA EN LA CONSTRUCCIÓN 

Por: MSc. Arch. Urb. Raúl Martínez 

La Segunda Guerra Mundial supuso un punto de inflexión para el sector de la construcción; la reconstrucción de posguerra utilizó principalmente hormigón, que marcó la pauta para los siguientes años. El hormigón se convirtió en un nuevo símbolo de la era en la que la construcción tradicional con madera disminuyó en la mayoría de los países industrializados. Por ejemplo, el brutalismo y modernismo también se convirtieron en un gran éxito al utilizar cristal, acero y concreto, materiales que lo hicieron todo posible. El cemento, el componente aglutinante del hormigón, se convirtió en el material de construcción preferido en todo el mundo y ha dado forma al mundo moderno (Jos Wassink, 2022).

Mientras que los gobiernos y los contratistas se vuelven más ricos a medida que pasa el tiempo al utilizar materiales que básicamente se han convertido en la “norma”, la Tierra sufre las consecuencias de todos los desechos tóxicos que la industria genera, interfiriendo con la salud y el bienestar de todos los que la habitamos. Recordemos que la producción de una tonelada de cemento libera una tonelada de CO2 a la atmósfera, el impacto pareciera ahora irreversible sin embargo para cambiar esto actualmente se están promoviendo nuevos materiales y en algunos países se está considerando el impuesto por emisión de CO2 como una advertencia para acelerar el cambio. 

“El cambio climático está obligando a repensar los materiales que emiten grandes cantidades de CO2. En su búsqueda de materiales de construcción con una carga climática menor o incluso negativa, los arquitectos pioneros ahora están ideando con otros materiales naturales como la madera, el lino y el cáñamo” (Jos Wassink, 2022).

Emisiones negativas

El uso de madera para la construcción tiene altos beneficios climáticos. El sector de la construcción, incluida la extracción y el transporte de materias primas, representa el 40% de las emisiones humanas de CO2 y el 39% del consumo mundial de materias primas. La producción de acero y hormigón libera grandes cantidades de CO2 a la atmosfera. Pero cuando se utiliza madera, en realidad se extrae el CO2 de la atmósfera, por lo que la madera tiene unas emisiones negativas de -755 kg CO2/m3. Después del transporte y procesamiento, quedan aproximadamente -600 kg de CO2/m3. Mientras la madera se reutilice y no se queme, el almacenamiento de CO2 permanece. (TUDelft, 2022).

La madera también es más ligera que el hormigón y el acero, lo que la hace más fácil de transportar, y además se puede utilizar maquinaria eléctrica en lugar de equipos duros impulsados por diésel; las ventajas aumentan a medida que avanzamos en el estudio del material. Hay que tener en cuenta que la madera por sí sola no podrá con todo, por lo que para sustituir el hormigón y el acero la madera debe transformarse y procesarse para estos fines.

Tecnología vs prejuicios 

El riesgo de incendio, por ejemplo, es uno de los prejuicios más comunes que prevalecen contra la construcción con madera. La resistencia al fuego de la madera compuesta (CLT) por ejemplo, fue demostrada en un experimento realizado en 2015 en un estudio de posgrado supervisado en los Países Bajos por Van der Kuilen con resultados sorprendentes. Desde la modificación térmica hasta la madera de ingeniería o los tableros de partículas versátiles, existen métodos que no solo mejoran la idoneidad de la madera para el que hacer de la arquitectura contemporánea, sino que también amplían la utilidad de este material sostenible a una escala sin precedentes.

Publicaciones como “Houtbouwmythes ontkracht” explican por qué la construcción con madera no es técnicamente inferior, por qué no daña los bosques, por qué hay suficiente madera disponible y por qué no es demasiado cara.

Ahora

Es evidente que la arquitectura contemporánea se ha preocupado más por la sostenibilidad y la responsabilidad medioambiental aumentando la popularidad del material considerablemente en los últimos años, desde su estudio hasta su aplicación. Su uso se ha concentrado principalmente en países desarrollados como Australia, Canadá, Países Bajos entre muchos otros y ha permitido evolucionar técnicas de producción y de uso.

Recordemos que los árboles absorben CO2 durante su crecimiento, lo almacenan y lo mantienen fuera de la atmósfera, un material noble, cálido y de enorme impacto positivo en nuestro escenario medioambiental actual.

_ En una entrevista Tadao Ando reflexiona sobre él por que utiliza concreto aparente y cristal en todos sus proyectos, respondiendo que su arquitectura es un reflejo de su tiempo, de aquella revolución industrial donde el mass production de acero, concreto y cristal tomo auge, donde la industrialización tomo poder sobre la economía mundial. ¿Que no hay acaso nuevos materiales con los cuales construir? ¿Deberíamos seguir con las mismas prácticas incluso a nivel educativo? ¿O simplemente nos estamos quedando atrás ante las revoluciones tecnológicas que están surgiendo?

Comparte

Lo más reciente

Recibe cada mes sin costo, la Revista Digital de tu preferencia

GRACIAS POR SUSCRIBIRTE A LA EDICIÓN DIGITAL DE LA REVISTA CONSTRUYE